Ant-Man y la Avispa
Análisis

Crítica sin spoilers de Ant-Man y la Avispa, nueva película Marvel

Por Daniel Quesada

El acontecimiento más grande (o más pequeño) del verano ha llegado. Con ustedes, la crítica de Ant-Man y la Avispa, la película de superhéroes que quiere alegrarnos la vida tras el dramatismo de Vengadores: Infinity War. ¿Lo conseguirá? Dentro partículas Pym...

La maquinaria del Universo Cinematográfico de Marvel sigue imparable. Nuestro viejo corazón aún no se ha recuperado de los dramáticos acontecimientos de Vengadores: Infinity War y ya tenemos aquí Ant-Man y la Avispa, la nueva película de la Fase 3. Y, en realidad, su llegada viene de perlas porque tal y como era de esperar, tanto lo que cuenta como el modo en que lo cuenta suponen un soplo de aire fresco frente al tono más sombrío de la batalla contra Thanos.

¿Quieres ponerte al día? Compra la primera película de Ant-Man en Blu-Ray

Al igual que la primera película de Ant-Man, esta secuela da prioridad a dos elementos: la acción y el humor. Hay algo de drama y de "feels", sí, pero desde el principio queda claro que aquí se viene a dejarse llevar y a disfrutar, como en toda buena película de verano. Y a mucha honra.

¿Es que tenéis que usar la palabra "cuántico" en todas las frases?

Pongámonos en situación. Los acontecimientos de Ant-Man y la Avispa arrancan varios meses después de lo acontecido en la película previa y, más o menos, al mismo tiempo que los hechos de Vengadores: Infinity War (para orientaros mejor, os sugerimos nuestro reportaje sobre el orden de visionado de las películas Marvel). De hecho, como recordaréis, Ant-Man no aparece en esa película, ya que se encuentra en arresto domiciliario tras los acontecimientos de Capitán América: Civil War.

Así las cosas, Scott Lang (interpretado por un Paul Rudd que está como pez en el agua con su personaje) se ve obligado a volver a la acción como Ant-Man cuando sus viejos compañeros de aventuras, Hank Pym y Hope Van Dyne, creen haber dado con la forma de atravesar el Mundo Cuántico (un entorno subatómico en el que el tiempo y el espacio se ponen patas arriba) y recuperar con vida a Janet Van Dyme, la mujer de Hank, que quedó atrapada allí 30 años atrás.

¿Hay muchas referencias a los comics originales? ¡Lee nuestro análisis desde la perspectiva comiquera!

Esta vez, Scott no estará solo, sino que Hope Van Dyne (Evangeline Lilly, que también se adapta perfectamente al papel y muestra una química estupenda con Paul Rudd) se enfundará su traje de La Avispa para encargarse personalmente de que todo sale como se espera. Juntos, tendrán que intentar dar con la clave para acceder al Mundo Cuántico, pero también para frenar a Fantasma, una extraña chica que es capaz de cambiar de fase cuántica y atravesar objetos a voluntad, un poder que se le está yendo de las manos. Además de ella, un traficante de tecnología quiere robar los inventos de Hank y Hope para su propio beneficio.

Hay muchos frentes abiertos, pero Scott, Hope y Hank cuentan con varios aliados. De un lado, Luis (interpretado por un Michael Peña que vuelve a ser el alivio cómico de la película), Kurt y T.I., los compañeros de Scott en su agencia de seguridad. Por otro, los conocimientos sobre física cuántica de los héroes, lo que da pie no solo a sus geniales trajes, sino también a gadgets como dardos reductores o maletines cargados con "coches de juguete" que pueden volverse de tamaño normal a voluntad. En ese punto, es imposible no acordarse de las famosas cápsulas Hoi-Poi de Dragon Ball... Y es que Ant-Man y la Avispa tiene clarísima su vocación de entretener por encima de ser plausible. Claro, hay mogollón de referencias a la física cuántica o la tecnología más puntera, pero nos lo tenemos que tomar en serio en su justa medida.

Los cambios de tamaño, los gadgets y las coreografías de peleas o persecuciones se suceden a un ritmo constantes y tremendamente efectivo, que nos hace sentirnos como niños mucho más que otras películas Marvel. Realmente, tenemos la sensación de estar ante un cómic de superhéroes en movimiento. Pero no una novela gráfica, de las de pensar en la trascendencia humana, sino en un puro relato de aventuras, onomatopeyas grandotas y golpes de humor, sin segundas lecturas.

Ant-Man y La Avispa: ¿Qué es el Reíno Cuántico y cuál es su importancia?

A fin de cuentas, Ant-Man y la Avispa bebe de historias pulp que homenajea con cariño en varios momentos del metraje, como Viaje Alucinante o las películas sobre insectos gigantes. Y eso nos lleva a nuestras amigas, las hormigas, que también protagonizan algunos momentos muy divertidos, pero quizá han perdido algo de importancia respecto a la primera película. Aquí ceden hueco al estupendo personaje de La Avispa (¡qué secuencia de acción más genial en el primer acto!) e incluso a Hank Pym y Janet Van Dyne. Respecto a ellos dos, el primero está interpretado por un Michael Douglas con más peso en la trama y una Michelle Pfeiffer que se reserva para momentos más concretos de la historia... Pero nos da igual. Con que Michelle aparezca un minuto, para nosotros ya está amortizada la entrada. ¡Cómo se come la pantalla! Eso sí, alguien nos va a tener que explicar cómo es posible que lleve 30 años atrapada en el Mundo Cuántico y tenga el rimmel de los ojos intacto...

