Burnout Paradise Remastered review
Análisis

Análisis Burnout Paradise Remastered para Nintendo Switch - El paraíso está ahora en cualquier parte

Por Alberto Lloret

Versión comentada: Nintendo Switch

Con nuestro análisis de Burnout Paradise Remastered para Nintendo Switch vas a saber si estamos ante un port que merece la pena, o si los sacrificios son tan grandes como para descartarlo. Ponte el cinturón, pisa a fondo el acelerador y prepárate: ¿merece la pena el arcade de Criterion en Nintendo Switch?

Lanzado originalmente en 2008 para PS3 y Xbox 360, Burnout Paradise pronto se convirtió en un juego de velocidad muy especial, al soltarnos en un mundo abierto y dejarnos total libertad para hacer lo que quisiéramos, ya fuera explorar la ciudad, participar en eventos de todo tipo (incluidos los Takedown que elevaron la fórmula de Burnout a la máxima potencia)...

Y ahora, 12 años después de su debut, volvemos a Paradise City para realizar el análisis de Burnout Paradise Remastered para Nintendo Switch. La base de este port es la versión remasterizada que se lanzó en 2018 para PS4 y Xbox One, y de la que dimos cuenta en nuestro análisis de la versión de PS4. Por eso, en este análisis de la versión de Switch vamos a dar muchas cosas por sentadas, porque en el análisis que acabamos de mencionar, están todos los datos clave y el juego es el mismo.

Como hemos dicho es un arcade de velocidad que nos suelta en un mapa, abierto por completo desde el principio, para que lo recorramos y descubramos a nuestro ritmo, como queramos. Puedes entretenerte en batir el récord de velocidad de todas las calles; puedes ir buscando los semáforos nos permiten acceder a carreras de todo tipo, desde vueltas rápidas a carreras contra uno o más coches, las mencionadas pruebas de Takedown (debiendo conseguir un mínimo de colisiones de los coches rivales), lograr récords de puntuación realizando piruetas...

Burnout Paradise Remastered Nintendo Switch review

Por si los eventos de competición no fueran suficientes, también hay mucho que ver y hacer en Burnout Paradise Remastered fuera de las carreras, desde destruir carteles de anuncios, a una serie de atajos y caminos cerrados a descubrir realizar saltos únicos... vamos, que es de todo, menos una ciudad vacía (aunque no verás ni un solo peatón).

Del mismo modo hay más de 100 coches a desbloquear, algunos disponibles desde el principio, y de categorías de todo tipo, desde coches de juguete a coches de policía, mientras que otros los conseguiremos cuando los veamos por la carretera y los "abatamos"...

Burnout Paradise Remastered Nintendo Switch review

Dicho esto, Burnout Paradise Remastered en Nintendo Switch es exactamente el mismo juego, e incluye todos los packs y expansiones, tanto los gratuitos como los de pago, por lo que no faltan las motos, paquetes de coches o el más importante de todos, la isla Big Surf Island, que introducía un escenario adicional repleto de nuevas pruebas. Retiene su impresionante banda sonora intacta, repleta de temazos de todos los géneros, desde el "I Wanna Rock" de Twisted Sisters al pegajoso "Girlfriend" de Avril Lavigne, sin olvidar "Paradise City" de Guns'n Roses.

El cuidado doblaje al castellano también está aquí, como los detallados sonidos de los motores, derrapes, colisiones... todo ha dado el salto de Nintendo Switch, por lo que desde el punto de vista contenido, es exactamente el mismo juego. La única novedad es que podemos usar la pantalla táctil para hacer zoom en el mapa. El resto, idéntico. Ahora viene la pregunta del millón: ¿incluido el apartado técnico? Pues en su gran mayoría, sí.

Al ser un vertiginoso juego de velocidad, la clave aquí es la fluidez y la velocidad, y ambas están aquí intactas, logrando que Burnout Paradise Remastered se mantenga siempre estable la tasa de los 60 fps en Nintendo Switch, lo cual es ya un logro para un hardware más limitado, en términos de poder de computación, que PS4 y Xbox One. Sin duda un gran logro de Stellar Entertainment, el estudio que ha realizado el port y que está compuesto por ex-miembros de Criterion. 

Dicho esto, Burnout Paradise Remastered en Nintendo Switch corre a 720p en modo portátil, y 900p en modo dock. ¿Se nota? Pues como dijimos en los análisis de BioShock The Collection, depende de cómo lo juegues. En modo portátil es donde muestra su mejor cara y donde algunos fallos son menos apreciables. Cuanto más grande la pantalla o con mejor resolución, más se le notan las costuras.

Burnout Paradise Remastered Nintendo Switch review

Estas costuras son detalles de todo tipo: texturas que no tienen la misma resolución que en PS4 o One (al ir a toda velocidad se nota menos), algún que otro elemento que aparece de manera brusca en pantalla, o cierto efecto de desenfoque que afea un poco el resultado en algunos momentos. No es nada grave y es perfectamente jugable, pero son "cositas" que están ahí, y que se notan infinitamente más si juegas en una tele de 50 pulgadas. Pero, como decimos, nada de esto afecta a la experiencia, que es igual de disfrutable y como hemos dicho manteniendo siempre la fluidez al máximo.

