Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo
Ya tenemos en nuestras manos Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo para Nintendo Switch, el juego que tiene lugar 100 años antes de The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Os contamos qué nos está pareciendo en estas impresiones.

El trabajo en la secuela de The Legend of Zelda: Breath of the Wild va para largo, y en Nintendo saben que los fans de su saga más legendaria estamos ansiosos por degustar algo nuevo, así que han decidido darnos un "aperitivo" en forma de 'musou': Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo.

Tras el primer Hyrule Warriors y Fire Emblem Warriors, Nintendo y Omega Force vuelven a unir fuerzas para llevar una de sus sagas más exitosas al campo de batalla donde un espadazo arrasa con ejércitos enteros. Pero hay un pequeño detalle que hace que La Era del Cataclismo sea un 'musou' muy especial que está en el punto de mira de todos los fans de Zelda: cuenta una historia que tiene lugar 100 años antes de The Legend of Zelda: Breath of the Wild, la obra maestra de Nintendo Switch.

VIDEO

Impresiones de Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo

Pero ya sabéis todo eso. Es más, muchos ya habéis jugado a Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo gracias a la demo que se encuentra disponible en la eShop de Nintendo Switch (y que permite llevar la partida guardada a la versión final; muy útil). Por suerte, nosotros ya tenemos el juego completo y podemos contaros un poco más de lo que ofrece (pero no mucho más, porque algo habrá que dejar para el análisis). ¿Mola jugar con Mipha, Daruk, Revali y Urbosa? ¿Se puede controlar a las Bestias Divinas? Vamos a verlo en nuestras impresiones de Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo para Nintendo Switch.

Ya no hacen espadas como las de antes...

Si habéis jugado a la demo (e incluso si no), sabéis lo que podéis esperar de Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo: un juego de acción explosiva en el que un personaje puede hacer frente a incontables enemigos. El género 'musou' se ha ganado a pulso el apodo de "machacabotones" por su jugabilidad, que invita a pulsar una y otra vez el botón de ataque, intercalando a veces el de ataque fuerte para realizar combos.

La Era del Cataclismo no es diferente en ese aspecto, pero dentro de lo que son los "machacabotones", es el menos "machacabotones" gracias a unas cuantas ideas bastante interesantes que lo alejan de la simpleza... Ideas, la mayoría, heredadas de Breath of the Wild. La más refrescante la encontramos en los módulos: todos los personajes tiene acceso a la Piedra Sheika, la "tableta" que permite utilizar tecnología ancestral, y en concreto a cuatro de los módulos que vimos en Breath of the Wild: las bombas, el paralizador, el imán y el témpano.

Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo

Podemos usarlos en cualquier momento (hay un pequeño tiempo de recarga entre usos), pero es mejor reservarlos para los enemigos grandes. Como suele ser habitual en estos juegos, entre los centenares de enemigos que pueblan la pantalla a veces encontramos enemigos más fuertes, aquellos en los que es posible fijar el objetivo; además de plantear un pequeño reto, estos enemigos utilizan ataques poderosos que debemos contrarrestar usando los módulos: por ejemplo, si cargan hacia nosotros debemos usar el témpano para que se estrellen, y las bombas son capaces de romper la férrea defensa de un escudo.

Hecho esto aparece un indicador de punto débil sobre el enemigo, y si lo golpeamos hasta vaciarlo, podemos realizar un poderoso remate. Otra forma de lograr que aparezca el indicar es esquivando un ataque en el último momento; al hacerlo, el tiempo se ralentiza y podemos golpear a gran velocidad. Si os suena, es porque esta mecánica también está heredada de Breath of the Wild, como también lo está el 'parry' que podemos realizar con el escudo, aunque esto último está reservado únicamente a los personajes que lo portan.

Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo

Más cosas heredadas de Breath of the Wild: se ha mantenido hasta cierto punto el "sistema de leyes lógicas", es decir, que la electricidad se potencia en el agua y sobre superficies metálicas, el fuego se extiende por la hierba... Para ello, contamos con acceso a tres cetros elementales. Además de poder aprovecharlos de cara al entorno, algunos enemigos presentan un tipo elemental concreto. Y si usamos el cetro del elemento opuesto, aparecerá el medidor de punto débil. Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo también incluye un sistema de inventario con las armas de cada personaje, un buen puñado de materiales que sirven para completar encargos y recetas de cocina para potenciar diferentes aspectos antes de un combate. ¡Incluso hay Kologs escondidos en cada nivel!

