Garage Keyart arte
Análisis

Análisis de Garage, nueva exclusiva temporal de Nintendo Switch

Por Alberto Lloret

Versión comentada: Nintendo Switch

Análisis de Garage, un nuevo indie para Nintendo Switch desarrollado por tinyBuild y Zombie Dynamics, en el que debemos acompañar a un pequeño traficante de drogas que despierta en un oscuro garaje infestado de zombis y otras extrañas criaturas. Para sobrevivir, tendrá que luchar con todo lo que encuentre, desde hachas a metralletas, en un juego de acción vista aérea con el ya clásico control "twin stick" que utiliza los dos sticks para movernos y apuntar.

Con la llegada de Garage a la eShop, Nintendo Switch se hace con otra exclusiva temporal, reforzando así su creciente catálogo de juegos indie. Un respaldo que le está viniendo muy bien en estos primeros meses de 2018, en los que el flujo de exclusivas triple A ha menguado respecto al año pasado, con permiso de Bayonetta 2, Kirby All Star Allies, Nintendo Labo y el reciente Donkey Kong Country Tropical Freeze (aunque grandes juegos, dos de ellos no dejan de ser "remasters" que se pudieron jugar en Wii U).

Aunque puede recordar vagamente por su temática zombie y control "twin stick" a Death Nation y How to Survive, y por estética a Hotline Miami, Garage además es una propuesta distinta dentro del catálogo de Switch, al apostar por la temática la sangre, las desmembraciones y un tono general más en la línea del Pegi +18. Hasta su protagonista, un traficante de drogas llamado Butch, está alejado del estereotipo de protagonista que habitualmente vemos en las consolas de Nintendo.

Como su propio nombre adelanta, Garage comienza en, oh sorpresa... ¡un garaje! Butch despierta sin saber muy bien porqué ha acabado allí para descubrir, muy al principio de la trama, que esas instalaciones subterráneas conectan con un centro de investigación, donde se han estado llevando a cabo experimentos para crear soldados inmortales.

La historia de Garage, porque la tiene, aunque sea digna de una mala peli de zombis, se va desgranando a través de documentos que encontramos en el entorno, televisores con vídeos y mensajes y personajes que van apareciendo en la historia y con los que incluso dialogamos a través de pantallas estáticas, como la misteriosa Anaconda, una militar que nos irá guiando durante buena parte de la aventura.

A la hora de jugar, nuestro cometido se reduce a explorar los entornos, buscar la salida de cada nivel y seguir avanzando. Suena simple, pero Garage progresivamente va introduciendo nuevos elementos: buscar interruptores para abrir puertas, encontrar llaves, recoger objetos como fusibles o gasolina, pilotar brevemente una moto, evitar un área sembrada de minas...

Los niveles no son especialmente grandes, ni contamos con un mapa para ver qué habitaciones hemos visitado, pero esconden zonas ocultas (por ejemplo, rompiendo una pared) y secretos que nos invitarán a devanarnos los sesos, como cajas fuertes cerradas con contraseñas que tendremos que averiguar), sin olvidar elementos que podemos destruir o patear, desde luces a cajas o contenedores.

Garage 1 Switch

Pero no nos olvidemos: el núcleo de Garage es avanzar y disparar a todo lo que se mueva, teniendo siempre un ojo pendiente de los recursos a nuestro alcance, en especial la munición y los botiquines. Por suerte, como en otros juegos similares, vamos encontrando nuevas armas, desde la mencionada hacha a pistolas, escopetas, uzis, rifles o granadas... o armas fijas en algunos escenarios.

Aprender a utilizar este arsenal en los momentos adecuados, y evitar quedarnos sin balas y abastecernos con las que dejan caer los enemigos abatidos, es la clave en Garage. Un jugador medianamente hábil podrá avanzar sin problemas. No es un juego que busque castigarte con una dificultad desmesurada a lo Dark Souls, aunque algunas zonas y jefes pueden ser un poco más ensayo y error. 

No sólo nos enfrentamos a zombis y otras mutaciones (como unas pegajosas ratas asesinas), sino que además nos enfrentamos a soldados y guardias humanos fuertemente armados, que nos pondrán las cosas un poco más difíciles a partir de la segunda mitad del juego (que tiene 13 capítulos en total).

Pero, sin duda, lo mejor de todo es la ambientación, oscura, sucia y con detalles que remiten al cine de serie B de los 80, lo que sumado a su estética pixelada, deja una buena atmósfera, respaldada además con un buen pixel art que cuida hasta las animaciones (Butch puede pelear cuerpo a cuerpo, dar patadas, rodar por el suelo para evitar a los enemigos...).

Garage 2 Switch

Además, se agradece el tono ochentero con el que han querido rematar la apariencia del juego, que resulta especialmente evidente en el ruido y los defectos visuales que en ocasiones presenta Garage (sin olvidar algún que otro colorido viaje "de tripi"), con el fin de recrear la calidad de imagen y colorido de una cinta de vídeo VHS. 

