Polymega, análisis, experiencia de uso, precio y características - ¿la consola retro todo en uno definitiva?

Análisis Polymega

Presentada en 2018, la consola retro modular ha sufrido un largo viaje repleto de cambios y problemas (el último, la crisis de componentes y de transporte), pero como vamos a ver en este análisis de Polymega, ¿ha merecido la pena la espera?

Anunciada con gran éxito en 2018, Polymega, la consola retro modular de Playmaji Inc., ha tardado 3 años en llegar a las manos de quienes la apoyaron sin reparos tras su activarse la campaña de reserva.

Tres años en los que ha habido cambios en el concepto de la consola (que en principio iba a ser un hardware FPGA, es decir, un chip programable para simular el hardware real), retrasos, etapas en las que hubo poca comunicación con la comunidad, problemas de suministros... 

Si has seguido de cerca la historia de la creación de Polymega, no te estamos contando nada que no hayas escuchado o leído. No ha sido un viaje sencillo, y de hecho, hubo momentos en los que la sombra de la duda acerca de la fiabilidad del proyecto planeó sobre la retro consola.

VIDEO

Polymega - Vídeo de presentación

Pero desde el pasado mes de septiembre, las primeras unidades comerciales de la consola están ya a la venta, y por eso hoy os traemos nuestro análisis de Polymega, la consola retro "todo en uno".

Vaya por delante que tenemos la consola Polymega desde hace un par de semanas, y hemos estado trasteando con ella, con el firmware "retail" o comercial, la versión 1.1.17, para poder daros nuestras impresiones sobre lo que llegará a las manos de los compradores, y no un análisis de las versiones beta que salieron en 2020.

Como ya hemos comentado en numerosas ocasiones, Polymega aspira a ser la solución "todo en uno" para los amantes de lo retro. Es decir, como el anillo único para dominarlos a todos, quiere ser la consola con la que disfrutar de la gran mayoría de tus cartuchos y discos retro, indistintamente de la consola que sean.

Es un concepto que ya hemos visto en otros sistemas como las Retron, pero aquí el concepto es bastante más ambicioso a todos los niveles. Y ahí es donde entra en juego su diseño modular. 

Análisis Polymega - lector de discos

La primera diferencia con otras consolas retro que permiten disfrutar de distintas consolas está en su base o unidad principal, que cuenta con lector de discos, gracias al cual podemos reproducir juegos de la primera PlayStation, Saturn, Neo Geo CD, Mega CD y Turbografx / PC Engine CD.

En su interior encontramos una placa base personalizada con procesador Intel, sobre el que corre  Linux con una interfaz personalizada. El software que permite ejecutar los juegos se basa en la emulación.

Esta base cuesta 400 euros, e incluye un mando inalámbrico con un receptor USB (que recuerda bastante al Dual Shock) y casi 40 juegos preinstalados. Muchos de ellos son de Piko, un desarrollador indie de juegos nuevos con apariencia retro que también han sido recopilados en Evercade.

Análisis Polymega - mando inalámbrico

La gracia de esta base es que ya, nada más sacarla de la caja, te permitirá disfrutar de cientos de juegos en formato CD de las consolas con lector de discos más representativas de la era de los 32 bits y anteriores. Pero la cosa no queda ahí.

Después, están los cuatro módulos que se acoplan a la parte superior de la consola, cada uno a un precio de 70 euros, y que respectivamente nos permiten leer los cartuchos de NES, Super Nintendo, Mega Drive y Turbografx 16, incluidas las versiones americanas y japonesas.

El sistema para enganchar cada módulo es muy sencillo: en el lateral derecho de la base hay un botón que nos permite liberar el módulo insertado (por defecto, la base trae un embellecedor hueco) y gracias a un sistema de railes, podemos encajar fácil y rápido el nuevo complemento.

Análisis Polymega - cambio de módulos

Cada uno de estos módulos, aparte del lector de cartuchos o tarjeta y los puertos de los mandos originales, incluye un mando que evoca a oficial de cada sistema y que, además, funciona también en la consola original sin problema.

