Crackdown 3
Análisis

Análisis de Crackdown 3, la aventura de acción para Xbox One y PC

Por Daniel Quesada

¡Es la hora de repartir JUSTICIA a base de plomo! Crackdown 3 termina su largo desarrollo y por fin lo tenemos en Xbox One y PC. En este análisis de Crackdown 3 os explicamos lo que implica convertirse en Agente y disfrutar de un "tranquilo día de trabajo" entre explosiones apocalípticas y cientos de tiros dirigidos a nosotros.

¡Por fin volvemos a la acción, Agente! Después de 9 añitos de espera, Crackdown 3 llega a Xbox One y PC para desatar su explosiva furia. La gestación del proyecto se ha ido retrasando y modificando con el paso de los años, pero nos satisface comprobar que todo lo divertido de los juegos originales (especialmente del primero) se mantiene intacto. Esta vez, la acción nos lleva a la ciudad de New Providence, donde una corporación llamada TerraNova mantiene el control y el miedo sobre la población. Cuando los tipos duros de la Agencia llegan para frenarla, su nave es atacada. Solo nuestro agente sobrevive, pero a cambio de empezar desde cero en el control de sus poderes.

Consigue el cómic de Crackdown

Así, en Crackdown 3, tenemos que elegir la personalidad de nuestro agente y mejorar sus atributos (agilidad, puntería, fuerza, conducción y explosivos) a base de cumplir las acciones correspondientes. Si golpeamos cuerpo a cuerpo a los enemigos, estos soltarán orbes de fuerza al morir, que iremos acumulando. Si los matamos a tiros, soltarán orbes de puntería... Los únicos orbes que están en puntos concretos son los de agilidad (lógicamente, tendremos que saltar mucho para llegar a ellos) y los ocultos, que nos dan un pequeño bonus para todos nuestros atributos. Cada vez que acumulemos 100 puntos para cada atributo, subiremos de nivel y ganaremos alguna habilidad extra, como ejecutar un doble salto, por ejemplo. A ello, hay que añadir que con cada enemigo muerto recuperamos un poco de escudo que hubiéramos perdido en combate.

Skills for kills

Así, Crackdown 3 vuelve a hacer hincapié en la recompensa constante. Cada pequeña acción, cada enemigo que mates, viene acompañada de una mejora sutil, aunque sea solo en la salud. Así, casi sin que nos demos cuenta, nos iremos volviendo más y más fuertes, hasta que de repente nos veamos dando saltos tan altos como un edificio mientras generamos explosiones, aniquilamos rivales y recibimos balazos como el que recibe cosquillas.

Todo esto se hace con un planteamiento de aventura de desarrollo abierto, de tal forma que podemos elegir el orden en el que abordamos las diferentes misiones. Básicamente, la ciudad está controlada por 8 lugartenientes (además de la presidenta de Terranova), cada uno de los cuales tiene una serie de bases distribuidas por la misma. Hay un encargado de los deshechos tóxicos, otro encargado de la seguridad... Así, por ejemplo, para hacer que salga a la luz el encargado del monorraíl (en este caso, es una inteligencia artificial llamada ROXY), tenemos que invadir y neutralizar todas las estaciones de la línea. Para el encargado de la seguridad, tocará invadir las comisarías...

Crackdown 3

Cada una de estas bases tiene una dinámica ligeramente diferente, pero por lo general, todo se basa en disparar mucho, destruir objetos clave, aniquilar a los enemigos y, de vez en cuando, activar algún que otro panel. Una vez todos los recursos de un lugarteniente caigan, este saldrá a la luz para enfrentarse a nosotros, pero normalmente nos toca primero invadir y escalar la fortaleza donde se encuentre.

Conoce los mejores juegos de acción para Xbox One, PS4, Switch y PC

Además de estas misiones principales, hay muchos otros retos secundarios, más allá de repatearnos la ciudad en pos de los orbes de agilidad. Por ejemplo, tenemos recorridos que hemos de superar contra reloj, torres de propaganda para escalar, puestos de licor para destruir o circuitos para superar a toda velocidad con nuestro coche transformable de la agencia.

Y es que, por supuesto, en este juego de acción no solo podemos ir a pie, sino también conducir cualquiera de los vehículos que encontremos por la ciudad. Al igual que sucede con las armas (ametralladoras, cañones, lanzacohetes y todo lo que se os ocurra), en cuanto entramos en contacto con un vehículo, este pasa a estar disponible en nuestra base. Toda la ciudad está llena de pequeñas bases que, una vez conquistadas, nos permiten cambiar de arma, vehículo o agente (todos mantienen la experiencia acumulada, pero cada uno tiene un bonus de experiencia ganada en según qué atributos), así como efectuar viajes rápidos desde nuestro mapa. En cuanto a las armas, siempre podemos llevar 3 y un tipo de granada. ¡No os preocupéis por quedaros sin balas! Hay puntos de recarga en muchos sitios del mapa.

Crackdown 3

Cuack, cuack, motherduckers!

Al final, el conjunto de todas estas tareas no llega a ser tan variado como el de aventuras tipo Red Dead Redemption 2 o Assassin's Creed Odyssey, pero desde luego la acción nunca se detiene. El nuevo Crackdown 3 es un constante festival de explosiones, enemigos saltando por los aires y coches siendo arrojados, en un desarrollo tan loco como divertido. Y es que el sentido del humor vuelve a ser una seña de identidad del juego. Terry Crews, el actor y exjugador de fútbol americano, pone cara y voz a Jaxon, uno de los miembros de la Agencia, que nos lanza arengas de lo más flipadas. Y, por supuesto, regresa el Jefe dándonos órdenes y elogiando nuestras acciones cada dos por tres, con mensajes como "balas calientes, buenas para la justicia, malas para tu salud".

Crackdown 3

Como se solía decir antes, Crackdown 3 es una "americanada", pero en el sentido más divertido y loco del concepto. Mola dejarse llevar por esa vorágine destructiva. Aunque al principio, podemos perdernos un poco con tanto elemento en movimiento y tanta indicación en pantalla, al cabo de un tiempo sabremos movernos como pez en el agua. Pista: fijaos siempre en las indicaciones naranjas en pantalla, que son las fundamentales.

El controvertido acabado gráfico

Desde que han comenzado a verse vídeos de la versión final de Crackdown 3, muchos usuarios se han quejado del apartado gráfico del juego. Ya sabíamos que iba a tener aspecto cel-shading (es decir, como de dibujos animados), al igual que las entregas previas, pero es cierto que el nivel de detalle es bastante limitado, especialmente si lo comparamos con otras aventuras de mundo abierto como las que hemos comentado antes. Ni los modelos, ni los efectos de luces y sombras ni el detalle general parecen estar a la altura, sobre todo si quisiéramos utilizarlo como una "demostración de fuerza" de Xbox One X, donde tampoco llega a sorprender, si bien en esa consola es posible jugar en 4K nativos.

Crackdown 3

Estamos de acuerdo en eso, pero es igualmente cierto que la fluidez de las partidas es total. Como decíamos antes, hay momentos en los que estamos absolutamente rodeados de explosiones, disparos y enemigos, a la vez que corremos de aquí para allá y giramos la cámara y en ningún momento se resiente la fluidez. Eso, en un juego de este tipo, es muy importante. También hay que destacar que el juego luce mejor, gracias a la destrucción del torno (algo que no se da en la aventura principal) dentro del modo Zona de Demolición, del que hablaremos en breve.

En cuanto al sonido, es una pena que las voces se hayan quedado solo en inglés, con subtítulos en castellano. Por un lado, porque las voces del jefe e incluso los gritos de desesperación de los enemigos al ser masacrados son muy divertidos y, si no estamos puestos en inglés, nos los perderemos, porque es imposible pegar tiros sin parar y leer los subtítulos a la vez. Por supuesto, en un juego tan "ligero" en su planteamiento como este, no es imprescindible leer o escuchar todo lo que se nos cuenta, pero mejora mucho la experiencia. ¿Recordáis la mítica voz de Ramón Langa en Crackdown 2? ¡Cuánto ha llovido!

