Dragon Quest XI PS4 E3 2018
Reportaje

E3 2018 - Impresiones de Dragon Quest XI en PlayStation 4

Por Álvaro Alonso
Coincidiendo con el E3 2018, hemos jugado a Dragon Quest XI, la nueva entrega para PS4, PC, Nintendo Switch y 3DS (esta última sólo en Japón) de la popular saga JRPG con diseños de Akira Toriyama. Os contamos qué nos ha parecido.

A pocos días del E3 2018, hemos tenido la oportunidad de jugar una demo de Dragon Quest XI: Ecos de un Pasado Perdido para PS4, la nueva entrega de esta popular saga JRPG desarrollada por Square Enix y cuyo rasgo característico son los diseños del legendario Akira Toriyama (padre de Dragon Ball). En Occidente, la última vez que se lanzó un Dragon Quest en una plataforma de sobremesa fue hace la friolera de doce años, con el lanzamiento del mítico Dragon Quest VIII: El Periplo del Rey Maldito para PS2, así que las ganas que hay de una nueva entrega son enormes. 

Si bien Dragon Quest XI lleva a la venta en Japón casi un año, el juego que que llegará a las estanterías el próximo 4 de septiembre para PS4 y PC (la versión de 3DS no se lanzará en Occidente, y seguimos esperando noticias de la de Nintendo Switch) incluirá una enorme cantidad de cambios y añadidos; se trata de una versión completamente nueva que ha sido descrita como "versión internacional" (algo muy habitual dentro de la saga Final Fantasy), y que casi se podría considerar un remaster del juego original.

Análisis de Dragon Quest VIII para Nintendo 3DS

Durante el evento, pudimos jugar a dos demos distintas: la primera tenía lugar justo al inicio de la aventura y la segunda en una parte bastante más avanzada, en una zona desértica. Dragon Quest XI nos pone en la piel de un joven (que como suele ser tradición en la saga es un protagonista mudo y sin nombre "oficial") que en su 16 cumpleaños descubre que es la reencarnación de un héroe legendario, y que debe embarcarse en un viaje para salvar el mundo de las sombras. 

Dragon Quest 11

No vamos a entrar mucho más en temas argumentales para evitar cualquier tipo de spoiler, pero a los veteranos de la saga les alegrará saber que Dragon Quest XI sigue siendo un título muy tradicional en ese sentido, mostrando la siempre recurrente lucha entre el bien y el mal. Claro que nosotros sólo hemos podido rascar la superficie, y no podemos saber con certeza qué derroteros podría seguir la historia en la infinidad de horas que promete.

La primera demo nos sirvió para familiarizarnos con los controles y el sistema de combate, teniendo lugar en la pradera verde que, si habéis seguido el juego desde su presentación, reconoceréis sin problemas. Nosotros podemos desplazar al personaje con total libertad, y en esta versión, los controles tanto del héroe como de la cámara se han mejorado para hacerlos más suaves.

Dragon Quest 11

Se ha añadido la posibilidad de correr a mayor velocidad, algo que facilita en gran medida la exploración, así como un nuevo modo en primera persona perfecto para contemplar los escenarios en busca de pistas. En conjunto, Dragon Quest XI tiene un aspecto fantástico, es uno de esos juegos que entran con una facilidad inusitada por los ojos. Pero en algunas localizaciones existe un contraste un poco extraño entre personajes y escenarios: los primeros siempre lucen a un nivel excepcional, mientras que en los escenarios a veces se aprecian unas texturas de menor calidad.

Al explorar veremos a a los clásicos monstruos de la saga deambulando por el terreno, y al entrar en contacto con ellos, dará inicio el combate (nada de encuentros aleatorios). Es más, si vamos con prisa, podemos montar a caballo y abrirnos paso a través de los enemigos, llevándolos por delante sin temor a iniciar una batalla. Ahora bien, Dragon Quest XI posee un ciclo día/noche, y cuando se apagan las luces, el comportamiento de los monstruos (y los propios monstruos) cambia.

Dragon Quest 11

Como es tradición, estamos ante un sistema de combate por turnos de corte clásico, pudiendo elegir entre opciones como atacar, defender, usar distintas habilidades, aptitudes mágicas, objetos... Aunque en esta primera demostración era un poco básico, pues sólo contábamos en el grupo con el héroe protagonista. Otra novedad de esta versión es la posibilidad de mover a los personajes de forma libre durante el combate. Esto no impedirá que evitemos ataques ni nada por el estilo, pero aporta algo de dinamismo a unos combates que originalmente resultaban un tanto estáticos.

Dragon Quest 11

Cabe destacar también que se ha actualizado la interfaz para hacerla más sencilla, logrando que navegar por los menús y equipar armas, armaduras y demás objetos a los personajes del grupo sea más intuitivo. Otro cambio destacable de esta versión de Dragon Quest XI es el aumento de dificultad de las apodadas misiones draconianas: en la versión original, al iniciar una nueva partida, era posible seleccionar varias restricciones para hacer el juego más complicado, como no poder comprar objetos o huir de los combates. Ahora se han añadido otras nuevas, como monstruos de mayor nivel desde el principio, o una disminución en la obtención de experiencia (o su completa eliminación). Un auténtico desafío sólo para los más valientes.

Dragon Quest 11

Pero sin duda la mayor novedad es la inclusión de voces en inglés. La versión original japonesa de Dragon Quest 11 no cuenta con voces, limitándose a únicamente a cuadros de diálogo para narrar la historia, pero el juego que llegará por estas lindes contará con voces en inglés durante las secuencias y diálogos principales. Curiosamente, con Dragon Quest VIII sucedió exactamente lo mismo.

Análisis de Dragon Quest Builders

Tras disputar varios combates llegamos al castillo, donde el rey esperaba a nuestro héroe. Y... digamos que la cosa no salió como se esperaba. Este hecho marcó el punto y final de la primera demo y el comienzo de la segunda, que tenía lugar en una zona desértica, con enemigos de mayor nivel y, esta vez sí, más acompañantes en el grupo, a los que podemos dar órdenes durante el combate; tenemos la opción de controlarlos directamente o asignarles comportamientos, como centrarse en la curación o atacar sin piedad.

Dragon Quest 11

Tras deambular por este páramo desértico llegamos a una suerte de ciudad de estilo oriental, donde teníamos la misión de encontrar a un determinado personaje. La ciudad gozaba de un tamao considerable, y estaba plagada de casas, tiendas y otros lugares a los que podíamos acceder en busca de cofres o para conversar con diversos NPC (como suele ser habitual en todo JRPG, vaya). Aquí también pudimos participar en diversas actividades, como misiones secundarias y minijuegos en un circo improvisado. En las misiones secundarias pudimos apreciar que Dragon Quest XI ofrece algo más de variedad, como una pequeño desafío donde se ponían a prueba nuestras habilidades de plataformeo.

Hazte con este "achuchable" peluche de Limo

Dragon Quest XI ha logrado dejarnos unas sensaciones excepcionales, si bien es evidente que es un juego muy conservador. Todo apunta a que es la clase de juego que encantará a los amantes del género JRPG, pero tendremos que esperar al próximo 4 de septiembre, momento en que descubriremos si logra estar a la altura de los más grandes de la saga. Para aliviar la espera, os dejamos con una galería cargada de imágenes.

Y además