F1 2020
Reportaje

Impresiones de F1 2020: consolidando la competición virtual

Por Alejandro Alcolea Huertos
Impresiones de F1 2020, la nuyeva edición del simulador de Codemasters que añade interesantes novedades jugables en una temporada extraña debido al calendario. Y spoiler: va a ser una gran manera de quitarnos el 'mono' de velocidad en nuestra consola, PC... o Stadia.

Un año más, Codemasters se encuentra calentando motores de cara al lanzamiento de su simulador de Fórmula 1. Sin embargo, este año no es como los demás. Desde que el estudio asumiera el control de la franquicia oficial de Formula 1, y han pasado unos cuantos años, a estas alturas estaríamos esperando el juego... disfrutando del deporte real.

La situación, sin embargo, es complicada en 2020, ya que las competiciones "analógicas" están en el limbo debido a la emergencia global y, por tanto, no hemos visto aún ninguna carrera del deporte rey del motor. Sin embargo, es una oportunidad para los juegos de deporte.

Muchos cogemos FIFA o NBA con ganas estos días, intentando crear nuestras competiciones los fines de semana, y los días que llevamos jugando con F1 2020 hemos agradecido poder rodar sobre las pistas, ya que se echaba de menos la competición de cuatro ruedas.

La FIA quiere seguir adelante con varios Grandes Premios en un 2020 en el que no se esperan grandes novedades para este deporte (más allá de algunas normas "nuevas", pero, mientras tanto, podemos competir en los circuitos virtuales.

Codemasters lleva unos años haciéndolo muy bien y, tras las novedades introducidas en la edición de 2019, con un cambio visual imponente, el modo carrera o la llegada de la F2, F1 2020 se presenta como un título en el que no hay muchos cambios en el núcleo de juego, pero que afianza los conceptos introducidos en la entrega anterior.

Disney Plus: precio, cómo registrarse y ver online

Date de alta en Disney+

Ya puedes darte de alta en Disney+ en España. Cuenta con un amplísimo catálogo de películas y series, incluidas todas las de Star Wars y el Universo cinematográfico Marvel.

Dicho esto, vamos con nuestras impresiones de F1 2020, juego que hemos estado disfrutando en PC, pero que también llegará a PS4, Xbox One y Stadia el próximo 10 de julio.

Modos de largo recorrido y pantalla partida

Tras unos años de estancamiento, la entrega del año pasado ofreció la posibilidad de jugar con los equipos y monoplazas de la categoría de plata. La F2 estaba presente en el juego, y esto lejos de ser un cambio de "skins" de los coches, significó dos cosas:

La primera es que la conducción sí que cambiaba, ofreciendo una aproximación muy diferente en el que cada carrera era a cara de perro, un combate de tú a tú en el que todos los coches son iguales y lo que prima es la experiencia y las manos. Eran carreras "de fondo" en las que debíamos clavar cada vuelta, ya que la mecánica no nos iba a ayudar. La sensación de velocidad es completamente diferente dependiendo de la categoría que elijamos.

Impresiones  F1 2020

Además, el modo "Carrera" nos permitía empezar en esta F2 para subir hasta la F1 en un sistema muy, muy interesante. Eso se mantiene en F1 2020, pero se añaden más cambios jugables y modos de los que cabría esperar en una entrega anual.

El más importante es el modo de creación. Podremos crear una escudería eligiendo desde el piloto hasta el patrocinador, pasando por los suministradores de piezas (como el motor), los patrocinios, la sede y empezar como la escudería 11 de la categoría.

Impresiones  F1 2020

Estas son dos de los modos de largo recorrido que tendrá el juego, ya que habrá otro en el que, directamente, seremos un manager de un equipo de F1 que ocupa su lugar en la parrilla de salida de la Fórmula 1. Tendremos que asesorar y dar indicaciones desde el muro, una experiencia diferente a la que estamos acostumbrados, pero que da más variedad.

Además de los eventos contrarreloj o carreras únicas, en lo que a licencias se refierre, debemos hablar de todos los pilotos y circuitos oficiales de la temporada. Tendremos 22 circuitos (incluidos los de Hanoi y Zandvoort) y todos los cambios que haya esta temporada se podrán descargar de manera gratuita.

Impresiones  F1 2020

Y algo curioso, cuando parecía que había desaparecido en muchísimos géneros, es la pantalla partida. Codemasters ha incluido un modo para dos jugadores en el que podremos disfrutar de eventos tanto de F1 como de F2.

Simulación ajustable y experiencia más arcade

Además de los modos, lo que un jugador amante de la F1 busca en un título como este es una experiencia que se adapte a sus necesidades. Hay amantes del motor que quieren competir en circuitos digitales como si estuvieran en un entorno de simulación, y es algo que podemos hacer, perfectamente, en el juego.

El sistema de simulación de F1 2020 es tan "adaptable" como el de las dos entregas anteriores, permitiendo definir los parámetros de las carreras para ajustarlos a nuestro nivel. Tenemos la posibilidad de elegir las ayudas en carrera, así como la aplicación de algunas de las normas más importantes, el efecto de los daños en el coche o la transmisión, control de estabilidad y frenada, pero lo mejor es lo bien que sed ajusta la inteligencia artificial de los rivales.

Impresiones  F1 2020

No tenemos un selector de "fácil, medio, difícil, pro", sino una escala numérica que permiten añadir matices entre el modo fácil y profesional. Cuando disputas unas cuantas carreras en medio a nivel 60 y cambias a medio nivel 70, ves que los rivales son un pelín más agresivos en las frenadas y que en línea recta intentan buscar huecos de forma más activa (si tienen un coche para adelantar, claro).