Pero, a pesar de estas bondades, el juego pincha en otros apartados. Quizá el más molesto de todos, al menos a título personal, es la más que evidente desaparición y parpadeo de objetos y enemigos cuando se alejan mínimamente de nuestro campo de visión (por ejemplo, cuando están detrás de columnas o puertas).

Garage 8 Switch

Aunque se puede esgrimir el argumento de que es para dar "realismo" al juego, para evitar que tengamos ventaja y veamos antes a los enemigos, lo cierto es que ni tan siquiera funciona bien. Sirva como ejemplo las refriegas con enemigos humanos. Algunos, los que nos persiguen por el mapeado, siempre tardan más de la cuenta en aparecer tras cruzar, por ejemplo, una puerta, lo que les da unos segundos de ventaja para meternos al menos un par de disparos antes de que podamos reaccionar.

Este hecho no dispara la dificultad haciendo el juego imposible o frustrante, pero sí que la aumenta de forma injusta e innecesaria en ocasiones puntuales. Y no se limita a los enemigos humanos: con los zombis pasa tres cuartos de lo mismo, añadiendo que suelen irrumpir en pantalla profiriendo alaridos... lo que teóricamente nos daría su posición exacta, si aplicamos lógicas parecidas para que no veamos a los enemigos humanos.

Garage 9 Switch

Tampoco se terminan de explotar algunos rasgos diferenciadores, como el uso de la moto en uno de los niveles: hubiera estado bien haber alargado algo más esa sección, o incluso añadir otros vehículos en otros momentos, para dar más variedad al juego, ya que ese es otro de los defectos del juego: la tendencia a la monotonía.

Aunque va introduciendo variantes, como objetivos ligeramente distintos, nuevos tipos de trampa, armas y otros elementos, lo cierto es que tras un par de horas de juego, queda la sensación de que la acción siempre es la misma, sin desviarse mucho de la fórmula de lo que hemos visto desde el primer minuto. Y si nos apuráis, a la acción de otros muchos títulos parecidos.

Garage 6 Switch

Algo parecido sucede incluso con los enemigos: no son especialmente variados (hay zombis, zombies con protección, zombies más grandes que hacen las veces de jefe y un par de variantes más, sin contar con los humanos o las ratas). Son pocos, y se nota tras unas cuantas horas de juego.

A esto hay que añadir un par de inconvenientes más. Por un lado, la traducción. Hay errores en concordancia de género y expresiones un tanto extrañas que dejan la duda de si ha sido traducido por un nativo... o alguien tirando de Google Translator. La trama se entiende sin problemas, pero los textos no están cuidados. Por otro, los tiempos de carga son más largos de lo que nos gustaría.

Garage 4 Switch

La carga inicial puede rondar el los 50-60 segundos, mientras que las cargas entre niveles, rondan los 30 segundos. No son cifras alarmantes, pero dado que los niveles no son muy grandes, las cargas pueden llegar a hacerse algo molestas. Por suerte, no hay cargas cuando morimos, reaparecemos casi inmediatamente.

Aunque hemos destacado unos cuantos aspectos mejorables, Garage sabe cómo entretener a los fans de la acción, en especial a aquellos que busquen algo de temática zombie para Nintendo Switch, y, sobre todo, para jugar en modo portátil. Es un juego ideal para partidas cortas (cada nivel que visitamos se puede completar en 5-10 minutos, o menos).

Garage 3 Switch

Además, pese a las críticas que han recibido los sticks de los Joy-Con sobre su recorrido y precisión, lo cierto es que aquí bastante bien, algo imprescindible para un juego que requiere puntería, y sobre todo en el tramo final. Además, el control permite cambiar de arma rápidamente con la cruceta, o parando la acción y desplegando un menú tipo ruleta pulsando el botón R.

Detalles que, en su conjunto, dejan un entretenido juego de acción que, aun con aspectos mejorables, no deja de ser una interesante exclusiva temporal para Nintendo Switch. Si hubiera tenido un modo cooperativo, y algo más de cuidado en los aspectos negativos que hemos destacado, la experiencia quizá hubiera ganado enteros, aún sin ser un dechado de originalidad.

Valoración

Un divertido shooter con buenas ideas y una gran ambientación, pero que de lanzamiento está lastrado por defectos como la súbita aparición de los enemigos (a menudo, cuando los tenemos encima) y un desarrollo que, aunque bien dosificado, se vuelve repetitivo relativamente pronto (como sucede con la escasa variedad de enemigos).

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

La atmósfera del juego. Los efectos visuales como si fuera una cinta VHS. La historia es bastante tonta y digna de la serie B. El pixel art.

Lo peor

La súbita aparición y desaparición de objetos y enemigos, puede resultar molesta. La traducción. Los Tiempos de carga. Poca variedad de enemigos.

Lecturas recomendadas