Ir al contenido principal
Crítica de Ant-Man y La Avispa - El punto de vista comiquero
Reportaje

Análisis de Ant-Man y La Avispa desde el punto de vista comiquero

En este análisis de Ant-Man y La Avispa analizamos la secuela del Hombre Hormiga de Marvel Studios, dirigida nuevamente por Peyton Reed. Así se ve el regreso de Scott Lang desde el punto de vista del lector de cómics y fan de Marvel.

El 4 de julio llega a los cines españoles la secuela de Ant-Man de Peyton Reed. El Hombre Hormiga del Universo Cinematográfico de Marvel regresa ala carga con una nueva película de Marvel Studios. Pero no lo hará en solitario, junto a él estará la superheroína conocida como La Avispa (The Wasp).

La acción de Ant-Man y la Avispa (Ant-Man and the Wasp) arranca casi dos años después de los eventos de Capitán América: Civil War, discurriendo prácticamente en paralelo a los de Vengadores: Infinity War con poco tiempo de diferencia entre el objeto de nuestra reseña y la película de los hermanos Russo. 

Tras su participación en la Guerra Civil de los superhéroes, Scott Lang (Paul Rudd) vive en arresto domiciliario y la perpetua vigilancia del FBI. Tanto él como Hope Van Dyne (Evangeline Lilly) y su padre el Dr. Hank Pym (Michael Douglas) se han visto obligados a pasar a la clandestinidad, debido a los acuerdos de Sokovia. Como resultado, sus investigaciones sobre el Reino Cuántico han debido realizarse en el mayor de los secretos.

¿Qué es eso del Reino Cuántico? Te lo explicamos en este reportaje

Finalmente, cuando su investigación comienza a prosperar, padre e hija volverán a contactar con Lang. Así, el trío ideará una manera de entrar en el Mundo Cuántico y rescatar a la Avispa original, Janet Van Dyne (Michelle Pfeifer). Sin embargo, la llegada de un nuevo jugador, el Fantasma (Hannah John-Kamen), y la amenaza del peligroso traficante de tecnología Sonny Burch (Walton Goggins) complicarán lo que iba a ser un simple experimento.  

Y no os contamos más de la trama. En las próximas líneas, os enumeramos las bondades del regreso del pequeño gran héroe de Marvel Studios a la Gran Pantalla. Y, si cabe, también algunos de sus puntos flacos.

No es bueno que el Hombre (Hormiga) esté solo

Como ya os señalamos en la crítica comiquera de Vengadores: Infinity War, da la sensación de que paulatinamente las películas de Marvel Studios van implementando un discurso propio de los cómics. Ant-Man y La Avispa transpira esto precisamente. Se trata de una película cuyo aspecto narrativo, ritmo, enfoque, transiciones e, incluso, su arranque y conclusión obedecen a las convenciones propias de los cómics de superhéroes. De hecho, esta secuela bien parece articularse como una mini-serie de cuatro o cinco números. Su planteamiento, nudo y desenlace son muy similares a los de una publicación impresa.

No por ello estamos ante una película que solo vayan a entender los entendidos en cómic y aquel espectador que ya tenga cierta bagaje lector. De hecho, como la primera Ant-Man, esta secuela se digiere muy bien.

Estamos frente a una comedia fantástica de aventuras, que hereda postulados de películas como El Chip Prodigioso, Un viaje alucinante o El Increíble Hombre Menguante, por citar tres clásicos de la ciencia ficción. Pero además, su planteamiento y su desarrollo son muy accesible para casi todos los públicos, gracias a su buen humor y ausencia de complicaciones argumentales.

¡Ey, no te olvides de leer la crítica cinéfila de Ant-Man y La Avispa!

Anotada esta consideración, también hemos de señalar que no por ello Ant-Man y La Avispa descuida el material del que parten. Si bien es cierto que el Hombre Hormiga siempre ha sido un "invitado" de lujo de distintas series, también lo es que ha brillado en solitario y por su cuenta en mini-series dedicadas a las diversas encarnación del personaje.

Muchos de los elementos de estas historias construyen precisamente la mitología del héroe en las películas. Sirva como ejemplo el personaje Bill Foster (Laurence Fishburne), que en los cómics era el ayudante de Pym y, posteriormente se convertiría en uno de los héroes en apodarse Goliath u Hombre Gigante. También tenemos otros elementos, como la idea de Lang como consultor de seguridad para empresas o su papel de "héroe" clandestino, que más de una vez opera al margen de la ley. 

Iron Ant-Man

Paralelamente, hemos de atender a una extraña mezcla que lleva produciéndose en el UCM desde su Fase 2, intercambiando elementos de las historias del Hombre Hormiga y de Iron Man. Este fenómeno vuelve a repetirse en esta película. Si ya en Era de Ultrón, el creador del androide genocida fue Tony Stark y no Hank Pym, ahora es Ant-Man quien debe vérselas con dos villanos del Vengador Dorado. Nos referimos a Fantasma (Ghost) y Sonny Burch, enemigos de Iron Man en los cómics.

Esta elección no es casual. Hemos de entender que desde que Robert Downey Jr. dejó de protagonizar películas en solitario, era necesario reemplazar a este personaje por un héroe que se moviera en un escenario similar: las intrigas políticas, el espionaje industrial, las guerras por patentes y tecnologías...

El indicado para hacerlo, a todas luces, era Ant-Man. Debido a que su tipo de historias solían coincidir, y que, además, tanto Stark como Lang han sido aliados en numerosas ocasiones en los cómics, resulta natural que el Hombre Hormiga reemplace a Iron Man como héroe tecnológico en el cine. Y, ojo, la ejecución de este intercambio mediante la adaptación de elementos es muy fluido y no chirriará excepto a los fans de grupo duro que esperan una adaptación literal del cómic.

Si aún no te has visto Ant-Man, te aconsejamos que la veas ya mismo. La tienes a un precio "minúsculo" en Amazon

Concluimos nuestra crítica señalando que, posiblemente, Ant-Man y La Avispa no sea la mejor película de Marvel Studios. No se trata de un título pretencioso que intenta ir más allá de lo que promete, ni tampoco quiere ser una reinvención épica del género.

Esta película nos brinda superhéroes que cambian de tamaño y que pelean contra criminales y gente sin escrúpulos para evitar que la tecnología caiga en malas manos. Es un planteamiento manido y algo sobado, pero no por ello menos eficaz y funcional. Quien quiera una película divertida, con gags, product placement bien llevado y pasar un buen rato a costa de los héroes de la Casa de las Ideas, Ant-Man y La Avispa es una opción más que recomendable que se nos ocurre para este verano. 

Y además