Reportaje

Los Dragon Ball de PlayStation - Final Bout y Ultimate Battle 22

Por Daniel Quesada

Ahora que Dragon Ball vuelve a estar en ebullición, gracias al final de Dragon Ball Super y Dragon Ball FighterZ, es buen momento para volver la vista atrás y recordar aquellos tiempos en los que recibimos los juegos de Dragon Ball para PlayStation. Sí, para la primera, en plenos años 90.

Dragon Ball Z Ultimate Battle 22 y Dragon Ball Final Bout estuvieron en boca de todos allá por 1996 y 1997, cuando llegaron a nuestro país. Dragon Ball Z ya había terminado y la moda (efímera) era Dragon Ball GT, con personajes como Chibi Goku o Vegeta Baby... ¡O el Super Saiyan 4, por supuesto!

En su momento, analizamos Dragon Ball Z Ultimate Battle 22 y Dragon Ball Final Bout en Hobby Consolas... Pero ya han pasado más de 20 años de aquellos tiempos, así que puede que algunos de vosotros ni siquiera hubiérais nacido. Final Bout recibió un incomprensible 91, mientras que Dragon Ball Z Ultimate Battle 22 obtuvo un 84 (y se lo llamó "un juego de lucha más bien normalito"). Ambos, por cierto, tenían intros a base de animaciones especiales, creadas expresamente para el juego. Aquí tenéis la intro de Ultimate Battle 22:

Y aquí está la intro de Dragon Ball Final Bout:

Aunque en su momento todos nos flipábamos con cualquier novedad que tuviera el sello del tito Akira Toriyama, con el paso del tiempo, estos juegos se han ido percibiendo como ovejas negras dentro de la ludoteca de Dragon Ball. Y motivos no faltaban: Ultimate Battle 22 seguía la fórmula de los Super Butouden de Super Nintendo, pero la empeoraba: en un innecesario alarde de tridimensionalidad, cambiaba la pantalla partida por un extraño zoom cuando volábamos y nos alejábamos del rival.

Conoce la historia de Dragon Ball con este libro

La mezcla de sprites y fondos poligonales podría haber tenido su gracia, pero se resolvió fatal: fondos casi vacíos se mezclaban con sprites enormes, pero muy mal integrados. Las animaciones eran lentas y los efectos especiales eran exiguos: ¿una bola en vez de un Kamehameha? En cualquier caso, todos recordamos esa entrañable maniobra de incluir un truco en el manual de instrucciones para desbloquear 5 personajes extra, con lo que el juego pasaba a llamarse Ultimate Battle 27. Jugar con Mutenroshi, Goku Super Saiyan 3 o Gogeta era todo un incentivo, en la época. A pesar de todo, creednos: la versión de Saturn, Shin Butouden (que no llegó a España), era muy superior, como veremos en un futuro reportaje.

Por su parte, Final Bout llamaba la atención por usar gráficos completamente poligonal y abordar a saco Dragon Ball GT. Así, podíamos jugar con Goku Chibi, Trunks, Pan o incluso con Goku en Super Saiyan 4, si usábamos el truco correspondiente o nos pasábamos el modesto modo Arcade. Todo ello, coronado por un (no) impactante duelo contra Vegeta Baby transformado en Ohzaru.

Aunque al haber duelos poligonales (el desarrollo seguía siendo 2D) la cosa ganaba en espectáculo, los movimientos eran espantosamente lentos, el control impreciso... Y los prometedores Meteor Smash estaban totalmente desproporcionados. Eso, por no hablar de un plantel en el que un tercio de los personajes eran versiones de Goku... Quizá este juego, al intentar innovar algo más, tiene cierto mérito, pero en Bandai Namco no volvieron a plantear un juego gordo de la saga hasta 2002. Por algo sería.

En el vídeo que encabeza este reportaje os mostramos Ultimate Battle 22 y Final Bout para PlayStation, para que os hagáis una idea más precisa de cómo eran. ¿Os gustarían más vídeos de este estilo, ya sea sobre juegos de Dragon Ball o sobre cualquier otro? ¡Hobbyconsolas os escucha, consolegas!