Ir al contenido principal
Lemnis Gate
Reportaje

Lemnis Gate - Impresiones de uno de los juegos multijugador más originales de los últimos años

Jugamos a Lemnis Gate, juego multijugador que mezcla acción en primera persona con mecánicas espaciotemporales para dar lugar a algo verdaderamente único.

2021 bien podría ser bautizado como "el año del bucle temporal". En lo que llevamos, hemos podido ver varios juegos que han hecho uso de esta curiosa mecánica en la que el final es sólo el principio, y en la que cada muerte es un nuevo comienzo: Gnosia, Loop Hero o el reciente Returnal han demostrado que los bucles pueden funcionar sorprendentemente bien, pese a la repetición que entrañan.

Y todavía nos quedan unos cuantos ejemplos más, como Deathloop, el juego de Arkane para PS5 del que os hablamos hace tan solo unos días, Twelve Minutes, la prometedora obra de Luis Antonio, o el que hoy nos ocupa: Lemnis Gate. Pero hay un aspecto clave de este título, desarrollado por el estudio independiente Ratloop Games para PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X|S (disponible desde el día de lanzamiento en Game Pass) y PC, que lo aleja del resto: se trata de un juego puramente multijugador, tanto competitivo como cooperativo

¿Cómo es eso posible? Os estaréis preguntando. Quedaos con nosotros para descubrirlo y para saber por qué nos ha gustado tanto en nuestras impresiones de Lemnis Gate.

Disparos en primera persona por turnos

De base, Lemnis Gate no se diferencia demasiado de cualquier otro hero shooter: Tenemos una serie de personajes entre los que elegir, cada uno con habilidades y armas únicas, pensadas para explotar un estilo de juego concreto.

Lemnis Gate

Sin embargo, y por extraño que parezca, en las partidas nunca llegamos a combatir directamente contra el rival. Vamos a intentar explicarlo a través de uno de los modos de juego más básicos: recolección de Sustancia Gravitatoria. 

Como su nombre indica, el objetivo de este modo es recopilar una sustancia que podemos encontrar en diferentes partes del mapa y llevarla hasta nuestra base. Pongamos que nos toca empezar a nosotros; una vez elegido el personaje con el que vamos a jugar, tenemos 25 segundos para recopilar el mayor número posible de muestras (nunca nos dio tiempo a llevar más de una, ni siquiera con los personajes más veloces). Mientras tanto, el jugador rival puede contemplar toda la acción usando un dron en primera persona. 

Lemnis Gate

Cuando concluyen los 25 segundos, el bucle temporal se reinicia y es el turno del rival. Pero los movimientos que nosotros hemos llevado a cabo -los saltos, los disparos, las muestras que hemos recogido y anotado... en definitiva: TODO- quedan "registrados", lo que significa que cuando el rival elija personaje y empiece a jugar, se encontrará con esa recreación exacta en el campo de batalla

Lo habitual en este caso es que, si en nuestro turno conseguimos anotar un punto, el rival trate por todos los medios de eliminar a nuestro personaje antes de que lo logre y, de paso, anotarse un tanto... Pero nosotros estaremos contemplando toda la acción desde nuestro dron.

Lemnis Gate

Esta fase de observación es CLAVE, pues nos permite conocer los movimientos exactos del rival y empezar a planear una estrategia de cara al siguiente turno. Porque, como ya habréis imaginado, cuando el turno del rival concluye, el bucle temporal vuelve a reiniciarse, pero esta vez sus movimientos habrán quedado registrados también. Es decir, que cuando empezamos a jugar en nuestro segundo turno, vamos a toparnos con la sombra de nuestro primer personaje y la sombra del primer personaje del rival. Y así sucesivamente durante todos los turnos que dura una partida.

Por escrito probablemente suena complicado, pero en la práctica se le acaba cogiendo el truco muy rápido. Tras el "shock" inicial, en cuanto nos quisimos dar cuenta estábamos preparando estrategias, planeando qué personaje era mejor utilizar en cada situación y cómo aprovechar al máximo un turno (no veáis lo que fastidia cometer algún error, como caer al vacío y perder unos valiosos segundos). Esta mecánica convierte a Lemnis Gate en un juego donde la estrategia tiene una importancia similar (o incluso mayor) que la acción

Lemnis Gate

Da muchísimo juego por la cantidad de situaciones que se pueden dar y a las que, si somos inteligentes, se les puede sacar partido para anticiparnos a los movimientos del rival. En el último turno, cuando todas las cartas están jugadas, lo que parecía un simple modo captura la bandera como el de cualquier otro FPS, se ha convertido en una auténtica partida de ajedrez.

Por poner un ejemplo de hasta qué punto se le puede dar la vuelta a una partida, si durante un turno morimos, podemos seguir jugando con normalidad. Esto se debe a que, en el siguiente turno, si somos hábiles, vamos a poder salvar a ese personaje de la muerte, provocando que las acciones que llevamos a cabo tras caer queden reflejadas en la realidad. 

Lemnis Gate

Y como decíamos este es el modo más "básico", porque luego también tenemos modalidades con objetivos distintos, como tratar de destruir una ubicación mientras el rival debe defender (y viceversa). Pero quizás lo más interesante sean los modos 2 contra 2.

Estas partidas acompañados por otro jugador se pueden desarrollar de dos formas: la normal, en la que  cada jugador tiene su turno independiente (primero jugamos nosotros, luego nuestro compañero, luego un rival y luego el siguiente) y la cooperativa. En esta última, ambos jugadores de cada equipo comparten turno, lo que significa que es todavía más importante tener claro lo que debemos hacer. La comunicación es absolutamente esencial para alcanzar la victoria.

En definitiva: Lemnis Gate tiene un potencial GIGANTESCO. Estamos deseando ver de qué es capaz la comunidad cuando se ponga manos a la obra, porque puede ser un auténtico espectáculo contemplar una partida entre jugadores profesionales. Si os ha llamado la atención, marcad en vuestros calendarios verano de 2021, porque es cuando Lemnis Gate llegará a PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X|S y PC.

Y además