Eso sí, a diferencia del resto de versiones, el port de Burnout Paradise Remastered en Nintendo Switch tiene un par de problemas específicos, que suponemos, al menos en un caso, podrán ser solucionados o mitigados vía actualización. Nos referimos a un problema que está relacionado con la iluminación: al conducir al atardecer o de noche, la luz, incluso la que emana de nuestros faros (si no están destruidos) resulta realmente escasa, lo que afecta directamente a nuestra visibilidad y conducción. ¿Es grave? No, porque puedes correr solo de día... pero es algo que debía haber estado corregido de lanzamiento.

Esta escasez de potencia en la iluminación noctura también se nota, por ejemplo, en los carteles de neón, que son menos vistosos que en las otras versiones... El otro lunar son los tiempos de carga al cambiar de vehículo en los desguaces. No son nada muy largos o eternos, pero se nota que necesita algún segundo más cargar el coche que no estaba en las otras versiones... o no al menos de manera tan pronunciada.

Pero como decíamos, a excepción de la iluminación, nada de esto realmente afecta a la jugabilidad, que sigue siendo exquisita. El control sigue siendo tremendamente asequible, incluso jugando con los Joy-Con (a los que a menudo se tacha de poco precisos o con poco recorrido), y en poco tiempo le pillarás el truco a los derrapes, las características de cada vehículo (algunos nos permiten usar el turno nada más rellenar un poco la barra, otros no tienen turbo...), etc.

También incluye sus modos multijugador para hasta 8 jugadores, ya sea online o en modo local, lo que sin duda es también un aliciente para picarte con los récords que establezcan otros jugadores en cada calle o en cada prueba, aparte de poder hacer el loco y competir con amigos. 

Y ahora viene lo complicado: ¿cómo valorar un juego como Burnout Paradise Remastered en Nintendo Switch? El precio de salida es más del doble de lo que cuestan las versiones de PS4 y One, que además se mueven a 4K. Pero, por otra parte, en la híbrida de Nintendo se mueve a 60 fps constantes, siendo la única forma de poder disfrutar del juego en modo portátil en cualquier parte, algo que para muchos jugadores, incluido yo, cada vez es más importante e incluso un factor de compra decisivo (bien por circunstancias personales, bien por preferencia a jugar en una portátil...).

Burnout Paradise Remastered Nintendo Switch review

Además, Burnout Paradise Remastered en Nintendo Switch ocupa 3,9 Gigas, un tamaño "manejable" que no te quitará demasiado espacio ni en el almacenamiento interno, ni en una microSD. Cabe destacar, además, que no se ha ultracomprimido ni la banda sonora, ni los efectos ni nada... y todo suena limpio y cristalino, y es especialmente evidente al jugar con unos buenos auriculares.

Dicho esto, yo lo tengo claro: disfruté el juego en su lanzamiento original en 2008, lo disfruté 10 años después en Xbox One X, y ahora lo disfrutaré de nuevo en modo portátil en Switch, Para mi sigue siendo un arcade único, que a pesar de los años, sigue teniendo una parcela audiovisual muy potente (aun con los defectos que hemos comentado) y que me sigue divirtiendo como pocos arcades.

Por eso, a poco que quieras volver a disfrutarlo en partidas cortas y/o en cualquier lugar, o sencillamente no lo hayas jugado en su día y te apetezca probar uno de los mejores, sino el mejor, juego de velocidad en Nintendo Switch, Burnout Paradise Remastered es una cita ineludible. Para el resto, probablemente será mejor opción las versiones de PS4 y Xbox One, tanto por precio como por potencia bruta... pero no podréis sacarlo a la calle y llevároslo este verano de vacaciones. Sea cual sea tu elección, el port de Nintendo Switch es bastante meritorio: retiene su explosiva jugabilidad intacta y traslada con acierto lo más difícil, la sensación de velocidad, el control y su espectáculo visual, virtudes que lo han convertido en todo un clásico del género de la velocidad.

Valoración

Burnout Paradise Remastered es uno de los mejores arcades de velocidad de Switch. Aunque se aprecian recortes respecto a PS4 y One, su frenética experiencia se mantiene intacta, con un gran control, mejor sensación de velocidad y los imprescindibles 60 frames por segundo. Por eso, ya sea para revivirlo o descubrirlo, es un gran port... aunque caro.

Hobby

79

Bueno

Lo mejor

Los 60 fps, en modo portátil y sobremesa. La sensación de velocidad. Sigue siendo uno de los mejores arcades de velocidad. Todo el contenido.

Lo peor

El precio. Ciertos fallos técnicos, como muy reducida iluminación al conducir de noche. Se notan algo algunos recortes visuales.

Y además