Tanto los puertos, como los mandos, no tienen lag, retardo ni nada parecido y por regla general, recrean muy bien las sensaciones de los mandos originales. Al menos con el módulo que tenemos nosotros, el de Super Nintendo, las sensaciones están muy bien conseguidas.

La única diferencia con los mandos originales es el botón Polymega, el botón central presente en todos los mandos del sistema, y que invoca un menú de opciones mientras estamos en un juego (para salir, cambiar las opciones de vídeo, guardar la partida...).

VIDEO

UNBOXING y PRUEBA de POLYMEGA - ¿La consola RETRO DEFINITIVA?

El funcionamiento de Polymega, como vamos a ver, es bastante sencillo, tanto en términos de conectividad como de interfaz y opciones. Está todo bastante pensado para que no sea un engorro para el usuario.

Si empezamos por la parte física, Polymega cuenta con dos puertos USB en el frontal para conectar mandos por USB (como el pad de Xbox 360, que es funcional), el receptor del mando o un pendrive/disco USB, aunque no para cargar los juegos desde ahí, como veremos un poco más abajo.

Análisis Polymega - conectividad y almacenamiento

En la parte trasera encontramos un puerto HDMI para conectarla a televisores y pantallas actuales (detallaremos las opciones de vídeo cuando hablemos de la calidad de la emulación), así como una ranura para microSD y un puerto Ethernet nos permite conectar la consola a Internet, por ejemplo, para descargarnos actualizaciones.

De hecho fue lo primero que hicimos, actualizar la consola para tener el firmware "comercial" y poder valorar lo que ofrece Polymega. Así, tras actualizar e iniciar la consola, buceamos en su interfaz, que es bastante limpio y cuenta con dos zonas muy diferenciadas

En la parte izquierda de la pantalla podemos ver una banda estrecha con las opciones generales (si hay un disco o cartucho insertado, podemos reproducirlo), junto a Colección, Playlists de juegos, Multimedia y Sistema.

Análisis Polymega - interfaz

La mayoría de estas opciones están orientadas a organizar los juegos (Colección, por ejemplo, recoge todos nuestros juegos) y el funcionamiento de Polymega acorde a nuestros gustos y necesidades, como por ejemplo, el filtro de imagen o relación de aspecto de la pantalla.

El resto de la pantalla principal nos muestra lo importante, los juegos. En la parte superior aparece, el cartucho o disco insertado, y debajo submenús con los juegos separados por plataformas (podemos separarlos incluso por regiones), los últimos que hemos jugado, los añadidos recientemente, las playlists...

Todo el interfaz es muy visual, y muy ágil a la hora movernos entre las distintas opciones que ofrece Polymega. Basta con meterse en un juego para ver su ficha (por desgracia, los datos en inglés), una galería de imágenes o juegos similares o recomendados según la temática.

Por si aún no hay quedado claro, Polymega es un sistema orientado, principalmente, a coleccionistas que conservan sus cartuchos, tarjetas y discos originales. O aquellos que están ampliando su colección de juegos físicos o aspiran a hacerlo. Casi, de manera única y exclusiva.

Análisis Polymega - juegos relacionados

Playmaji no va a dar soporte a Everdrives, roms y o cualquier otra forma de reproducir los juegos (sean tuyas las roms o no, que ese es otro debate), ni podrás meter, por ejemplo, en un pendrive con un juego y lanzarlo. Debes tener el soporte físico original, aunque hay excepciones, como veremos más adelante.

Así, al introducir un cartucho, disco o tarjeta en Polymega, tras identificarlo y mostrarlo en la parte superior del interfaz, de manera automática el interfaz comenzará a copiarlo al almacenamiento de la consola... porque tiene almacenamiento interno.

Para el usuario, quedan algo menos de 9 de los 32 GB del sistema, aunque ofrece otras dos formas de expandir el almacenamiento: un puerto para tarjetas microSD o una bahía para un disco SSD M.2, que está en la parte inferior de la consola.

Esta ranura para discos SSD 2280 tiene un espacio bastante justo, más que en la bahía de expansión de PS5, por lo que es recomendable que no tenga disipador y no es necesario que sea PCIe gen 4, valen los más lentos.

Análisis Polymega - juegos

Como hemos dicho, el proceso de copiado es automático... pero también es temporal. Si no lo instalas manualmente (pulsando el botón X en el menú principal aparecen las opciones disponibles para administrar el soporte físico, como Instalar), al extraer el juego se borrará de la consola.

¿Cuánto tarda este proceso de copiado? Pues depende mucho de distintas variables. En el caso de los cartuchos y tarjetas de juego, la instalación es instantánea. Solo hemos probado el módulo de SNES, pero es igual con todos. 

Literalmente tardas más en poner el módulo, sacar el cartucho o tarjeta de la caja y guardarlo que en el proceso de copia en sí mismo. Cuando elijas el almacenamiento donde quieres instalar el juego, este ya estará instalado al instante.

Polymega, análisis, experiencia de uso, precio y características

En el caso de los CDs, la cosa cambia, pues depende mucho del estado del disco (estamos hablando de plataformas que ya han cumplido 25 o más años) y la cantidad de datos del disco.

Con algunos discos la cosa ha sido breve, y en 2-3 minutos ha copiado todo el contenido. En otros casos, como los juegos de PlayStation que ocupan cerca de 700 MB, la instalación puede dilatarse entre los 6-9 minutos.

La parte buena es que la instalación se puede ejecutar en segundo plano, mientras estás jugando a otro título. Pero aún mejor es el lector, al que le hemos metido discos bastante trotados y ha sido capaz de instalarlos. Cuenta con botón de eyección del disco, así como un orificio para forzar la expulsión manual si algo va mal (a nosotros no nos ha pasado).

Análisis Polymega - lector de discos

Ha sido el caso, por ejemplo, de la copia americana de Metal Gear Solid que usamos en 1998 para hablar del juego antes del lanzamiento. Copia que tras pasar por manos poco cuidadosas (no diremos quien), se quedó con unos importantes surcos en el disco que casi invitan a sembrar patatas.

Pues bien, Polymega ha podido instalar el juego sin problemas, mientras que el lector de PlayStation no ha sido capaz. Aunque no es menos cierto, que en otras pruebas el resultado no ha sido el mismo.

Otros discos con bastante trote no los ha podido terminar de leer y ha interrumpido el proceso escupiendo el CD automáticamente, sin finalizar el proceso, aunque han sido los menos e, insistimos, estaban bastante machacados.

Análisis Polymega - instalación de juegos

Por regla general, el lector hace muy buen trabajo. Pero imagino que muchos de vosotros ya os estaréis haciendo las mismas preguntas que me hice yo antes de empezar a preparar este análisis de Polymega...

¿Y necesito insertar el juego original cada vez que quiera jugar? No, si instalas en Polymega un juego, todo el contenido pasa al almacenamiento de la consola y ya no necesitas el disco o cartucho para jugar, lo cual es una comodidad importante. Una vez copiado el contenido, puedes volver a guardarlo en la estantería.

¿Es posible instalar todos y cada uno de los juegos de todas y cada una de las plataformas que soporta Polymega, incluidos los juegos de otras regiones? La respuesta corta es no... aunque es más complicado. Pero sí que podrás instalar miles de juegos, y sin problemas. Y se puede decir que están todos los "imprescindibles" de cada plataforma.

,

El funcionamiento de Polymega está asociado a una base de datos con cientos de títulos de todas las consolas, base que descargas y actualizas con cada nuevo firmware de la consola, y que incluye información básica (año, desarrollador, descripción, galería de imágenes, versión...). El usuario no puede editarla, ni añadir títulos.

