Ir al contenido principal
TIO BRUNO TERMINATOR 2
Reportaje

Terminator 2: Skynet se avergonzaría de ella - Historias del Tío Bruno

Esta semana os presentamos dos castañas de dimensiones épicas. Una Famiclon con nombre de taquillazo de Hollywood y la fusión definitiva entre consola portátil y ventilador. Ahí es nada.

Hoy os traemos algo muy especial, que llevaba mucho tiempo reposando como el buen vino, o más bien deberíamos hablar de vinazo peleón. Mr. Quesada, más conocido como “el Conseguidor” se hizo con estas dos consolas hace meses, pero le fuimos dando prioridad a consolas mucho mejores (lo que no era difícil) y castillos con culturistas medievales por lo que fue pasando el tiempo hasta que por fin nos hemos armado de valor para desvelar estas dos creaciones del MAL (así, con mayúsculas).

La idea era empezar con una máquina delirante que ya llamó nuestra atención el año pasado, pero debieron enviarla desde China en poni, así que tardó lo suyo en llegar. Hablamos de la demencial GAME-FAN, la portátil con ventilador incorporado. El problema es que nos la enviaron con menos batería que el DeLorean de Marty McFly, así que la dejamos cargando mientras probábamos el plato fuerte de la jornada: la Terminator 2. ¿Qué no sabéis de qué hablamos? Echad un vistazo al vídeo…

Muchos de vosotros nos pedisteis a través de Twitter que habláramos de Terminator 2, una Famiclon que al parecer fue la reina de las tómbolas hace unos 25 años. Yo solo llegué a conocer la YESS!, la NASA y la MX-Honda, así que imaginad mi sorpresa al descubrir que esta creación de la empresa china Ending-Man tiene su propia entrada en la Wikipedia. En serio, aquí podéis comprobarlo.

Al parecer la Terminator 2 se distribuyó en Rusía, Polonia, Ucrania, Serbia, Croacia, Rumanía, Hungría, India, Pakistán, Irán, Irag, Kenia e Italia. En algunos de estos países goza de un estatus de culto. España no aparece listada, pero también llegó por estos lares, para desconcierto de muchos chavales.

TIO BRUNO TERMINATOR 2

¿Y por qué desconcierto? Terminator 2 es una consola de 8 bits, pero el diseño de la caja está claramente inspirado en el packaging de la Mega Drive 2 japonesa. Incluso le calzaron un logo parecido al de la MD nipona, solo que aquí pone SD (Super Design). Con un par.

Para potenciar aun más el engaño, el reverso de la caja muestra un montón de capturas de juegos de Mega Drive, como Streets of Rage o Castle of Illusion. Juegos que, por supuesto, no funcionarían en esta consola ni en sueños. El timo se extendía al propio diseño de la consola, de color negro y con unas formas que recuerdan sospechosamente a las de Mega Drive 2.

Como podéis imaginar, los acabados de la consola no son para tirar cohetes. En su parte superior luce sin pudor la siguiente frase: “The world’s most popular computer video game system”. Dentro de la caja se acompaña de un par de mandos cutres (con cuatro botones), una pistola óptica, unos auriculares como los que regalan en la RENFE y un cartucho ¡con 9.999.999 juegos! Ni uno más ni uno menos.

Nos maravilló especialmente el folleto que acompaña a la consola, en el que se muestra el catálogo de consolas de dudosa legalidad fabricadas por Ending-Man. En el vídeo podéis ver cómo probamos alguno de los casi 10 millones de juegos que atesora el cartucho. Tal y como sospechábamos, son todos variaciones de un puñado de títulos.

TIO BRUNO TERMINATOR 2

Como era de esperar, el cable RF (de antena) de la Terminator 2 ofrece una "excelente" calidad de imagen y sonido. Pudimos comprobarlo con otros cartuchos Made in China, igual de legítimos que el que acompaña a la consola, y unos cuantos juegos oficiales de Famicom.

Tras experimentar un cuelgue tan brutal como hermoso con el Double Dragon II, decidimos apagar la Terminator 2 antes de que estallara y nos despedimos con la consola portátil que provoca, y a la vez alivia, los sofocos: GAME-FAN.

TIO BRUNO TERMINATOR 2

El único atractivo de esta Famiclon portátil, disponible en vivos colores, es que incorpora en la parte superior un ventilador, lo que te permite jugar con los 500 juegos que lleva en memoria mientras te lanza una agradable brisa hacia la frente. Como consola la GAME-FAN es una auténtica castaña, pero como ventilador portátil tiene su aquel

Puedes estar seguro de que atraerás todas las miradas como te atrevas a sacarla en el Metro. Eso sí, asegúrate antes de cargar bien su batería. El fabricante asegura que dura entre 9 y 10 horas seguidas con el ventilador a todo trapo (y entre 6 y 7 horas jugando), pero no hemos reunido el valor para estar frente a la portátil tanto tiempo. Esperamos que os haya gustado el vídeo y nos veremos el próximo sábado en una nueva entrega, con algo mucho mejor (lo que no será difícil). ¡Cuidaros mucho!

Y además