Xbox Velocity

Si alguna vez has escuchado que las consolas de la actual generación tienen cargas ultra rápidas con las que el PC no cuenta, es posible que tengan razón, pero no por mucho tiempo. En este artículo te contamos todo sobre Xbox Velocity y por qué es tan importante en PC gracias a DirectStorage.

Tiempos de carga prácticamente inexistentes, discos SSD que aumentan la potencia gráfica con un sistema exclusivo para cada consola... Son muchas las cosas que se han dicho de la última generación. No todas ciertas, al menos en parte. En ese sentido Xbox Velocity es una tecnología de Xbox Series X|S que ha sorprendido a muchos.

Con ella, se han conseguido eliminar prácticamente los tiempos de carga, algo que se reducirá todavía más con el paso del tiempo y el desarrollo de la arquitectura Xbox Velocity. Con un ecosistema tan centrado en PC como es Windows 10 y Windows 11 de Microsoft, tan solo era cuestión de tiempo que algo así llegara a PC.

VIDEO

DOOM Eternal - Tráiler Xbox Series X

DirectStorage es una tecnología que va a ofrecer un salto de calidad en los juegos de PC y que, una vez implementada por los desarrolladores, va a despedir a los tiempos de carga y mejorar el rendimiento.

Esto es lo más importante de Xbox Velocity que tienes que saber:

¿Qué es Xbox Velocity?

Haciendo un gran resumen e intentando no ser demasiado técnico, Xbox Velocity es la tecnología implementada por Microsoft en las consolas de Xbox Series X y Xbox Series S para optimizar al máximo la forma en la que cargan los juegos y la comunicación entre los distintos componentes. De esta manera, no solo se eliminan los cuellos de botella sino que se ahorran intermediarios.

El principal problema actual es que, cuando la GPU necesita cualquier información de un juego, como es por ejemplo la carga de una textura, toda esta información tiene que ser transportada por la CPU, pasando la información del disco de almacenamiento a la memoria y de ahí a la gráfica (como dijimos antes, es un resumen no técnico).

Con esta nueva tecnología, la CPU prácticamente no interviene, haciendo que el intercambio de información sea prácticamente instantáneo entre SSD y GPU. ¿Esto en qué se resume? Pues en tiempos de carga prácticamente inexistentes, una mejor optimización de los recursos y, por consiguiente, una mejora en su uso que repercutirá en un mayor rendimiento.

VIDEO

Unboxing de Xbox Series X - ¡Así es la consola más potente!

Por seguir con nuestro pequeño ejemplo de las texturas, algo muy común en los videojuegos es el popping o aparición repentina de las texturas. Esto ocurre cuando la GPU no recibe a tiempo la información de las texturas y tarda en cargarlas en consecuencia, aunque el jugador ya haya llegado a la zona.

Con esta nueva tecnología, se realiza una optimización en estas cargas ya que destina recursos a medida que el jugador se acerca. De esta manera, si la GPU detecta que el jugador comienza a estar lo suficientemente cerca como para que vea una textura con más definición, la carga será instantánea y el jugador no se dará cuenta.

¿En qué se traduce esto? En que el sistema cargará solamente lo estrictamente necesario según la perspectiva del jugador, lo que va a liberar muchos recursos. Posiblemente te hayas fijado que un juego puede "rascar" o tener bajadas de FPS cuando sale de una zona cerrada a una abierta. Es precisamente por esto: tiene que cargar todo de golpe y hace que el rendimiento baje.

¿Qué es DirectStorage?

Esta nueva función que se encuentra en DirectX 12 es la encargada de optimizar nuestro SSD NVMe en los PCs para que podamos disfrutar de todas estas cargas instantáneas y que no sean exclusivas de las consolas.

Sin el uso prácticamente de la CPU, la información pasará de nuestro SSD a la RAM del PC y de ahí a la GPU, la cual procesará la información prácticamente al instante. Mejoras de rendimiento y cargas casi instantáneas son algunos de los efectos que podremos ver en el futuro de los juegos, ya que esta herramienta ya se encuentra a disposición de los desarrolladores.

VIDEO

Windows 11 - Tráiler Xbox Game Pass

Sin embargo, no es algo que vamos a poder aplicar a todos los títulos que salgan a partir de ahora. Es una tecnología que cada estudio tiene que aplicar y no todos van a destinar los mismos recursos por lo que tendremos que ser pacientes.

Eso sí, ten en cuenta que para poder aprovecharte de ella vas a necesitar un PC más o menos moderno. Los requisitos mínimos se centran en un SSD NVMe con PCIe 3.0 o superior (recomendado 4.0), 1 TB de capacidad mínimo y una tarjeta gráfica compatible con DirectX 12 Ultimate (Nvidia Serie 20 o superior, AMD RDNA 2 o superior).

¿Windows 10 o Windows 11?

DirectStorage no va a ser una tecnología exclusiva de Windows 11, a pesar de que Microsoft se ha encargado, por activa y por pasiva, de repetir que este sistema operativo va a ser su buque insignia del gaming en PC. Windows 10 también es compatible con ella, pero lo hará de manera menos nativa.

Por buscar un ejemplo fácil, se nos ocurre lo que pasaba con la tecnología de Nvidia, el Ray Tracing. Cuando nació con la familia GTX Serie 10, era perfectamente compatible con las gráficas más potentes, pero el sistema mejoró mucho cuando se lanzó las RTX Serie 20 y todavía más con las RTX Serie 30 y con la reciente Serie 40.

Windows 11 Xbox

Esto se debe a que esas generaciones de tarjetas gráficas realizaban el trabajo de manera nativa, estando desarrolladas específicamente para el Ray Tracing. Pues con DirectStorage, Windows 10 y Windows 11 pasa más o menos lo mismo. Windows 10 es compatible y capaz de realizar el trabajo, pero el 11 está más preparado para esta tarea y ofrecerá un mejor rendimiento con menos recursos.

Un nuevo salto generacional en PC

Una nueva generación de consolas siempre tiene cosas buenas para todas las plataformas, y el PC no es una excepción. Una de de estas que tenemos gracias a PS5 y Xbox Series X|S es que se ha dado un salto de calidad gracias a los discos SSD, algo que se venía demandando desde hacía mucho pero que, como en consola no se utilizaban, no era el momento adecuado.

De esta manera, ahora podemos mirar con otros ojos al futuro de los videojuegos en PC, un ecosistema donde los SSDs se utilizaban desde hace tiempo para cargar programas más rápido, sistemas operativos con unos inicios cortísimos, pero poco más.

Xbox Velocity y DirectStorage son, sin lugar a duda, unas de las arquitecturas que más nos llamarán la atención en PC en el futuro próximo, donde esperamos que por fin se terminen los molestos tiempos de cargas, los fallos gráficos y la optimización máxima de los discos SSD. Y todo ello gracias a Microsoft y Xbox Series X|S.

Y además

Doom Eternal

Plataformas:

Nintendo Switch, PC, PS4, Xbox One

Lanzamiento: