Análisis Razer Viper
Llevamos unas semanas probando el Razer Viper y os dejamos nuestro análisis y opinión. Es el nuevo ratón gaming de Razer que cuenta con un diseño muy simple, pero con un peso muy liviano y, sobre todo, con unos switches que marcan la diferencia.

Razer tiene un nuevo ratón profesional, un ratón que no destaca por su diseño ni por la cantidad de ''lucecitas'' con las que cuenta. Destaca porque es tremendamente ligero y, sobre todo, por el diseño interno de sus switches.

En un teclado es más fácil verlos, y de hecho estamos más acostumbrados a conocer las diferentes marcas principales de los switches - mecanismos - de un teclado, pero en un ratón es algo más complicado, ya que no vamos a estar levantando las paletas para ver qué switches llevan (y porque importa algo menos que en un ratón, claro).

Sin embargo, Razer se ha sacado de la manga una nueva tecnología para los switches del ratón, consiguiendo llevar los switches morados, los optomecánicos, del Razer Huntsman del año pasado a un ratón.

Análisis del Razer Huntsman Elite

Llevamos una semana probando el nuevo ratón de Razer con juegos de todo tipo, y a continuación os dejamos nuestro análisis y opinión del Razer Viper.

Diseño tradicional para zurdos y diestros

Empezaremos por el diseño. Y es que, no hay demasiado que contar. Tenemos un cable muy flexible (que se merece un apartado más adelante en este análisis del Razer Viper) que mide algo más de dos metros y que no podemos desencajar del cuerpo del ratón. 

El Viper es un ratón que no tiene grandes estridencias en forma de LED RGB. Tiene el logo de la marca en la parte que queda en la palma de la mano... y nada más. Cuenta con un diseño simétrico y no tiene piezas móviles. Es un ratón, no un Transformer, y muchos solo buscamos eso.

Análisis Razer Viper

Las paletas (clic derecho y clic izquierdo) son grandes y el espacio de pulsación es generoso, la rueda cuenta con un grip agradable y en los laterales tenemos cuatro botones, dos a cada lado que son totalmente personalizables.

En la parte inferior, tenemos el sensor óptico con hasta 16.000 DPI y un selector de DPI para cambiar este valor al vuelo. Me habría gustado no tener que dar la vuelta al ratón para hacerlo, pero bueno.

Análisis Razer Viper

Es un ratón que se ajusta bien a la mano, cuyas paletas tienen una ligera curvatura para hacerlas más ergonómicas y que pesa - solo - 69 gramos. Es uno de los ratones más ligeros del mercado, y es un auténtico gustazo tenerlo durante horas en la mano.

Análisis Razer Viper

Switches morados, la clave de este ratón

Más allá del diseño, el verdadero logro de este ratón está en sus switches. Igual que el año pasado con el Razer Huntsman, tenemos una nueva tecnología entre manos que hace que el tiempo de reacción (desde que pulsemos el botón del ratón hasta que se activa la orden) sea inmediato.

Razer Firefly, alfombrilla de Razer con luz RGB por menos de 50 euros en Amazon

Hasta ahora, había un tiempo de respuesta, tanto en teclados como en ratones, desde que pulsábamos y el mecanismo recibía y transmitía la orden. El sistema optomecánico, sin embargo, es un sistema que funciona mediante un láser que se corta y se abre.

Análisis Razer Viper

Cuando pulsamos, el haz de luz pasa de un lado a otro y se transmite la orden. La velocidad de esto, como podéis imaginar, es mucho mayor que en un mecanismo mecánico, valga la redundancia. Además, como hay menos piezas la durabilidad es algo mayor que en ratones convencionales, con unos 70 millones de clics, según el fabricante.

Es algo que agradecerán, sobre todo, jugadores profesionales que conozcan al dedillo el software y consigan llevarlo al límite. Nosotros podemos decir que se trata de un sistema que produce un ''clic'' muy satisfactorio y que cuenta con una reacción rápida y agradable gracias al tamaño de los botones del ratón.

Análisis Razer Viper

Sensación en mano: no es inalámbrico, pero lo ''parece''

Una de las características que más me ha sorprendido del Razer Viper es, sin duda alguna, su cable. Sí, es un ratón que se adapta genial a la mano y que resulta de lo más cómodo, pero esa comodidad la consigue, en buena medida, por su cable.