MicroSD Transcend de 128GB

MicroSD Transcend de 128GB

Esta microSD de 128GB es una de las más baratas de Amazon España. Por capacidad y velocidad es perfecta para Nintendo Switch.

Cómprala al mejor precio

Pero hablemos de los personajes, porque es sin duda lo más interesante. En la demo están disponibles Link, Impa y Zelda, así que no vamos a perder mucho tiempo con ellos... Excepto en el caso de Link. Ya habréis visto que el hyliano se desenvuelve bien con espada y escudo, pero puede usar también otras dos armas: lanzas y mandobles. Y en esencia, esto significa que Link ofrece tres estilos de juego diferentes. Las lanzas permiten realizar ataques veloces y concentrados, mientras que el especial que se realiza al pulsar el botón ZR hace que Link se impulse hacia delante, cubriendo una gran distancia. Están bien si os gusta ese tipo de jugabilidad rápida.

Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo

Los mandobles nos parecen mucho más interesantes: como era de esperar, los ataques son más lentos y poderosos. Aquí el botón ZR se convierte en el ataque sacrificio: si en lugar de pulsar el botón de ataque fuerte en mitad de un combo pulsamos ZR, realizamos una versión más potente de ese ataque que, además, consume algo de salud de Link. Pero podemos recuperar esa salud pulsando ataque fuerte para que Link se lleve algo a la boca. Viene a ser una mecánica de riesgo-recompensa... y un guiño al apetito insaciable del héroe.

Los estilos de juego de Link son un buen ejemplo de algo que nos ha dejado claro Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo en estas primeras horas: todos los personajes son diferentes, y pese a compartir una serie de elementos básicos (ataques, esquivas, etc.), no tiene nada que ver la jugabilidad de uno con la del resto. Si habéis jugado a la demo, sabéis que Zelda usa la Piedra Sheika para atacar y que Impa es, básicamente, Naruto.

Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo

Pero luego tenemos a Mipha, la elegida Zora: es veloz, puede crear unos torbellinos que le permiten teletransportarse y su ataque especial recupera vida. Daruk, como no podía ser de otro modo, es lento y pesado, pero su escudo le confiere protección frente a golpes que la mayoría de personajes no pueden bloquear. Ah, y también puede crear pilares de magma para hacerlos explotar a voluntad. Revali es un capullo. Y por último tenemos a Urbosa, la matriarca Gerudo y domadora del rayo: tiene un escudo (así que puede hacer 'parrys') y cuenta con una barra adicional que indica su carga de electricidad, electricidad que puede "mantener" sobre una zona si machacamos un botón.

Que la jugabilidad con cada uno de ellos sea tan diferente es un gran acierto en esta clase de juegos, porque si todos fuesen demasiado parecidos, no tardaría mucho en caer en la temida repetitividad.

Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo

Dentro de lo que se nos permite cubrir en estas impresiones de Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo, también podemos hablaros de las fases en las que se controla a las bestias divinas, las enormes criaturas ancestrales que juegan un papel muy importante en el Cataclismo. En estas fases la jugabilidad cambia: aparece una retícula en pantalla y debemos disparar a todo lo que se mueva. Como en el caso de los personajes, cada bestia divina tiene ataques únicos que las diferencian. Por ejemplo, Vah Ruta puede fijar a un gran número de enemigos para a continuación lanzar una andanada que acaba con todos de golpe, mientras que con Vah Medoh podemos alternar entre perspectiva aérea y terrestre para cubrir todo el campo de batalla.

La verdad es que son fases verdaderamente espectaculares. Impresiona mucho ver el reino de Hyrule desde las alturas, más todavía cuando hay grupos de miles de enemigos saltando por los aires con cada disparo o golpe. Lo malo es que se trata de niveles cortitos y muy guiados, hasta el punto de que casi parece un shooter sobre raíles.

Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo

El apartado técnico es sin duda el aspecto negativo de Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo. La primera impresión es bastante mala, pues en cuanto nos ponemos a los mandos nos recibe un Hyrule con una resolución bajísima y una tasa de imágenes por segundo que petardea de forma constante. Siempre ha sido la asignatura pendiente en los juegos de Omega Force y, desgraciadamente, La Era del Cataclismo no se salva. 

Y hasta aquí nuestras impresiones de Hyrule Warriors: La Era del Cataclismo. Pese a los problemas técnicos, su jugabilidad nos tiene completamente enganchados; haber combinado los elementos de Breath of the Wild con el estilo 'musou' ha sido todo un acierto. ¿Aguantará el paso de las horas?

Y además