Ir al contenido principal
Half-Life: Alyx
Análisis

Análisis de Half Life Alyx, el juego que justifica la existencia de la realidad virtual

Por Alejandro Alcolea Huertos

Versión comentada: PC

Nos quitamos el casco de VR y salimos de un mundo maravilloso... para volver a la vida real. Os traemos el análisis de Half Life Alyx, el primer Half Life en 13 años y un juego que, realmente, debería haberse llamado Half Life 3 por su manera de impulsar la tecnología hasta un nivel que parecía inalcanzable. Spoiler: nos ha gustado mucho y es obligatorio para todos los que tengáis un casco de VR.

Todos los sistemas necesitan su "killer app", esa aplicación que haga que merezca la pena el desembolso de dinero, por elevado que sea. Los móviles y tablets la tuvieron en su día, así como los ordenadores... y cada consola tiene su "juego vendeconsolas" por generación. La realidad virtual lleva años entre nosotros y han tenido que llegare los de Valve, los menos esperados a la fiesta, para enseñar el poder de la tecnología.

Vamos a matizar, que parece que estoy siendo algo duro tanto con la VR como con Valve (aunque estos sí se lo merecen). Hay juegos buenos, buenísimos para realidad virtual tanto en PC como en PlayStation 4. Moss, Beat Saber, Tetris Effect o Arizona Sunshine, pese a su doblaje al castellano, son algunos de ellos. 

Sin embargo, por sí solos no son juegos que te "obliguen" a comprar un sistema que cuesta su dinero y un PC potente o consola en el caso de que no tuvieras ya uno de estos sistemas. Half Life Alyx, sí. Y es que, Valve, que llevaba años sin sacar un AAA y a la que pocos seguimos teniendo fe, ha llegado con su visor (el Index) y un nuevo Half Life con todas las letras.

Y es que, no estamos ante el enésimo lavado de cara de Half Life, pero para VR, sino ante una aventura completamente original que bebe del 'lore' de Half Life y nos presenta un nuevo capítulo de la historia. Y qué capítulo.

Antes de entrar al trapo con el análisis de Half Life Alyx, debemos avisar del equipo en el que lo hemos probado. Se trata de un PC con GTX 1080 y CPU Intel Core i7-7700K con 32 GB de memoria DDR4. En términos de rendimiento, cero problema, claro, pero las gafas es lo que cuenta.

Lo hemos jugado con las Lenovo Explorer... y sí, aunque la experiencia ha sido fantástica, ya sabemos que no son las mejores gafas de realidad virtual (no por ella, sino por el "estándar" de realidad mixta de Windows. Si tenéis las Index, las Vive o las Oculus, vuestra experiencia será superior. Dicho esto, vamos a lo que importa. Y es que, Valve lo ha vuelto a hacer.

Volviendo al pasado de la mano de Alyx

Lo importante de Half Life Alyx es ver cómo se juega y qué tiene que ofrecer al medio y a la tecnología, pero antes, vamos a hablar algo de la historia (sin destripes, por supuesto). Como su nombre indica, Alyx Vance es la protagonista del título. Nuestra "compañera" en Half Life 2 toma el mando como ya hizo en los dos primeros episodios de la secuela, pero en lugar de controlar a la Alyx madura, somos la de antes de conocer a Gordon Freeman.

No vamos a entrar demasiado en la historia por razones obvias, pero sí podemos deciros que estamos en una Ciudad 17 ambientada entre el primer y segundo juego de la saga y que, evidentemente, somos la hija de Eli Vance. Debemos salvar a nuestro padre y, para ellos, debemos plantar cara a la Alianza. 

Half Life Alyx

Claro, no solo vamos a vérnoslas con humanos, sino también con los headcrab, los zombis y algún que otro enemigo nuevo. Valve sabe crear buenas historias y, precisamente por eso, da rabia que no nos haya brindado una desde hace más de una década. Half Life Alyx se mueve con soltura entre el terror, el drama y el humor (ahí está Russell, uno de los mejores personajes de los últimos juegos que he disfrutado), pero además de contar con la narrativa que los guionistas han parido, el juego cuenta con un truco: el factor de la realidad virtual.