Lo único que podemos hacer con los títulos de esta base de datos es añadirlos a nuestra "Colección", o de manera simultánea añadirlos a la colección e instalarlos al almacenamiento de Polymega.

Análisis Polymega - Playlists

Como adelantamos antes, la opción "Colección" es una de las que aparecen en el menú de la izquierda, y nos permite organizar nuestro catálogo. Por ejemplo, en Playlist temáticas que podemos renombrar y organizar como queramos añadiendo o quitando los juegos que queramos. Son como accesos directos. 

Además, también podemos puntuar nuestros juegos, añadir juegos que no tenemos pero queremos o pensamos conseguir... Todo gira en torno a nuestra colección (y nuestras aspiraciones).

Por defecto, distingue entre las distintas versiones de un juego según la región, y es posible tener instaladas las versiones americana, japonesa y europea de un mismo juego en cualquier plataforma, sean los discos de Saturn, los cartuchos de SNES (incluyendo los "cuadradotes" de la versión americana)...  Es algo aplicable a todas las plataformas. 

Polymega menús

El propio interfaz de Polymega te permite distinguir de un vistazo rápido la plataforma y región del juego instalado, en una pequeña banda de texto sobre la imagen del juego con las siglas del sistema, y el territorio.

La cosa no queda aquí, y también puedes meter parches de traducción o mejora y aplicarlos a los juegos que tengas en tu colección para, por ejemplo, jugar a Final Fantasy III de SNES en castellano (sí, es Final Fantasy VI). Para ello necesitarás un pendrive, dado que la lectura del parche se hace desde un USB.

Ahora bien, Polymega no ha reconocido todos y cada uno de los juegos que hemos insertado en su lector, lo que se traduce en que no hemos podido instalarlos, aunque sí reproducirlos y jugarlos con normalidad. 

Ha sido, por ejemplo, el raro caso de nuestra copia PAL española de Metal Gear Solid de lanzamiento, que no está soportada. Aparece soportada una versión española "1.1", que quizá sea la versión Platinum con alguna corrección, aunque tampoco se especifica. 

ACTUALIZADO: Hemos preguntado al fabricante y nos ha confirmado que en la próxima versión del firmware, la 1.2 que llegará en una o dos semanas, podremos instalar juegos no reconocidos y asociarlos al juego que queramos de la base de datos. Sin duda una gran noticia.

Análisis Polymega - parches

Del mismo modo, para quienes se lo estén preguntando, sí, las copias de seguridad funcionan. De todos los sistemas en CD. Por si no te fías del lector de la consola y prefieres preservar los originales.

Pero si has modificado el juego, por ejemplo, para meterle textos en castellano o mejoras de color, es altamente probable que la base de datos no lo reconozca y no lo puedas instalar.

Es lo que nos ha pasado con Akumajou Dracula X Chi no Rondo de PC Engine. Hemos jugado sin problemas desde el CD con una versión parcheada en inglés, y una de Snatcher Mega CD con textos en castellano. Pero en ninguno de los dos casos, Polymega permite instalarlos. 

,

Hemos también probado a meterle discos de versiones beta de juegos de aquella época y, lo mismo: si no eran versiones finales, los puede reproducir pero no instalar porque no los identifica en la base de datos.

En este sentido, cada vez que quieras jugar con ese tipo de juegos, o modificados o no presentes en la base de datos, tendrás que insertar el disco, porque a día de hoy no hay forma de forzar la instalación y es probable que nunca la haya. Es una de las pocas cosas que no nos ha gustado de Polymega.

Otra cosa muy distinta es la opción de aplicar parches directamente a los juegos a través de un pendrive USB. En el menú para ejecutar el juego aparece la opción de parchearlos, y es tan sencillo como tirar el parche a una carpeta PATCH, a raíz del pendrive, y conectarlo a un puerto de Polymega.