Estamos ante un cable de malla que resulta muy, muy flexible. Durante la presentación del ratón, nos contaron que había jugadores profesionales que habían alabado el cable, y cuando lo tienes entre manos... lo endientes.

Análisis Razer Viper

Se trata de un cable que mide 215 centímetros, por lo que tendréis más que de sobra para conectarlo en un escritorio en el que queráis cables ordenados.... y a la misma Xbox One, si os apetece.

Sé que parece extraño alabar un cable de un ratón, pero como veis en las fotos, se puede doblar fácilmente sin que oponga resistencia, y además es tan ligero como el resto del ratón.

Configuración y selección de DPI

Antes de nada, podemos utilizar el Razer Viper en cuanto lo conectemos al ordenador. Es Plug&Play y contamos con las opciones básicas de un ratón, así como con la opción de abrir un enlace en una nueva pestaña si pulsamos uno de los botones laterales.

Razer Viper

Para cambiar los DPI, tenemos el botón indicado hace unas líneas en la parte inferior, y con un código de colores nos indica si estamos a 400, 800, 1800, 2.400 o 3.200 DPI. Eso sí, lo mejor es bajar el software Razer Synapse para configurar a fondo el ratón.

Análisis Razer Viper

Y es que, en este sentido no vamos a poder configurar la iluminación de forma bastante profunda, pero sí personalizar todos los botones y, además, cambiar el selector de DPI. Por ejemplo, así lo tengo yo, con la capacidad de cambiar los DPI con el botón de la rueda:

Razer Viper

Eso sí, como nos indica la app, no todas las opciones de configuración se pueden guardar en la memoria del ratón. El de subir/bajar volumen, por ejemplo, sí se guarda en la memoria interna, y funciona tanto en Mac como en PC.

El selector de DPI no, y necesitamos tener Synapse abierto. Por otra parte, hablando de DPI, tenemos varios niveles que podemos personalizar completamente:

Razer Viper

No es una sorpresa, vaya, el nivel de personalización del Viper, ya que es algo a lo que Razer nos tiene acostumbrados.

Sensaciones jugando con el Razer Viper

Lo ligero que resulta, su cable, la generosa zona de clic y sus nuevos switches son elementos que, unidos, crean una experiencia de juego muy, muy satisfactoria.

Estamos ante un ratón muy preciso en títulos de estrategia, así como en shooters en primera persona (un tipo de juego para el que ha ''nacido'' este Viper) y MOBA como League of Legends.

Hay ratones que, por su ergonomía y funciones (en los botones) se ajustan mejor a un género u otro, pero este Viper es universal en todos los sentidos, tanto por su forma para zurdos y diestros como por sus características, con los cuatro botones programables y la gran sensibilidad y precisión que ofrece.

Análisis Razer Viper

Lo cierto es que, con un dispositivo tan ligero, te olvidas de que lo tienes entre manos en sesiones largas de juego, y sentir que no hay ningún ''impedimento'' físico cuando juego, es una de las cosas que más valoro

Por eso elegí mi anterior ratón, un Corsair, y por eso este Razer me ha gustado tanto en este sentido, porque es una extensión de tu mano.

Análisis Razer Viper

Un ratón que parece simple, pero que es muy especial

Al final, estamos ante un ratón que hace bueno el dicho de ''lo mejor está en el interior''. Salta a la vista que no es el ratón más llamativo, ni el que cuenta con más LED RGB, ni el que tiene una ergonomía de esas que te hacen pensar ''esto está hecho para mi mano''.

Sin embargo, es un ratón creado de forma muy inteligente. Pasando por alto el tema de los switches, el Viper se adapta genial a la mano gracias a su diseño ''grandote'', a su cable y al poco peso.

Análisis Razer Viper

Además, no podemos olvidar que sus ''paletas'' de clic son muy grandes y ergonómicas, y esconden unos switches óipticos que son una delicia si sois de los que hacéis muchísimos clics por minuto.

Como ''pero'', sí, me habría gustado contar con un RGB que vea en una el escritorio, ya que la palma de la mano tapa el logo, obviamente, y me habría gustado contar con el botón para cambiar la sensibilidad en alguno de los laterales y no en la parte inferior (aunque se puede programar), pero por lo demás, por menos de 90 euros, es de los mejores ratones gaming que podéis comprar.

Y además