Desde hace varios años, sobre todo desde Gears of War, Crysis o Call of Duty Modern Warfare, los juegos de acción nos han acostumbrado a trepidantes escenas con explosiones por doquier en la que avanza la trama. Aquí, la historia no se detiene con cinemáticas que cortan la acción, ya que no las necesita. Nosotros ya estamos dentro de ese mundo y, de hecho, la primera vez que vemos un trípode (strider) de la Alianza y nos giramos de todas las formas para verlo, nos damos cuenta de lo potente que es la realidad virtual como herramienta para contar historias.

Estamos dentro de ese mundo en todo momento y podemos prestar atención a lo que nos dicen, mirar para otro lado, ir a piñón a pasarnos los 11 capítulos del juego (unas 15 horas, más o menos) o detenernos a dar de comer a los bichos, a tirar cosas a las palomas, a jugar con las físicas del escenario...

Half Life Alyx

De nuevo, podemos jugar como queramos, somos los protagonistas no solo porque el juego nos ponga un arma en las manos y nos diga "eh, tú, a salvar el mundo", sino porque la tecnología nos da el poder de hacer lo que nos plazca entre combate y combate. Y sí, también de afrontar el combate como queramos.

Inmersión total

El gran poder de la VR es el de meternos de lleno en un universo, pero hay varias formas de hacerlo. Estos años hemos visto juegos con gráficos apabullantes, pero con nula interactividad con el escenario, pero también el caso contrario, juegos que nos permiten toquetear todo, pero cuyos gráficos nos sacan de la experiencia.

Half Life Alyx

Half Life Alyx no escatima (de ahí que necesitemos un PC bastante potente) y nos deleita tanto con una interactividad infinita como con un apartado artístico soberbio. La iluminación, las texturas, la paleta de colores, la música, el rechinar del metal, el sonido de las armas, las voces, los sonidos de los sistemas de seguridad, los rugidos... todo es impecable, muy Half Life.

Además de por los gráficos y la música, el truco de la inmersión está en la manera de jugar. Alyx no puede hacer las peripecias de Gordon en lo que a movimiento se refiere (porque necesitaríamos una mansión para jugar), y tampoco tiene una palanca para golpear cuerpo a cuerpo. Aquí jugamos a distancia gracias a unos guantes de gravedad.

Este "invento" no tendrá el peso que tuvo la pistola de gravedad en los videojuegos posteriores, pero me parece una forma magnífica de atajar los problemas de control de otros juegos. Los guantes funcionan como mochila de inventario (tienen una serie de acoples para guardar lo que encontremos, pero también para reponer salud, etc). Además, podemos alcanzar objetos a cierta distancia gracias a los poderes gravitatorios. 

De esta manera, Valve elimina uno de los problemas de la VR, el tener que moverse para todo. No es que vayamos a estar quietos (desde luego, de hecho, tras algunos tiroteos acabamos con la lengua fuera), pero ya que nos vamos a mover muchísimo, al menos que no tengamos que dar más pasos de los necesarios para coger un objeto.

Pero... ¿qué pasa con el combate? Además de poder tirar granadas y usar objetos del entorno, tenemos armas de fuego y dos tipos de enemigos: aliens y humanos. En un Half Life, buscaríamos la distancia adecuada para pegar un par de tiros... y ya, o para golpear cuerpo a cuerpo. Aquí hay que afrontar cada combate de manera diferente.

Half Life Alyx

Con los aliens, lo mejor es mantener la distancia tanto por los zombis como por los enemigos que saltan hacia nosotros o los que nos intentan atrapar. Da igual la cobertura, porque se mueven sin descanso hacia nuestra posición. Cuando combatimos contra humanos armados, la cosa cambia.

Debemos ir a una cobertura y disparar desde ahí. Los tiroteos son divertidísimos, pero también intensos. Y es que, además de que la inteligencia artificial está bastante cuidada, las balas escasean y no somos tan precisos disparando en VR como con un ratón. Hay que pensarse muy mucho si la bala que vamos a disparar va a dar en el blanco y, si no estamos seguros, mejor no disparar a lo loco. Esto da un punto más de realismo al juego y, además, es algo que debemos hacer con todas las clases de armas, ya que hay enemigos más vulnerables que otros a según qué calibre. 

Para redondear, todo es absolutamente lógico. Si hay un objeto, podemos cogerlo y ver qué pasa si lo lanzamos o chocamos con otros. Si queremos tirar algo a un enemigo distraído, podemos probar. Para cubrirnos, debemos "cubrirnos" en la vida real y para disparar, aunque basta con asomar un poco la mano, terminamos inclinándonos como si estuviéramos tras una cobertura. Somos el protagonista, más que nunca, y eso es fantástico.

