Crítica comiquera de Black Panther, la película de Pantera Negra
Reportaje

Crítica comiquera de Black Panther, la película de Pantera Negra

Por Jesús Delgado Manzano

Black Panther, es la película del superhéroe de Marvel conocido en España Pantera Negra, se estrenará el 16 de febrero. Esta es la crítica comiquera de esta adaptación al cine del superhéroe africano creado por Stan Lee y Jack Kirby.

La Fase 3 del Universo Cinematográfico de Marvel avanza de manera inexorable. Tras el estreno en 2017 de Thor: Ragnarok, y a modo de antesala de Vengadores: Infinity War, Marvel Studios nos trae para empezar con fuerza 2018 su primera película de superhéroes del año: Black Panther

Black Panther es una película dirigida por Ryan Coogler (Creed: La leyenda de RockyFruitvale Station) y está protagonizada por Chadwick Boseman, Michael B. Jordan, Lupita Nyong'o, Danai Gurira, Martin Freeman y Letitia Wright. La trama sigue directamente los eventos narrados en Capitán América: Civil War, en donde se presentó al superhéroe Pantera Negra, alias del Rey T'Challa (Boseman) del reino africano de Wakanda.

En la película de Coogler asistimos a los primeros días de reinado de T'Challa, quien debe de asumir el manto de rey tras la muerte de su padre, el Rey T'Chaka, durante el atentado terrorista prepetrado por Zemo. El joven príncipe, renuentemente, adopta la corona, tan solo para descubrir que se encuentra dividido entre dos aguas: la del deber y la de la tradición. ¿Podrá seguir siendo fiel a sí mismo y a la vez cumplir sus funciones como rey de Wakanda?

Podéis leer también la crítica cinéfila de Black Panther aquí, para saber más sobre esta película antes de su estreno

En las siguientes líneas no os descubriremos si logra o no conseguir su objetivo. Eso os lo dejaremos a vosotros, con su visionado. Lo que sí haremos será ofreceros una crítica comiquera, que explora las complejidades de Black Panther, una cinta de Blaxploitation, con bastante discurso político, unos ingredientes no muy fáciles de digerir o asumir de buenas  primeras. 

Entre el cómic y la Blaxploitation

Posiblemente, Pantera Negra haya tenido que bailar con la más fea del baile a la hora de ver su película llevada al cine. Y nos explicamos. Siguiendo la tendencia marcada por Marvel Studios, Black Panther es un título perteneciente a un género híbrido. Ciertamente es una película de superhéroes, pero también podemos enmarcarla dentro de la Blaxploitation, y a la vez en un tipo de cine de corte político y de denuncia. Estas, sin embargo, son características implícitas y explícitas del personaje, por lo que sin ellas tampoco se podría entender su desarrollo.

Cuando en 1966 Jack Kirby y Stan Lee crean a Pantera Negra para las páginas de los 4 Fantásticos (podéis leer la historia completa en 4 Fantásticos La Edad Dorada), estaban creando al primer superhéroe moderno de etnia negra. Hasta entonces, había habido algunos intentos en otras editoriales, pero el personaje que cuajó fue T'Challa, rey de Wakanda.

Pantera Negra, Kirby

Su nacimiento tomaba prestados presupuestos de obras Pulp y de postulados panafricanistas del discurso del nacionalismo negro, con ideas que circulaban en torno al Movimiento por los Derechos Civiles (la idealización de África, la premisa de un hermanamiento unilateral de todas las naciones negras a nivel étnico y cultural, etc..). Incluso, el propio nombre del personaje bebía tanto del Partido de los Panteras Negras, como de la unidad afroamericana de blindados de la II Guerra Mundial, conocida como Black Panthers. Su propia creación, en conjunto, evocaba e invitaba a la presencia de "minorías" en los cómics, pero desde un punto de vista positivo, y algo ingenuo también.

Inicialmente, Pantera Negra no denunciaba las condiciones de los afroamericanos y de la población negra en el mundo, sino que ofrecía en su lugar un escenario utópico idílico, que bebía del mito de la "África feliz" precolonial. De esta manera, el héroe se mostraba como un representante de un paraíso imposible en el corazón de África, liderando un país tecnológica y económicamente superior a los del resto del globo, que luchaba contra el espolio, los saqueadores y los reyezuelos de otros reinos. 

Este brutal contraste posteriormente se matizaría cuando el héroe saltara a las calles de Nueva York, militara en Los Vengadores y llegara a tomar contacto directo con las inequidades de la sociedad Occidental, convirtiéndose en el gran icono negro de Marvel, junto a Luke Cage, alias Power Man.