No es un cambio drástico, pero nos permite ir aumentando la dificultad muy poco a poco para conseguir progresar paulatinamente sin frustrarnos por el bofetón que suele significar que la IA pase de medio a alto.

Es un sistema, en mi opinión, acertado, ya que bastante nos vamos a pelear con el DRS, el control de los parámetros del coche (algunos inmutables, como la temperatura, y otros que podemos cambiar, como la mezcla de la gasolina), la entrega de potencia eléctrica, las órdenes del box o las marchas como para enzarzarnos, desde el principio, en una pelea con la IA.

El que busque un acercamiento a la simulación lo va a encontrar y va a disfrutar, muchísimo, en F1 2020. De nuevo, los circuitos mojados son un horror, ya que el coche patina, los rivales también se pasan de frenada y si llevamos la vista subjetiva no vemos absolutamente nada entre el spray del coche que llevamos delante y el maldito halo.

Impresiones  F1 2020

Si la pista está seca, tampoco es fácil: si ponemos un pie fuera de la lona verde y pisamos la arena, durante unos segundos tendremos un neumático sucio con menos adherencia, el calentamiento de los frenos puede ser un problema, debemos vigilar la gasolina y la temperatura de los neumáticos... y todo ello estando atentos para activar el DRS si estamos a un segundo del rival delantero e ir cambiando entre el empuje por combustión y el plus del motor eléctrico para adelantar/evitar ser adelantados.

A nivel de simulación, el juego sabe recompensarnos cuando completamos carreras sin daños graves en el coche, ya que tenemos la sensación de hacer un montón de cosas más allá de acelerar, frenar y dirigir, pero si lo que queremos es una experiencia más relajada, también la podemos conseguir.

Ajustando unos cuantos parámetros, ya tenemos un arcade de F1 como los que encontrábamos hace unas generaciones. Es un juego divertido que, incluso en el modo más arcade, nos hace protagonistas al tener que activar el kers/DRS y al poder seleccionar algunas opciones de simulación, como la mezcla de gasolina, la distribución de frenada o la carga aerodinámica.

Siempre vamos a estar toqueteando botones para cambiar opciones dentro de la carrera, y creedme que es divertidísimo. Ahora bien, aunque la sensación está muy lograda, sigue habiendo margen de mejora, y básicamente se traduce en la inteligencia artificial.

Impresiones  F1 2020

Los pilotos son muy agresivos y muchas veces nos arruinan las carreras. Sí, en la vida real también pasa si llevas detrás a un Verstappen, Magnussen o Grosjean, pero cuando llevamos varias vueltas haciéndolo bien, hemos logrado salir del cuerpo a cuerpo en mitad de la parrilla con un coche que no es de los TOP... nos molesta que se acabe la carrera porque alguien embista por detrás. 

Y sí, como digo, es algo que puede pasar, pero a veces es desconcertante ver que los pilotos siguen trayectorias más o menos lógicas... y otras van sobre raíles, siendo rocas imposibles de apartar. Claro está, no es algo que ocurra en todas las carreras y, desde luego, me he sentido más a gusto que en F1 2018 (y casi igual que en la entrega del año pasado), pero es algo que sigue estando ahí.

Visualmente, sigue la estela del año pasado, con momentos realmente alucinantes

En juegos anuales, es complicado avanzar mucho de un lanzamiento a otro en algunos aspectos, y el visual es uno de ellos. La entrega de 2019 incluyó un nuevo sistema de iluminación que dio una entidad diferente, y más peso, al título, y para comprobar las mejoras de este año... habrá que esperar al análisis de F1 2020.

Impresiones  F1 2020

Y es que, estamos ante una versión preliminar que en todo momento nos indica que es un trabajo en desarrollo, y es algo que notamos en lo que tardan algunas texturas en carga y en alguna que otra animación. Siempre en elementos ajenos a la carrera, curiosamente. En la pista, todo es imponente.

Desde los efectos de polvo en el ambiente al modelado e iluminación de los coches, todo está magníficamente recreado. Los monoplazas están cargados de detalle, la interfaz de usuario se adapta genial ala cámara (por ejemplo, con la vista subjetiva vemos algunos indicadores ,como el DRS o el Kers, en el volante, y no en un display en la esquina inferior derecha de la pantalla, como en otras cámaras) y, en definitiva, la recreación de pista y coches es fantástica.

Cuando llueve, sin embargo, el juego da un salto imponente. Todos los reflejos, tanto en la pista como en los vehículos, están muy bien implementados y, aunque el juego no usa ray tracing, lo cierto es que no se echa de menos.

Los planos que utilizan en los resúmenes y en las tomas antes de la carrera son clavados a los de la retransmisión televisiva, así como los retratos de los pilotos, las fuentes y todos elementos visuales de la competición real. Al final, esa es la ventaja de contar con la licencia, que la FIA y Codemasters trabajan en conjunto para ofrecer una experiencia muy inmersiva.

Impresiones  F1 2020

Nuestras impresiones con F1 2020 no podrían ser más positivas, y aunque quedan algunas cosas que afinar (tanto visuales como la mencionada inteligencia artificial, que veremos si se toca de cara al lanzamiento), podemos volver a hablar de una entrega notable perfecta tanto para los amantes del deporte real como de la conducción digital.

Lo comprobaremos en nuestro análisis, pero las sensaciones al volante son muy buenas y demuestran que Codemasters mima, y conoce a la perfección, esta franquicia. Ir en un F1 no es igual que en un F2, la sensación de cambiar un par de ajustes y pegarte más al suelo es espectcular y la sensación de velocidad en prácticamente todos los circuitos (con la idea de que "te la pegas" en los rápidos como MOnza o Spielberg) es una gozada.

Y además