,

Los formatos soportados de los parches están entre los más habituales (ppf, xdelta3...). El proceso de parcheo hace que tarde algo más en arrancar el juego, pero tampoco una barbaridad. Lo podéis ver justo encima de estas líneas, con Snatcher de Mega CD.

Eso sí, si retiramos el pendrive, el parcheo dejará de estar disponible, poniendo de relieve un segundo aspecto de Polymega que tiene margen de mejora: el gestor de archivos, o mejor dicho, la ausencia de.

No es posible copiar el parche al almacenamiento interno, ni aplicarlo y que se quede "instalado". Siempre va a leer del pendrive, y si no está... pues no arrancará el juego parcheado (podemos "retirar" el parche, para que no busque el archivo, y arrancará el juego sin parchear de manera normal).

Lo mismo, por ejemplo, es aplicable a los juegos instalados: no hay opciones de pasarlos, por ejemplo, de una microSD a un disco M.2 o a la inversa si me planteo cambiar la forma de almacenar mis juegos. Si cambio de soporte, tengo que volver a instalarlo todo (o hacer una copia desde un PC). Ni hay forma de gestionar las partidas guardadas.

ACTUALIZADO: El fabricante nos ha confirmado que con la actualización 1.2 que llegará en una o dos semanas, podremos mover los juegos entre los soportes de almacenamiento, ya sea el SSD M.2 o la microSD.

Análisis Polymega - instalación de juegos

Es algo que hemos preguntado directamente al fabricante, y si planean hacer cambios en este sentido, y actualizaremos el artículo cuando tengamos respuesta.

Donde no podemos reprocharle nada a Polymega es en lo realmente importante: la emulación. Todos los juegos que hemos probado, y no han sido pocos, van de fábula, independientemente del sistema. 

Los juegos que hemos probado se mueven y ven como recordamos de los sistemas originales, y no hay input lag evidente en los mandos, ya sea jugando con el mando inalámbrico o con el cableado que incluyen los módulos.

Análisis Polymega - mandos de SNES

Merece mención especial Sega Saturn, uno de los sistemas más complicados de emular y que aquí va sorprendentemente bien. No hemos encontrado fallos en ninguno de sus grandes nombres, como sea Panzer Dragoon o Virtua Fighter 2, o en recordados títulos como Dynamite Cop, Tomb Raider... 

El emulador de Saturn empleado por Polymega es Mednafen, acompañado de una bios personalizada (podemos cargar vía USB la Bios original de cualquier sistema, si la tenemos, si algún juego da problemas), que consiguen que el rendimiento de Saturn sea uno de los mejores que hemos visto fuera de la máquina original de Sega.

En lo tocante a los juegos de PlayStation, la emulación es igualmente fabulosa y cuenta con opciones como cambiar de disco en los juegos que son multidisco (Metal Gear Solid, por ejemplo). Y lo puedes hacer bien con ambos discos instalados en el disco duro, con los propios discos o con una combinación.

Incluso algunos juegos de importación que solían dar problemas van como la seda en Polymega, como es la secuela del juego de baile Bust a Groove (Rhythm Tengoku Mix).

La emulación elimina los problemas de sincronización entre consola y determinadas pantallas por las diferencias regionales (PAL / NTSC) y jugarlos en Polymega es una auténtica delicia.

El resto de sistemas los emula a la perfección, y si bien todos son reflejo 1:1 de la experiencia original (no suaviza texturas, ni hay opciones para reducir los tiempos de carga, por ejemplo), hay una excepción: Neo Geo CD.

El carísimo sistema de SNK era recordado por sus infumables tiempos de carga, algo que aquí ha desaparecido por completo. No tendrás que esperar tiempos de cargas entre combates, por ejemplo. Y es algo que mejora la experiencia original de jugar con Neo Geo CD. Un ejemplo con Samurai Shodown II...

,

Por último, algunos echamos en falta soporte para otros sistemas con lector de CD, como 3DO o CD-i de Philips, y aunque se podrían implementar vía actualización, a día de hoy no hay nada confirmado.