Toda esta parrafada que os hemos soltado viene a cuento, ya que este mismo discurso impregna la película, con una yuxtaposición explícita entre la Wakanda feliz y avanzada, una torre de Marfil africana, y la miseria del resto de África y en la que viven millones de ciudadanos negros en todo el mundo. En este sentido, Coogler (un director abocado a la Blaxploitation por su particularidad sensibilidad para el género) y el guionista Joe Robert Cole se confabulan para destilar una historia fiel a este espíritu y al personaje.

El dúo toman diversas etapas de los cómics para construir su película. Desde la de Jack Kirby frente al personaje (recogida en el tomo Pantera Negra: La furia de la pantera), hasta la del Pantera Negra de Hudlin, pasando por el de Marvel Knights de los 90, el Pantera Negra de Christopher Priest. Si a esto añadimos algunos detalles propios de la colección actual del superhéroe, tenemos una película muy ecléctica en cuanto a estética y forma de entender el personaje. 

En base a todo este breve análisis de contenido, podemos decir que sí,  la película de Black Panther es fiel al cómic, salvo por algunas libertades puntuales. Trata con bastante respeto al cómic y lo acerca al público no especializado, tratando de retener y conservar el discurso de denuncia anti-imperialista y anti-segregacionista, al tiempo que señala las hondas faltas de oportunidades de la población negra. Y eso, amigos, es un valor a tener muy presente.

Un nuevo héroe para el UCM

Ahora, ¿cómo película, es mejor Black Panther que las que vimos en la Fase 1 o ha descendido al nivel de las más flojas las de la Fase 2? Las comparaciones, como decimos tan a menudo, son odiosas, pero en este caso solo podemos decir que ni es de lo más endeble que hemos visto, ni tampoco de lo más brillante. Tiene sus claros y oscuros.

A nivel visual es excelente. Marvel Studios y Disney saben como hacer espectáculo brillante e hipnotizarnos con sus metrajes. Rachel Morrison, responsable de la fotografía, nos brinda uno de los trabajos visuales más vistosos  y espectaculares hasta el momento. Los ritmos africanos y la Banda Sonora Original de Ludwig Göransson captan la esencia y las raíces africanas del superhéroe de Marvel. Estos son solos de los valores de la cinta, pero no los únicos. 

El elenco está muy bien elegido. Su estrella, Chadwid Boseman ofrece una versión muy digna y regia, a veces demasiado, de T'Challa. Sin embargo, el actor protagonista no es el principal atractivo. Michael B. Jordan (4 Fantásticos) es el candidato masculino a ocupar este puesto, en tanto Lupita Nyong'o, Danai Gurira y Letitia Wright forman un poderoso triunvirato en pantalla. Paralelamente, la inclusión de grandes secundarios como Martin Freeman, Forest Whitaker y Andy Serkis, remata un reparto del que nos hubiera gustado disfrutar un pelín más.

Y es que el principal punto flaco de la película es la dosificación de información, su ritmo y la ausencia de emociones intensas. La cinta no acaba de emocionar, pero tampoco de aburrir. Es, utilizando un anglicismo, un tanto vainilla en ese sentido. Gusta, cae bien al paladar, pero no supone una novedad en cuanto a fórmula, a pesar de los nuevos ingredientes.

Black Panther tiene un planteamiento bastante conservador y no se arriesga demasiado. Quiere recordar a un drama shakesperiano, pero no termina de llegar al corazón del espectador. Racionalmente, este digiere el discurso y el subtexto de la cinta, aunque no lleva a asimilarlo de manera emotiva. Quizá por eso, este debut en solitario de Pantera Negra en el cine sea un poco templado, carente de sorpresas o algo especialmente notable que le haga destacar del resto de súpers. 

Black Panther
Black Panther

Con todo, Black Panther es entretenida, cumple y supera la media exigida a estas alturas a una película de superhéroes. Posiblemente, adolezca de falta de humor, aunque cuenta con los golpes que Marvel ha convertido en su sello tanto en cine como en series, pero logra arrancarnos alguna que otra sonrisa. No va a ser la mejor película de superhéroes de 2018, pero tampoco la peor.

Valoración: 75. Correcta primera adaptación del cómic al cine de un superhéroe tan complejo y con tantos matices. Muy placentera en lo visual, en lo tocante a la banda sonora y en cuanto a reparto. Tres puntos fuertes que logran sostener los problemas narrativos y de ritm de la cinta.

Lo mejor: La definición del superhéroe y la adaptación del complejo material original. Su fotografía y el reparto.

Lo peor: Historia muy conservadora en términos narrativos. Problemas de ritmo y ausencia de un gancho como personaje individual

Lecturas recomendadas