Justicia para todos

El modo principal de Crackdown 3 se puede superar en unas 15 ó 20 horas, dependiendo de lo que os "entretengáis" con tareas secundarias o mejorando los atributos del personaje. En cada misión, podemos ver un "índice de supervivencia" para saber si es probable que vayamos a morir y, por tanto, si deberíamos mejorar más antes de lanzarnos a ello. En general, todo está mejor organizado que en entregas previas y se nos narra también de forma más clara quién es cada enemigo (con escenas a base de siluetas estáticas y pequeñas animaciones), por lo que es más sencillo orientarse.

Crackdown 3

Pero eso no es todo lo que se nos ofrece. Por un lado, hay 4 niveles de dificultad (los dos más altos suponen un reto importante). Por otro, podemos exportar el perfil de nuestro agente mejorado y crear nuevas partidas con él, para que el avance sea mucho más rápido en ellas. Además, tenemos dos opciones extra: jugar en cooperativo la campaña o entrar en el modo aparte, llamado Zona de demolición.

En cuanto al cooperativo, esta vez solo podemos tener dos jugadores online simultáneos (a pesar de que en un principio se anunció que serían 4), pero aún así es una experiencia que hay que probar. Sin duda, lo más destacable es la Zona de demolición, un modo aparte con escenarios específicos, que nos permite enfrentarnos a equipos de 5 contra 5 en batallas por conseguir el mayor número de chapas de los enemigos caídos, dentro de la opción Caza-agentes. También podemos disputar una opción de Territorios en la que hay conquistar zonas por delante de los rivales. Lo más interesante de Zona de demolición es que prácticamente todo el escenario se puede destruir a base de explosiones, desde pequeños parapetos hasta edificios enteros, algo que se ha hecho posible gracias a la tecnología Microsoft Azure, que ofrece computación en la nube para dar pie a más potencia de procesado de lo que podría hacer nuestra consola por sí sola. ¡Sí, el juego en la nube es real!

Con ello, estas partidas se llenan de edificios derrumbándose, zonas cambiando de altura y escombros por doquier, lo que hace que no haya un lugar seguro y tengamos que cambiar nuestra estrategia constantemente. Por ahora, solo hemos podido probarlo en sesiones de juego especiales para prensa (con los dos modos citados y un par de mapas), así que falta ver cómo "aguanta" el juego cuando todo el planeta esté conectado, pero conociendo la robustez de las infraestructuras de Microsoft, no debería haber ningún problema. ¡Ah! Y para rematar, el juego es Xbox Play Anywhere, así que podéis comprarlo en Xbox One y jugarlo también en PC o viceversa, algo que siempre se agradece. Y ojo, que también va a estar en Xbox Game Pass desde el día 1.

Así las cosas, Crackdown 3 ha conseguido convencernos gracias a un desarrollo intenso, cómico (para bien) por momentos y divertido, que es de lo que se trata. Desde luego, no supone la revolución técnica que nos hubiera gustado y necesitaría algo más de contenido para estar en el Olimpo de los juegos de aventura, pero si lo pruebas, volverás a soñar con orbes verdes flotantes y aniquilaciones extracrujientes.

Valoración

Mantiene todo lo que hizo divertida a la franquicia: acción desenfrenada y un sistema de progresión tremendamente atractivo. No será un vendeconsolas ni acaba de estar a la altura gráficamente, pero os dará unas partidas extracrujientes.

Hobby

84

Muy bueno

Lo mejor

Que mejores sin parar a tu personaje hace que no quieras dejar el mando nunca. El modo Zona de demolición y una progresión más ordenada de la historia

Lo peor

Gráficamente está bastante anticuado. No ofrece una variedad de misiones tan completa como otros juegos del género.