También hay que tener en cuenta otros secundarios como el Dr. Bill Foster (Laurence Fishburne), que ahonda más en la antigua relación de Hank Pym con SHIELD y la propia Fantasma que, aunque tiene un pasado bastante tópico como para destacar frente a grandes villanos del calibre de Killmonger o Thanos, tiene un diseño de traje brutal y unas grandes secuencias de acción, que por momentos nos han recordado a la mítica secuencia de la autopista de Matrix Reloaded.

Ant-Man y la Avispa

Y ya que hablamos de carreteras, hay que citar a la propia ciudad de San Francisco como un entorno de lujo. Acostumbrados como estamos a las apocalípticas batallas de Nuevo York (vale, o de Wakanda), es divertido volver a zambullirnos en saltarinas persecuciones por sus empinadas calles. Inevitablemente, muestras mentes volarán hacia películas como La Roca o Bullit. Los que hayáis visitado la ciudad, reconoceréis al momento lugares como el Fisherman's Wharf o el arcén en zigzag de Lombard Street, a los que se saca mucho partido.

Ant-Man & The Wasp Trailer

Llegados a este punto, toca repasar el apartado visual, ya que una película Marvel sin efectos especiales no sería lo mismo. Tenemos que decir que Ant-Man y la Avispa nos ha sorprendido muy gratamente en ese sentido y se nota el aumento de presupuesto para este proyecto. Coches por los aires, una Avispa que corre por objetos 10 veces más grandes que ella, una Fantasma con efectos de distorsión muy llamativos, Ant-Man emergiendo como un "amigable monstruo gigante"... Y sí, también tenemos tiempo para disfrutar en detalle de un Mundo Cuántico que apenas se mostró en la primera película, pero que nos hizo flipar en Doctor Strange. Por cierto, nosotros hemos visto la película en 3D y... ¡Demonios, qué sorpresa más agradable, viene al pelo para una película como esta! Si podéis y os alcanza el bolsillo, dadle una oportunidad en ese formato. En definitiva, esta es una película que entra por los ojos desde el primer minuto.

Hay otra faceta de los efectos visuales importante: el de rejuvenecer a Michael Douglas y Michelle Pfeiffer para unos flashbacks en los que los vemos clavaditos a como eran hace 30 años. Es tremendo ver cómo está avanzando la tecnología en ese sentido. Pronto, actualizaremos nuestro reportaje sobre "liftings digitales", porque es hasta inquietante comprobar cómo nos engañan con los recursos actuales.

Que sí, que sí. Pero... ¿Cómo conecta con Infinity War?

Vamos a ver, ¿no os hemos dicho que esta es una crítica sin spoilers? Hay que entender que, aunque hay menciones al resto del Universo Cinematográfico Marvel, esta es una película que va bastante por libre. No esperéis grandes apariciones invitadas (salvo en el caso del consabido cameo de Stan Lee, claro), pero si estabais esperando esta película para que os diera algo más información sobre los eventos de Thanos... Bueno, algo hay (algo que puede ser poca cosa o muy, muy importante, según las teorías que manejemos), pero vamos a dejar que lo descubráis vosotros mismos, que esa es parte de la gracia. Eso sí, por supuesto, quedaos a las 2 escenas postcréditos. Por lo menos, a la primera...

Ant-Man y La Avispa

Más allá de planes a largo plazo del Universo Cinematográfico Marvel, Ant-Man y la Avispa es una película honesta, ligera y divertida, que es de lo que se trata. Es cierto que su humor a veces sobrepasa la línea de lo cansino (¡qué manía de organizar conversaciones chorras y alargarlas más de la cuenta! ¡qué secundarios más exageradamente bobos!) y que los villanos no son de los que marcan época (¿o quizá sí? ojo, que podrían más juego de lo esperado, de nuevo, según la teoría que sigamos), pero estamos ante una película de verano que podría aparecer en cualquier manual sobre el tema: es amena, es vistosa y tiene acción de la buena. A fin de cuentas, esto es entretenimiento ligero, no hablamos de física cuántica. O bueno, sí...

¡Otros encapuchados te esperan!

Ant-Man y la Avispa es la película de Marvel más reciente, pero tenemos las críticas de todas las anteriores (y las de DC, por supuesto) en nuestro especial de Criticas de películas de superhéroes. ¡No dejes de visitarlo, humano!

Valoración

Espectáculo, humor y ciencia ficción sin complejos en una película que da exactamente lo que promete. No te romperá los esquemas, pero te entretendrá con una sonrisa en la boca.

Hobby

79

Bueno

Lo mejor

Las secuencias de acción, coreografiadas con una estética impecable. El desenfado que impregna todo el metraje.

Lo peor

A veces, nos intentan meter el humor con cucharón y se hace ligeramente pesado. Los villanos no son tan memorables como los de otras películas Marvel.

Y además