Ir al contenido principal
PS4
Reportaje

Cómo limpiar correctamente tu PS4 y reducir de manera notable el ruido del ventilador

Hoy veremos cómo solucionar en parte uno de los problemas más conocidos de PlayStation 4. ¿Quieres reducir el ruido del ventilador? A continuación veremos el mejor método para limpiar tu consola y que el ruido no sea tan potente.

PS4 lleva ya unos cuantos años con nosotros y ha compartido muchas vivencias y horas de juego. Por ello, para que siga funcionando a la mejor calidad, es muy recomendable mantenerla limpia y en buen estado. Esto alargará su vida útil y nos permitirá disfrutar de ella como si estuviera recién estrenada.

Seguramente esto no pilla de nuevas a nadie. El sistema de ventilación de PlayStation 4 genera bastante ruido y en algunas ocasiones puede llegar a ser molesto y hacer que incluso los usuarios tengan reparos al jugar con ella por miedo a que se estropee. 

Pero no temas, puesto que el secreto para reducir el ruido de la consola, al menos en parte, radica también en una acción muy simple: limpiar correctamente la consola. En las siguientes líneas te explicamos como podemos "sanear" nuestra PS4 y con ello, que los ventiladores de esta generen menos ruido.

En esta pequeña guía nos centraremos en el primer modelo de PS4 y en PS4 Slim. Ambas consolas presentan algunas variaciones y si cuentas con la primera versión de esta, también podrás retirar la fuente de alimentación y el hard drive para realizar una limpieza más completa. Aclarado esto, pasemos a ver qué herramientas necesitaremos:

  • Destornillador de cabeza plana
  • Destornillador de estrella de 3mm
  • Gamuza o paño que podamos humedecer
  • Bote de aire comprimido
  • Bastoncillos de algodón

¿Cómo limpiar la PS4 Original?

Lo primero de todo será retirar la carcasa superior de la consola. Si se trata de la de PS4 original, lo que debemos de hacer es ir a la sección del disco duro y presionar ligeramente hacia abajo y deslizar a la izquierda.

Mando DualShock con PS4

Con esto podremos ver esta primera parte de la consola. Una vez abierta debemos retirar el disco duro desatornillando su soporte y con el bote de aire comprimido ir limpiándolo con cuidado. No te olvides de limpiar con una gamuza mojada el interior de la carcasa y esperar a que se seque. 

Cuando hayas completado esta primera parte vuelve a introducir el disco, atornilla y cierra la primera "sección. Para acceder a las verdaderas tripas de la consola debes darla la vuelta y desatornillar los tornillos traseros que encontrarás cerca de la conexión de la fuente de alimentación y en los laterales. Abre la carcasa y procede a limpiarla mediante el bote de aire comprimido y la gamuza humedecida.

Ahora retiraremos la fuente de alimentación con cuidado. Para ello habrá que desatornillar y retirar unas pequeñas piezas metálicas. Con sumo cuidado debes extraer la fuente de alimentación sin que la conexión con la consola se pierda, por lo que te sugerimos que la apoyes contra la mesa. Ahora, ya puedes limpiar esta parte con aire comprimido. Si ves que hay mucho polvo, siempre puedes repasar las esquinas con los bastoncillos de algodón para un mejor acabado.

PS4

No tengas miedo a "apretar el gatillo" de bote de aire comprimido, tanto en la fuente de alimentación y sus ranuras como sobretodo, en el ventilador. Puedes repasar sus aspas con el bastoncillo, también.

Si han pasado muchos años, no te asustes si encuentras una buena cantidad de polvo. Con el aire comprimido se irá despejando todo. Una vez tengas todo listo, invierte el proceso de apertura y tu PS4 debería de haber reducido el ruido del ventilador. No hay nada como una buena ducha.

¿Cómo limpiar la PS4 Slim y reducir el ruido?

Por otra parte, si cuentas con el modelo Slim, este es mucho más sencillo de limpiar. En el primer paso es separar la carcasa de la consola. Únicamente debes presionar con un poco de fuerza las esquinas delanteras superiores hacia arriba y el plástico debería de poder ser retirado.

Recuerda limpiar esta carcasa para luego retirar todos los tornillos que sujetan una pieza de color claro que protege el interior de la consola. Una vez tengamos nuestra PS4 al desnudo toca darle unos cuantos chorros de aire comprimido. Repite el proceso que hemos visto anteriormente con el modelo original de PlayStation y vuelve a colocar cada elemento en su sitio.

Y con esto ya estaría todo. El ruido del ventilador debería haberse reducido, puesto que ahora no debería haber tanto polvo y nuestra consola no se calentaría tanto y no se vería obligada a trabajar más de lo necesario. Siempre hay que procurar tener una consola como los chorros del oro. Por si te has quedado con las ganas de mejorar el funcionamiento de los mandos de la consola, también te contamos cómo arreglar uno de los problemas más comunes de los dualshock de PS4.

Y además