Probamos DualSense Edge, el nuevo mando oficial, muy pro (y muy caro) para PS5

El nuevo mando pro para PS5, DualSense Edge, permite personalizar tu experiencia al máximo mientras mantiene la comodidad del mando original. En este vídeo os contamos qué novedades aporta y por qué su precio no está al alcance de todo el mundo.

En plena campaña navideña, el objetivo de muchos de los jugones es hacerse con una nueva consola y no cabe duda de que PS5 es uno de los mayores objetos de deseo ahora mismo. Sin embargo, Sony ya está pensando más allá y prepara el desembarco, en enero de 2023, de DualSense Edge, una versión muy top del mando de la consola.

Presentado en agosto de 2022, DualSense Edge quiere apelar al jugador más profesional, ese que dedica horas y horas a esta actividad o que incluso hace de ello su forma de vida como competidor de e-Sports.

Por ello, DualSense Edge tiene una estructura muy parecida a la del DualSense "tradicional", pero con una naturaleza más modular y personalizable: es posible extraer por completo los dos módulos de sticks, intercambiar sus "setas", ajustar el recorrido o la zona muerta de los gatillos o remapear la función de cada uno de los botones, directamente desde la interfaz de PlayStation.

Lo sorprendente es que, a pesar de que tenga tantos extras (hay dos botones de Función en la parte inferior y podemos colocar dos palancas o botones extra en ña parte trasera), el nuevo mando de PS5 tiene un tacto prácticamente idéntico al del original y la sensación de estabilidad es total aunque, eso sí, pesa un poco más.

Como suele ser habitual con este tipo de mandos Pro (hace poco os hablábamos del Xbox Elite Series 2 Core), el conjunto suele venir acompañado de una funda, en este caso rígida, en la que se incluyen el cable de carga, un pequeño módulo para evitar tirones en el mismo y las variantes de los sticks y los botones traseros, para que los coloquemos como prefiramos.

Además, es posible dejar el mando en la funda y, gracias a la "trampilla" trasera, cargarlo mientras está protegido. El conjunto de lo que se incluye, así como su uso y su ergonomía, son de lo más cómodo que hemos visto en un mando de este tipo... y ya llevamos unos cuantos a nuestras espaldas.

Como os comentamos en el vídeo que encabeza este contenido, quizá la única pega (además de un precio no apto para todos los bolsillos) es ese botón de "release" con el que levantar el frontal del mando, que es demasiado pequeño y por ello cuesta deslizarlo.

El resto es una verdadera delicia y hace que la experiencia de juego, especialmente con shooters o juegos de velocidad, sea una gozada con DualSense Edge. Sí, habrá quien vea un disparate pagar el precio de 239,99 euros por un mando que cuesta casi como una consola, pero si te lo puedes permitir y le vas a sacar partido, el 26 de enero tendrás una experiencia "edge-celente".

Y además