Y sí, hay pequeños rompecabezas en el escenario que se solucionan pensando un poco y utilizando las físicas de forma lógica. Es, en definitiva, todo lo que esperaríamos de un Half Life.

¡Ah! Un detalle importante. Alyx nos da varias opciones de control. Tenemos un sistema de movimiento mediante el joystick, pero también mediante el clásico teletransporte. La cámara también se puede personalizar, y esto es algo en lo que vale la pena detenerse. De primeras empecé jugando sin teletransporte, pero me di cuenta de que el mareo empezaba a los pocos minutos (y los mareos de la VR son desagradables). Por tanto, lo mejor que podéis hacer al principio del juego es configurar el movimiento y la cámara para que se ajuste a vosotros.

Sin duda, es Half Life 3

Quiero incidir en el tema del nombre. Y es que, aunque el "3" no aparezca por ninguna parte, es el Half Life 3 que llevamos 13 añazos esperando (sí, aunque el 2 salió en 2004, el Episodio 2 salió en 2007 y, desde entonces, Valve nos ha tenido esperando mano sobre mano).

Durante años, desde el episodio 2, básicamente, he estado esperando un juego que continuara la trama, pero me equivocaba, había olvidado qué era Half Life. La saga no va tanto de la historia (que sí, me fascina), sino del ingenio de los desarrolladores para montar un mundo atractivo y una historia que entretenga... a la vez que solventan los problemas del hardware y crean una experiencia única.

Half Life Alyx

Half Life 1 en PC fue un pionero. Había otros shooters en primera persona, pero no con la magnitud del shooter de Valve. Eso se llevó un paso más lejos (un paso de gigante) con la secuela. Half Life 2 fue un juego rompedor, como Crysis en su día.

Sin embargo, de Crysis nos acordamos por el logro técnico, pero de Half Life 2 por su narrativa en la que tú decides si participas o no, por sus tiroteos, sus escenas tensas, su mundo vivo y, sobre todo, por las físicas. Crearon una herramienta que servía para cambiar las reglas del juego y potenciaron la jugabilidad como nunca habíamos soñado.

Todo eso, a rajatabla, se cumple en Alyx. Buenos gráficos, jugabilidad exquisita, historia a la altura, mundo inmersivo... y encima para realidad virtual, con las dificultades que ello conlleva. Valve ha demostrado que se pueden hacer triples A en una plataforma así, pero está claro que es un producto elitista.

¿Por qué, si el juego es tan maravilloso, las ventas han sido tan reguleras? Sencillo: el precio a pagar es muy, muy alto. Alyx no puede jugarse en un espacio reducido, ya que la intensidad nos anima a movernos -y mucho-, pero además el equipo para moverlo no es precisamente modesto... y luego está el tema de necesitar las gafas.

Se está trabajando para poder jugar Half Life Alyx con controles tradicionales, pero sinceramente, aunque eso acercaría el juego a todo el mundo, sería como ver Dunkerque en screener, en la pantalla del móvil y con cabezas que denotan que es una peli grabada a mano en una sala de cine. 

Half Life Alyx

Hay que vivir Half Life Alyx porque es un juego fantástico, con todo lo que ello implica, y tras hacerlo en VR, no se me pasa por la cabeza disfrutarlo de otro modo. Había mucho 'hype' por un nuevo Half Life y, aunque muchos nos habríamos conformado con gráficos actuales, más armas y enemigos, el nucleo duro de los fans de la saga atacaría (y con razón) a la compañía, tachándola de cobarde.

Bien, 13 años les ha costado, pero han hecho lo único que, en mi opinión tras haber disfrutado de Half Life Alyx, podían hacer para mantener el nombre de Half Life por todo lo alto. Y sí, veo muy complicado que, con esto en mente, se superen en un futuro.

Valoración

Half Life Alyx no tiene un '3' en el nombre, pero es el Half Life 3 que muchos estábamos pidiendo. Valve retrocede en la historia de la saga, pero da un paso de gigante en jugabilidad, ritmo y manera de crear una experiencia única para la realidad virtual. Es un imprescindible.

Hobby

95

Excelente

Lo mejor

Gráficos y sonido. El control total sobre el personaje y el entorno. La historia y la inmersión. Los tiroteos es de lo mejor de los últimos años.

Lo peor

El precio a pagar para poder disfrutarlo. Algunos errores muy puntuales en el control debido a la perspectiva.

Y además