Razer Blackwidow Elite
Reportaje

Razer BlackWidow Elite, análisis y experiencia tras un mes de uso

Por Alberto Lloret

Dentro de los teclados gaming, Razer tiene cubiertas todas las áreas, gamas de precio y tecnologías posibles, desde los teclados más clásicos de membrana a los más innovadores y revolucionarios, como los octomecánicos (con el Razer Huntsman Elite a la cabeza, del que dimos buena cuenta hace unos meses). 

Si nos decantamos por los teclados mecánicos, su gran estrella es el Razer Blackwidow Elite, que está disponible en tres versiones distintas (varían los switches o interruptores). Aquí os vamos a contar nuestra opinión del Razer BlackWidow Elite y de nuestra experiencia tras un mes de uso con la versión que monta interruptores verdes (o "green switches").

Consigue el Razer BlackWidow Elite al precio más ajustado 

Razer BlackWidow Elite es un teclado gaming que no descuida prácticamente ningún detalle importante. Es un teclado completo, con teclado numérico incluido y layout o disposición española (con "ñ", vamos), que además logra transmitir la sensación de tener un tamaño compacto. No resulta ni especialmente grande ni aparatoso.

Todo un logro si tenemos en cuenta que sus teclas no son precisamente pequeñas, y que en parte se debe a que los espacios entre sus distintos bloques (teclado QWERTY, teclado numérico, cursores...) resulta menor incluso que en teclados que no son gaming, como pueda ser el que se incluye con los ordenadores Mac. 

Desde el punto de vista estético, otro punto diferenciador son los controles multimedia dedicados (presentes también en el Hunstman Elite), alojados en el extremo superior derecho, donde se concentran tres botones para reproducir, pausar o pasar de canción, junto a un dial con forma de rueda para controlar el volumen.

Razer BlackWidow Elite

Otros detalles que ahondan en esa sensación de estar ante un producto de calidad es la cubierta del teclado, la superficie, que es metálica y le confiere un acabado mucho más premium que el que ofrecen otros modelos... si bien es cierto que el efecto podría ser aun mejor si los laterales y la parte inferior no fueran de plástico.

Por lo demás, sin estar conectado, bien podría pasar por un teclado convencional, que incluso podría pasar desapercibido en una oficina. Hasta el reposa muñecas acolchado, que se engancha al teclado por medio de un efectivo y práctico sistema de imanes, es bastante comedido: salvo por el logo de Razer, nada transmite que estemos ante un teclado gaming al uso.

Este resposa muñecas cuenta además, en su parte inferior, de unas pequeñas pastillas de goma antideslizante, que terminan de asentar sobre el escritorio, y de forma tremendamente firme, el teclado.

Pero la cosa cambia radicalmente cuando enchufamos sus dos conectores USB al ordenador y la luz RGB comienza a reclamar todo su protagonismo. Cada tecla cuenta con iluminación independiente, que atraviesa la serigrafía transparente de cada tecla para dejar unas ricas y vibrantes tonalidades.

Razer BlackWidow Elite

Gracias a la aplicación Razer Synapse podemos modificar el efecto de la luz (onda expansiva al pulsar una tecla, latidos, barrido...) o combinarlos. Incluso podemos asignar un color específico a cada tecla. Esa es la versatilidad del software de configuración: tú decides si quieres una configuración rápida y sencilla, o por el contrario, algo mucho más profundo.

Lo mismo es aplicable todas las opciones de personalización que ofrece, desde los perfiles a las macros (o combinaciones de botones). Todas y cada una de las teclas puede configurarse para la función que queramos, ya sea una macro o un bucle, e incluso las teclas multimedia, incluido el dial de volumen, se pueden configurar para, por ejemplo, cambiar de arma rápidamente.

La ausencia de teclas macro quizá sea un aspecto que echarán en falta quienes estén acostumbrados a anteriores versiones del BlackWidow u otros teclados gaming... pero como decimos, lo sustituye con la opción de convertir cualquier tecla en una macro, disparando sus posibilidades enormemente.

Razer BlackWidow Elite

Como decimos, es un teclado con unas inmensas opciones de configuración, contando además la posibilidad de crear 5 perfiles distintos, bien por juego, bien por usuario, que se almacenan tanto en la memoria interna del teclado como en la nube de Razer (por si queremos recuperar rápidamente alguna configuración). 

La cosa no acaba ahí, ya que ofrece algunos extras realmente de agradecer, como sus dos puertos "pass through", alojados en el lateral izquierdo, y que nos permiten conectar un USB y un dispositivo de audio (como un headset con clavija de 3,5mm), directamente al teclado, algo especialmente útil en periféricos con cables cortos... o para evitar viajes a la parte trasera del ordenador.

Pero, sin duda alguna, lo que marca la diferencia en este teclado son las sensaciones. Sus interruptores verdes ofrecen la sensación de estar ante un teclado mecánico "de verdad", más allá de por su característico "click-click" (al pulsar una tecla y al llegar al final de su recorrido), por la fuerza, resistencia y respuesta que ofrecen sus teclas.

Razer BlackWidow Elite

El interruptor cuenta además con una doble protección a los lados (basta con levantar alguna tecla para comprobarlo), lo que ayuda a distribuir la presión y minimizar los posibles daños que podemos causar si nos pasamos de fuerza pulsando las teclas.

Por todas estas características, es un teclado óptimo tanto para jugar (su respuesta es realmente rápida para gaming al más alto nivel), como para aquellos que necesitan un teclado rápido para escribir, siempre y cuando busques esa sensación mecánica. 

El Razer BlackWidow Elite es un teclado diseñado para durar, tanto por los materiales empleados como por sus interruptores, que garantizan una vida estimada de 80 millones de pulsaciones, una cifra que garantiza teclado con una larga vida útil.

Razer BlackWidow Elite

Esta calidad se nota en absolutamente todo, hasta el más mínimo detalle, como la cobertura de tela que protege el cableado o las tapas para los conectores USB. Eso sí, para la gama de precios en la que nos movemos (179 euros), hemos echado en falta algunos extras.

Las teclas se extraen fácilmente ejerciendo un poco de presión... algo que resulta muy fácil con las que están en los extremos, pero un pelín menos con las que están en el centro del teclado (no hubiera venido mal alguna herramienta sencilla para extraerlas).

Del mismo modo, tampoco hubiera venido mal un set de teclas de otro color, para diferenciar el área del teclado para, por ejemplo, los cursores o el movimiento (para aquellos que jueguen por ejemplo con A, S, D, W como teclas de desplazamiento).

Razer BlackWidow Elite

Por último, en cuanto a la experiencia de uso, de primeras, si vienes de un teclado no mecánico (de membrana, por ejemplo), el Razer BlackWidow Elite puede "chocar" de primeras. Para empezar, necesitarás un par de días para acostumbrarte a la altura de las teclas, y la "fuerza" que tendrás que hacer para pulsarlas. 

Supereado ese mínimo escollo... te darás cuenta de que no es, para nada, un teclado silencioso. El "click-click" es bastante sonoro y acompaña a cada pulsación... Es una sensación que demandan muchos jugadores, pero que a otros saca de sus casillas (en un juego frenético, a algunos les resulta molesto tener ese soniquete de fondo, mientras que para otros es imprescindible y hasta necesario).

Pero lo que es innegable, es que ya sea para trabajar o para jugar al más alto nivel, el Razer BlackWidow Elite ofrece unos elevados estándares de calidad y niveles de personalización a los que resulta difícil resistirse... aunque a un precio elevado, eso sí: en estos momentos alrededor de 170 euros.