Ir al contenido principal
TIO BRUNO ASTRO CITY
Reportaje

Unboxing y carrusel de emociones con la Astro City Mini europea - Historias del Tío Bruno

Probamos la Astro City Mini que ha llegado a Europa y la comparamos con el modelo japonés. Aunque en realidad mi verdadero objetivo era jugar al Bonanza Bros. Ahora ya puedo regresar a mi planeta.

A finales del pasado año Sega celebró su 60 aniversario con el lanzamiento de Astro City Mini, una coqueta recreativa a escala 1/6 basada en uno de sus muebles más icónicos. Una auténtica monada que incluía en memoria 37 clásicos de la casa, y que inicialmente no iba a ser distribuida fuera de Japón. Pero a veces, los milagros existen…

Limited Run anunció hace unos meses el lanzamiento de una edición limitada de la Astro City Mini para el mercado norteamericano (cuyas reservas volaron a la velocidad de la luz, claro), pero los segueros europeos nos llevamos el alegrón del año al enterarnos de que la consola también llegaría a Europa, de la mano de los franceses Just for Games. Pues bien, el modelo europeo ya está a la venta en España, la hemos catado y la comparamos con su hermana japonesa en el siguiente vídeo.

El precio de venta recomendado de la Astro City Mini europea es de 159,99 euros, una cifra bastante elevada en comparación a los precios que se manejan actualmente en Japón, pero hay que tener en cuenta el hecho de ahorrarnos las aduanas y el extra, para coleccionistas, de tener la caja con textos “en cristiano”, además de encontrar en su interior instrucciones en varios idiomas, incluyendo el castellano.

Nuestro compañero Alberto Lloret, el hado madrino que ha hecho posible que hayamos podido probar la nueva consola de Sega, ha realizado un minucioso análisis de la Astro City Mini europea que podéis encontrar en este enlace. En su artículo no solo hallaréis un completo repaso a todo lo que ofrece la máquina, sino también una comparativa de las diferencias que ha encontrado entre el modelo europeo y el japonés.

TIO BRUNO ASTRO CITY

En contraste a mis compañeros, potentados todos ellos, esta ha sido la primera oportunidad que he tenido de probar la Astro City Mini y, como temía, me ha enamorado de ella hasta el tuétano. Por su diseño, la calidad de sus componentes y sobre todo porque supone la primera oportunidad de disfrutar de algunos clásicos recreativos de Sega que jamás habían sido adaptados al formato doméstico.

Lo más llamativo, sin duda, es poder jugar con Golden Axe: The Revenge of Death Adder, una deuda que Sega tenía pendiente con todos nosotros desde mediados de los 90, cuando tomaron la inexplicable decisión de adaptar Golden Axe: The Duel a Saturn en detrimento de esta joya creada originalmente para la placa System 32.

TIO BRUNO ASTRO CITY

Siempre he sido fan de la saga de espada y brujería creada por Makoto Uchida, pero no lo voy a negar: para mí el principal interés de la Astro City Mini era jugar, por fin al Bonanza Bros “como Dios manda”, con los gráficos en alta resolución de los que hacía gala la placa System 24. Un elemento que potenciaba la estética CGI de la recreativa original y que solo pudieron disfrutar, en el mercado doméstico, los usuarios del ordenador japonés X68000.

Yo me habría tirado todo el vídeo realizando robos con Robo y Mobo, pero David habría estrellado la consola contra mi cabeza, así que también nos dedicamos a probar otros juegos del catálogo de la Astro City Mini, como Shadow Dancer, otra espinita que me he podido quitar, después de todo el dineral que me dejé en la recreativa y el pequeño chasco que me llevé al comprar el port de Mega Drive y descubrir que era una adaptación bastante libre de la máquina original.

TIO BRUNO ASTRO CITY

Otro de los platos fuertes de la Astro City Mini es poder jugar en casa al espectacular Arabian Fight, el brawler de AM2 lanzado en 1992 que nos impresionó en su día con sus colosales sprites y la aparición de escenas animadas al ejecutar magias y al sumar enemigos a la pelea. Y también supone la primera oportunidad de disfrutar en consola de Dark Edge, otra rareza inédita en consolas.

El catálogo de 37 juegos es apabullante (desde Virtua Fighter a Alien Storm, de Cotton a Cyber Police ESWAT), pero echo en falta muchos clásicos. No incluir OutRun, para añadir Rad Mobile, es de juzgado de guardia. Todos somos conscientes de que Sega ya no tiene la licencia de Ferrari, pero eso no les impidió adaptar el juego a 3DS y Switch (dentro de la línea Sega Ages), licenciar un mueble recreativo para la línea Arcade1UP o incluir la obra maestra de Yu Suzukl en los Yakuza o en la versión para consolas de nuevas de generación de Judgment. En todos esos casos recurrieron al sprite de la versión “bastarda” del Testarossa. ¿Por qué no hicieron aquí lo mismo?

Tampoco entiendo la ausencia de After Burner o Super Hang-On dentro del catálogo, teniendo en cuenta que no les tembló el pulso al incorporar varias entregas de Columns y Puyo Puyo. Habría preferido encontrarme el Dynamite Dux o el Segasonic The Hedgehog (aunque el control con joystick no habría logrado imitar la diversión del trackball del mueble original) antes que el Thunder Force AC (la adaptación recreativa del Thunder Force III de MD), pero supongo que había que amortizar la compra de las IP de Technosoft.

Pero, sinceramente, a estas alturas de la vida jamás habría imaginado tener la posibilidad de disfrutar con tantas recreativas inéditas en consola, y mucho menos poder comprar la Astro City Mini en Europa después de la pinta a exclusiva japonesa que tenía a finales del pasado año. Así que bienvenida sea. No creo que en esta vida pueda pagar la pequeña fortuna que cuesta el arcade stick (179 euros), pero la consola caerá fijo, al igual que el simpático y robusto pad (39,99 euros) que Just for Games también ha traído a España.

TIO BRUNO ASTRO CITY

Espero que os haya gustado el vídeo, que os hagáis con la Astro City Mini en cuanto tengáis la oportunidad (ese Bonanza Bros merece el esfuerzo) y nos veremos la próxima semana en una nueva entrega, en la que David volverá a soportar mis chorradas mientras Mr Quesada sigue tostándose el pecho en su yate. ¡Cuidaros mucho!

Y además