F1 2020
Análisis

Análisis de F1 2020 para PS4, Xbox One, PC y Stadia

Por Rafael Aznar

Versión comentada: PS4

El análisis de F1 2020 llega a nuestro circuito particular sólo un día después del inicio del Mundial de Fórmula 1. Codemasters ha preparado un simcade que, pese a no tener innovaciones rompedoras, reaprovecha la velocidad de sus predecesores y se convierte en uno de los juegos más completos de la historia del ‘Gran Circo’.

Las circunstancias motivadas por la covid-19 han hecho que F1 2020 sea, seguramente, el juego de Fórmula 1 más particular de cuantos ha lanzado Codemasters en la última década. Este año, la compañía británica decidió adelantarse a sus plazos habituales y, en vez de lanzar el juego a finales de verano o principios de otoño, hacerlo el 10 de julio. Al mismo tiempo, el virus pospuso la disputa del Mundial, que debía empezar en marzo y no lo hizo finalmente hasta ayer. Así, el juego se lanza sólo cinco días después del inicio del certamen, a diferencia de otras temporadas, en las que se puso a la venta cuando ya se llevaba disputado más de medio campeonato.

Otra peculiaridad es que el juego permite vivir carreras que, en la realidad, se han tenido que cancelar, pues están incluidos los veintidós grandes premios que iban a integrar el calendario original. Por tanto, están presentes los circuitos de Hanói y Zandvoort, que debían hacer su debut este año. Gracias al juego, podemos recorrer el nuevo y ratonero trazado ubicado en las calles de la ciudad vietnamita, así como la remodelada pista holandesa, muy de la vieja escuela con sus vertiginosos peraltes.

La temporada 2020 y el legado de Schumacher

F1 2020 cuenta con la licencia de la temporada que acaba de arrancar, así que están disponibles las diez escuderías y los veinte pilotos. Eso sí, debido a los cambios de última hora, no están actualizadas aún las decoraciones de los Mercedes y los Williams. Hay que recordar que los coches alemanes han tornado de plateado a negro para concienciar en la lucha contra el racismo, mientras que los ingleses perdieron al que iba a ser su principal patrocinador, Rokit. También está disponible la Fórmula 2, con los pilotos y los equipos de 2019, aunque está previsto añadir los de 2020 más adelante.

F1 2020

Los coches clásicos repiten presencia. Quienes adquieran la edición estándar del juego (que lleva el subtítulo de Seventy Edition, en homenaje al 70º aniversario del campeonato) podrán conducir dieciséis monoplazas, desde el McLaren de 1988 hasta el Ferrari de 2010, pasando por el Williams de 1992 o el Renault de 2006. Adicionalmente, quienes compren la edición deluxe (dedicada a Michael Schumacher), que cuesta 10 euros más, podrán conducir cuatro de los bólidos que pilotó el Káiser: el Jordan de 1991, el Ferrari de 2000 y los Benetton de 1994 y 1995.

Los que seguimos el ‘Gran Circo’ desde hace décadas agradecemos ese contenido, pero, un año más, lo notamos algo cojo. Particularmente, echamos en falta la inclusión de circuitos clásicos, algo que Codemasters sí hizo en la entrega de 2013, cuando recreó los trazados de Jerez, Brands Hatch, Imola y Estoril. Además, en aquella ocasión, también se sacó de la manga un filtro de imagen vetusto que tenía mucho encanto.

F1 2020

Una fórmula infalible

Una de las señas de identidad de Codemasters es lo satisfactorio y versátil que resulta el control en prácticamente todos sus juegos de carreras, sean arcades (GRID), simuladores (DiRT Rally) o simcades (F1). Este juego no es una excepción y, de hecho, potencia la accesibilidad para todo tipo de públicos, pero sin olvidarse de los más puristas.

En ese sentido, F1 2020 cuenta con algunas ayudas nuevas para que quien nunca ha tocado un juego de velocidad pueda familiarizarse con el género. Así, además de las habituales guías de trazada o frenado, hay también una asistencia a la dirección. No es algo raro en una compañía que popularizó el famoso rebobinado para enmendar errores.

F1 2020

Pero los que quieran la máxima exigencia no tienen por qué preocuparse, pues las opciones de configuración siguen siendo enormes: control de tracción, frenos antibloqueo, paradas en boxes, reglajes, daños, destreza de la IA… Además, este año, se ha introducido un nuevo sistema para gestionar el ERS, que se activa pulsando un botón cuando consideremos que ese extra de energía puede marcar la diferencia para llevar a cabo un adelantamiento. Tanto con mando como, especialmente, con volante, es una auténtica delicia pilotar. Si habéis jugado a las entregas de los últimos años, sabréis perfectamente las sensaciones que os aguardan.

Solvente, pero timorato

El de los modos de juego es, quizá, el apartado que más altibajos presenta. En general, la cantidad de opciones es muy notable, pero se echa en falta algo más de innovación y variedad.

F1 2020

En primer lugar, tenemos los típicos modos rápidos en los que no complicarnos la vida. Están Gran Prix, Prueba contrarreloj y Campeonatos, con múltiples opciones de configuración en cuanto a las condiciones de carrera, lo cual incluye cambios en la meteorología y la hora del día.

En segundo lugar, está el multijugador, que resulta muy completo. Hay una superlicencia que hace de perfil de piloto, de cara a jugar partidas más o menos igualadas. Destacan los eventos semanales y, sobre todo, las ligas privadas que podemos organizar con nuestros amigos, en las que los huecos sobrantes de la parrilla se pueden completar con coches manejados por la CPU. Y, si sois muy rápidos, podéis competir en las pruebas oficiales de eSports. Además, se ha recuperado el multijugador local a pantalla partida, algo que parece no existir ya para muchas sagas de velocidad.

F1 2020

Y hemos dejado para el final los modos Piloto y Mi Equipo, que son las vertientes para un jugador que incluyen componentes de gestión. En el primero, debemos llevar a un piloto desde la base hasta lo más alto, con la opción de empezar en la F2. En el segundo, somos dueños y pilotos de nuestra propia escudería, a la vieja usanza, lo cual permite personalizar el diseño del coche, negociar fichajes de pilotos o firmar patrocinios, de manera que hay que tener en cuenta los ingresos y los gastos.

Aunque son modos independientes, Piloto y Mi Equipo son muy similares en cuanto a estructura. En ambos, hay que preocuparse por múltiples aspectos fuera de la pista. El más relevante es, seguramente, la evolución del motor, la fiabilidad, la aerodinámica y el chasis del monoplaza, para lo cual hay que asignar recursos a los departamentos correspondientes. Una novedad curiosa es que el juego tiene en cuenta el largo plazo y los cambios de normativa, de modo que algunas de las mejoras que hagamos quizá se queden obsoletas si no las adaptamos antes del final de la temporada.

F1 2020

Otro aspecto en común entre los dos modos es el trato con la prensa. Después de cada sesión, una periodista nos hace algunas preguntas que permiten influir en la moral de los departamentos del equipo y en nuestra reputación. El problema es que las preguntas se repiten más que el ajo y acaban por ser tediosas. Adicionalmente, Mi Equipo se gusta más con los temas financieros y nos permite invertir en aspectos como el simulador, el gimnasio o el equipo de marketing. En cualquier caso, los elementos de gestión son muy ligeritos.

Los 10 mejores juegos de coches y carreras que puedes jugar en 2019

En general, la nómina de modos de juego es notable, pero echamos en falta que se le saque un mayor partido a la licencia de la Fórmula 1, especialmente fuera de la pista. Por ejemplo, se nos ocurre un modo con desafíos, aunque fueran ficticios, y que recibiéramos recompensas en forma de vídeos con grandes momentos históricos o con entrevistas a los pilotos. Del mismo modo, el contenido clásico está tirado al tuntún, sin que haya eventos históricos que le saquen partido.

F1 2020

La veteranía del motor EGO

En la parcela audiovisual, encontramos un juego muy continuista. Hace tiempo que Codemasters dio por amortizada la generación de PS4 y Xbox One, así que no esperéis nada sorprendente en F1 2020 en cuanto a recreación de los coches o los circuitos. El conjunto es muy cumplidor, pero la base del motor EGO tiene ya sus años. Habrá que esperar, como poco, hasta 2021 para ver qué pueden aportar PS5 y Xbox Series X a la saga, si es que la compañía no opta por un desarrollo intergeneracional para esa entrega.

Fuera de la pista, vemos absolutamente lo mismo que en los últimos años: los podios, algo de ambiente en la parrilla y en el garaje, las reuniones con los ingenieros… Quizá la novedad más apreciable es que, este año, algunas entrevistas nos las hace Will Buxton, un periodista de Fórmula 1 al que quizá conozcáis por ‘Drive to survive’, la serie documental de Netflix.

F1 2020

Llama la atención lo abultados que son algunos tiempos de carga, especialmente en los modos Piloto y Mi Equipo, después de las entrevistas con la prensa. Desde que acabamos de responder hasta que volvemos a aparecer en el menú, puede pasar en torno a un minuto y cinco segundos, lo cual es un fastidio.

El fin de una era

Los neumáticos de PS4 y Xbox One están ya tremendamente desgastados, y Codemasters no ha hecho demasiado por intentar conseguir una nueva vuelta rápida con ellos. Aun así, F1 2020 es la culminación de esta particular era híbrida de la compañía británica, que ha pulido los apéndices aerodinámicos y ha aprovechado todo el ERS acumulado en las cinco entregas anteriores para firmar un excelente simcade que, aun siendo continuista, está entre los mejores juegos de Fórmula 1 de la historia.

Valoración

F1 2020 es una vuelta de honor para Codemasters. La Fórmula 1 se despide de PS4 y Xbox One con un juego que no va al límite, pero, con la renta acumulada en los cinco años anteriores, le es más que suficiente para mantenerse en lo más alto del podio y seguir dando espectáculo.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

El manejo de los coches. Mi Equipo tiene opciones interesantes. El debut de los circuitos de Hanói y Zandvoort. Vuelve la pantalla partida.

Lo peor

Innova poco en modos, y se podría sacar más partido a la licencia. Las sosas entrevistas con la prensa. No hay pistas clásicas. Los tiempos de carga.

Y además