Todos los juegos de todos los sistemas, cuentan además con dos modos para empezar a jugar: uno mejorado y otro clásico. El mejorado nos permite pulsar el botón Polymega y guardar la partida en cualquier momento, o hacer uso de algunas de las funciones del interfaz de la consola.

El modo clásico deshabilita estas opciones para ofrecer la experiencia original, aunque podrás guardar la partida en una tarjeta de memoria virtual allí donde estuviera presente, como PlayStation.

Por último, en cuanto a opciones de emulación, Polymega ofrece interesantes opciones. Por la parte de vídeo, pulsando el botón Polymega podemos acceder a los ajustes de imagen mientras jugamos, para cambiar entre distintos tipos de resolución, relación de aspecto y efectos como jugar en una pantalla de tubo con scanlines. Podéis verlo debajo de estas líneas.

,

No son muchísimas opciones, pero sí más que suficientes para recrear la experiencia de jugar en una tele antigua en una tele moderna. Vía actualización se podrían incluir más opciones.

Este menú emergente también nos permite reasignar mandos, guardar y cargar partidas, capturar pantallas (sí, cuenta con una un visor de las capturas que hagamos y podemos pasarlas al almacenamiento externo) o salir del juego.

A modo de cierre, nuestra opinión sobre Polymega no puede ser más satisfactoria. Cumple con lo que promete, y es realmente una máquina todo en uno para disfrutar de miles de juegos de distintas plataformas en un único sitio que, además, podemos conectar a teles modernas.

Algunos dirán que siendo una máquina que "emula" no ofrece lo mismo que un hardware FPGa, que replica el comportamiento del hardware real. Pero lo cierto es que los juegos se ven y mueven como los recordamos, sin fallos y con opciones interesantes. Lo que está en la base de datos, funciona... al menos todo lo que hemos probado nosotros, que no ha sido poco.

Análisis Polymega - conclusiones

Pero en la otra mano, no es menos cierto que el precio de entrada es bastante caro. Ahora mismo la web de Polymega tiene una oferta con la unidad base y los cuatro módulos, por 583 euros. Si compraras todo por separado, serían 680 euros. No estamos hablando de una consola económica. 

Añade a eso el soporte para instalar los juegos, ya sea una tarjeta microSD de 256 GB (que es lo que hemos usado para este análisis) o un disco SSD M.2 (que se instala por a parte inferior de Polymega), que aunque han bajado sensiblemente, de los 35-60 euros no bajan para empezar a hablar de tamaños "respetables", entre 240-500 GB.  

Como hemos dicho al principio, además tiene un requisito previo... y es que tengas los juegos originales, sobre todo si estamos hablando de juegos en cartucho o tarjeta.

Los futuros planes de Polymega pasan por lanzar en 2022 su tienda online a lo "Virtual Console", que acabará con la necesidad de poseer físicamente los juegos, y que añadirá también máquinas recreativas, así como el lanzamiento de nuevos módulos, como el de Nintendo 64 que se lanzará en 2022.

Polymega Nintendo 64

A falta de que todos los planes prosperen, hoy por hoy Polymega es una propuesta muy interesante para quienes tengan una colección amplia y busquen una forma cómoda de disfrutarla en una pantalla actual. Yo tenía mis dudas, y lo cierto es que tras pasar un par de semanas con ella, me ha convencido.

Como todo, tendrá sus detractores y defensores, y seguramente la llamada policía del retro ponga el grito en el cielo porque no hay nada como disfrutar las cosas en la plataforma original. Respetable, pero hay gente que no tiene tele de tubo, sitio o tiempo para sacar y montar las consolas. Y esto es una solución muy cómoda.

Lo que es innegable es que lo que propone Polymega, lo hace bien... Playmaji ha tenido muchas cosas en contra, pero la espera ha merecido la pena. Ahora sólo queda ver cómo pulen las aristas y cómo sigue creciendo como la que tiene muchas papeletas para ser la consola retro definitiva.

Y además