Ir al contenido principal
Sonic la pelicula
Reportaje

¿Cuánto cuesta animar un personaje como Sonic en una película?

La película de Sonic horrorizó y fascinó a partes iguales a los fans cuando se desveló el primer diseño para el protagonista. El mazazo fue tal que se anunció el rediseño que finalmente veremos, pero... ¿Cuánto cuesta animar un personaje como Sonic en una película?

Ya no queda nada para el estreno de Sonic: La película. Tras mucho traqueteo y polémica respecto a su aspecto, el erizo de SEGA finalmente llegará a toda pastilla a los cines de España el próximo 14 de febrero. Y es que sí, el diseño de Sonic para su película en acción real ha dado de qué hablar desde el primer minuto.

El mejor merchandising de la saga de videojuegos de Sonic The Hedgehog

El diseño original de Sonic horrorizó y fascinó a los fans a partes iguales y, admitámoslo, también nos dejó una buena cantidad de memes, aunque a Yuji Naka no pareció gustarle demasiado el resultado. Después de duras críticas hacia el aspecto de Sonic por parte de los fans y expertos de la industria, la película del erizo finalmente terminó retrasándose a 2020 con la promesa de un diseño más aceptable. La noticia fue bien recibida por el público, y por el propio Naka, e incluso Jim Carrey tuvo algo que decir al respecto

Total, que un tiempo después surgió un nuevo trailer que parece haber apaciguado cualquier polémica, y el estudio efectivamente ha cumplido con su promesa de entregar la película de Sonic a tiempo, a pesar del incremento de trabajo y presupuesto, y por descontado ha ganado puntos entre los fans por haber oído las críticas y reaccionado a tiempo. El nuevo diseño parece haber satisfecho a nuestros lectores, y desde luego si Sonic se hace de querer ahora, imaginaos cómo de mono va a ser de bebé. Pero, ¿cuánto cuesta animar un personaje como Sonic para una película?

La animación no es barata, pero que no cunda el pánico

Animar un personaje, especialmente al personaje protagonista, no es moco de pavo. Todos los ojos van a estar sobre él, y hacer que encaje perfectamente en un escenario de acción real es un desafío adicional para los artistas de efectos visuales. La iluminación debe de ser correcta y que encaje perfectamente con el resto de la escena, y las texturas deben de parecer realistas para que no parezca que estamos ante un dibujo animado.

El presupuesto original de Sonic: La película rondaba los 90 millones de dólares. Cuando se anunció el rediseño, hubo quien se echó las manos a la cabeza respecto a los posibles costes y se llegó a estimar que el nuevo Sonic le costaría 35 millones extra a la película. 

Sonic La película

A ver. No. El equipo de la película de Paramount ha tenido la gran suerte de saber prevenir antes de tener que curar. Se encontraron con un problema bastante gordo apenas seis meses antes del estreno... y supieron rectificar a tiempo. Aunque no se ha confirmado todavía una cifra exacta, se estima que el rediseño de Sonic habría costado 5 millones de dólares, o mejor dicho, el alargar la producción tres meses más habría supuesto ese incremento. 

Si calculamos unos dieciocho meses para el plan original con el presupuesto inicial, 5 millones es lo que se habría gastado Paramount cada mes en la película de Sonic, con lo que podríamos aventurarnos a decir que en realidad ese incremento no ha sido tan descabellado, especialmente al contentar a los fans de Sonic (y a su creador) con un diseño mucho más atractivo. 

El inevitable crunch para los animadores

La película de Sonic originalmente estaba programada para estrenarse en noviembre de 2019, con lo que ha sufrido un retraso de unos tres meses para poder entregar un producto mejorado. Esto es extremadamente raro en un momento en el que los grande estudios de Hollywood se pelean por sacar una novedad antes que nadie y cumplir los plazos para llegar a una serie de fechas. 

Es realmente reconfortante saber que un gran estudio escucha a su público, pero cuando se anunció el rediseño de Sonic para su película, muchos profesionales de la industria se echaron las manos a la cabeza, ya que cumplir con un plazo tan limitado solo podía suponer un crunch realmente brutal para el equipo, con un panorama de numerosas horas extras por delante.

 

 

Según pudimos saber allá por mayo del año pasado gracias a Juan Luis Sánchez, supervisor de animación de personajes en Ilion Animation Studio, el diseño original de Sonic habría supuesto de seis a nueve meses de trabajo. Esto coincidiría con las fechas de producción de la película de Sonic, que cerró su fotografía principal en octubre de 2018 y comenzó su trabajo de post-producción y efectos visuales.

Simplemente volver a pasar por el proceso de diseño de personaje y construcción del modelo puede llevar tres meses de trabajo. Y si a esto le sumamos todo el trabajo de animación CGI (colocación del esqueleto, pruebas, iluminación...) puede suponer otros nueve meses, con lo que la película podría haber llegado a retrasarse un año completo. 

Sonic La película

Por suerte, el trabajo de efectos visuales de una película se realiza en estos últimos meses de producción, por lo que lo que vimos en el primer trailer era apenas una muestra y según lo confirmado por Paramount, las únicas escenas terminadas con Sonic en ellas, con lo que es posible que no hubiera que desechar demasiado trabajo. 

Del juego al cine: crítica de las películas basadas en juegos

También, por supuesto, está la teoría conspiranoica que mantiene que el nuevo diseño de Sonic siempre ha sido el original, y que el que vimos en los primeros trailers no era sino un placeholder temporal o incluso un señuelo para picarnos. Y, por otro lado, hay quien mantiene que todo fue un error garrafal por parte de los ejecutivos al no saber escuchar correctamente a su equipo creativo respecto a quién sabe más sobre diseños artísticos. 

En cualquier caso, Sonic: La película ha tenido la inmensa suerte de haber tenido cura a tiempo (al menos respecto a su protagonista, ¡aún está por ver el resultado final!), pero aunque no haya supuesto un desembolso descabellado, sí que sienta un peligroso precedente para los plazos de producción y rediseño en los estudios de animación para proyectos futuros.

Y además