Impresiones de The Devil in Me, el terrorífico final de la primera temporada de The Dark Pictures Anthology

The Devil in Me

Ya hemos jugado a The Devil in Me, el último capítulo de la antología de terror The Dark Pictures de Supermassive Games para PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X|S y PC. En estas impresiones os contamos qué nos ha parecido... y cuántos gritos hemos pegado.

En menos de un mes llega The Devil in Me, el último capítulo de la antología de juegos de terror The Dark Pictures tras Man of Medan, Little Hope, y House of Ashes. En Hobby Consolas hemos tenido la oportunidad de jugar durante algo más de una hora a una pequeña sección y os traemos estas impresiones de The Devil in Me para que sepáis qué nos ha parecido.

Como el resto de juegos de la antología, The Devil in Me es una mezcla entre aventura interactiva y survival horror donde controlamos a un grupo de personajes cuyas vidas dependen enteramente de las decisiones que tomemos, de manera que cuando lleguen los créditos pueden haber sobrevivido todos... o ninguno.

Y, dado el carácter antológico y autoconclusivo de The Dark Pictures, es posible jugar sin haber jugado a los tres capítulos anteriores. The Devil in Me sigue la historia de un equipo de rodaje que decide aceptar la invitación para rodar un documental en un hotel/museo dedicado al asesino en serie H. H. Holmes... En el que no faltan multitud de siniestros maniquíes animatrónicos.

VIDEO

The Dark Pictures Anthology: The Devil In Me - Tráiler Gamescom 2022 con nuevas características

También, como en el resto de capítulos que componen The Dar Pictures, The Devil in Me incluye un elenco de actores y actrices de renombre. Concretamente, aquí tenemos a Jessie Buckley (a quien hemos visto este mismo año en Men, la nueva película de terror de Alex Garland) y Paul Kaye (Thoros de Myr en Juego de Tronos), entre otros.

Como decíamos, The Devil in Me sigue la misma fórmula de los anteriores capítulos, lo que significa que las decisiones están a la orden del día. Además de desembocar en diferentes acontecimientos, las decisiones también van definiendo los rasgos de la personalidad de cada personaje, destacando aspectos como el romance, la protección, la sinceridad, la pasión...

Además de esto, también tenemos fases de exploración en tercera persona salpicadas con puzles al más puro estilo survival horror. Es en estas fases donde The Devil in Me se desmarca con la inclusión de novedades como un inventario o nuevos movimientos como correr, saltar, escalar o agacharnos que hacen la acción más dinámica.

The Devil in Me

El caso del inventario es particularmente interesante, pues cada uno de los cinco personajes cuenta con herramientas útiles para resolver diferentes situaciones. 

Por ejemplo: Charlie, el antipático director del documental, tiene un mechero para alumbrar de manera tenue lugares oscuros y una tarjeta con la que puede abrir cajones cerrados, mientras que Mark, el cámara y ex-novio de Kate, dispone de un flash para alumbrar entornos oscuros de manera momentánea, una cámara y brazo extensible para alcanzar objetos alejados.

Por su parte, Jamie, la técnico del equipo, cuenta con una linterna para alumbrar espacios oscuros y un multímetro con el que puede arreglar cajas de fusibles... Algo especialmente útil cuando se va la luz.

The Devil in Me

De esta manera, se logra que la jugabilidad sea diferente en función de a quién controlamos... Así como la manera de experimentar el terror. Nos ha gustado particularmente la parte en la que controlábamos a Erin, la becaria del equipo, pues dispone de un micrófono direccional. 

Sumadle a eso una sección completamente a oscuras, teniendo que guiarnos por los lamentos que el micrófono captaba, y os podéis hacer una idea de lo "bien" que lo hemos pasado. Para hacerlo aún más complicado Erin es asmática, y contábamos con un número limitado de inhaladores para calmar sus ataques. Un detalle muy chulo perfecto para generar aún más tensión.

Desde luego, en lo que a generar terror se refiere The Devil in Me es sobresaliente. Puede que la premisa no sea la más original del mundo, pero los oscuros pasillos del hotel, unidos a su inquietante diseño, logran meternos el miedo en el cuerpo. Además, teníamos constantemente la sensación incómoda de que alguien o algo no estaba vigilando...

The Devil in Me

En cuanto a los puzles, nos ha gustado que pueden llegar a ser relativamente complejos y no nos lo dan todo hecho... Aunque depende del caso. Porque mientras que con uno hemos dado vueltas y más vueltas hasta dar con el código que necesitábamos para abrir una puerta, también hemos visto algún puzle de mover cajas (muebles en este caso).

Lo que no nos ha convencido demasiado es el control de los personajes, bastante tosco. Paradójicamente nos ha recordado al movimiento "tipo tanque" de los primeros Resident Evil, con esos giros y cambios de dirección eternos. El control de la cámara tampoco es su fuerte, pues a menudo se colocaba en posiciones incómodas y nos impedía ver con claridad.

A nivel visual, The Devil in Me mantiene el gran nivel del resto de títulos que componen The Dark Pictures Anthology, lo que significa que destaca por encima del todo la excepcional recreación y animaciones de las caras de los protagonistas. 

The Devil in Me

Ahora bien, el nivel de fidelidad es tan alto que en muchas ocasiones las animaciones bruscas provocan un efecto valle inquietante que puede sacarnos de la acción.

Además, y aunque nosotros hemos jugado en solitario, no hay que olvidar que The Devil in Me también se podrá disfrutar en compañía, ya sea a través del modo multijugador online o local para cinco jugadores.

No nos cabe ninguna duda de que The Devil in Me tiene las virtudes suficientes para convertirse en el mejor y más completo episodio de The Dark Pictures Anthology. Los amantes del terror y de esta clase de juegos harían bien en marcar en sus calendarios el 18 de noviembre para pasarlo de miedo.

Y además

The Dark Pictures Anthology: The Devil in Me

The Dark Pictures Anthology The Devil in Me cartel

Plataformas:

PC, PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X

Lanzamiento: