Ir al contenido principal
Kingdoms of Amalur Re-Reckoning análisis
Análisis

Análisis de Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning para PS4, Xbox One y PC

Por Álvaro Alonso

Versión comentada: PS4

Como el héroe o heroína que protagoniza la historia, Kingdoms of Amalur: Reckoning regresa de entre los muertos en forma de remasterización para PS4, Xbox One y PC bajo el nombre "Re-Reckoning". Os contamos cuánto ha cambiado en nuestro análisis.

La generación de PS3 y Xbox 360 nos dejó algunos de los mayores exponentes del género action RPG enmarcado dentro de la fantasía medieval que hemos visto durante los últimos: el ejemplo más evidente es Skyrim, porque aunque hoy es más meme que videojuego, en su día (aquel inolvidable 11 del 11 del 11) sencillamente no había nada igual: era la perfecta fantasía rolera. El otro gran ejemplo -también muy evidente- es Dark Souls (Demon's Souls, en realidad), probablemente el juego más influyente de la última década. 

A la sombra de estos colosos hubo otros dos juegos que sin hacer tanto ruido, también se ganaron un lugar especial en el corazón de la comunidad: el primero es Dragon's Dogma, la interpretación de la fantasía medieval por parte de un estudio japonés con el director de Devil May Cry 5 a la cabeza, y que muy pronto contará con una adaptación en Netflix (cruzamos los dedos para que también haya una segunda parte), y el segundo es el juego hoy nos ocupa: Kingdoms of Amalur: Reckoning.

La historia de Amalur es tan triste como fascinante: fue el único juego desarrollado por 38 Studios, empresa fundada por el ex-jugador de béisbol Curt Schilling, porque tres meses después de su lanzamiento en PS3, Xbox 360 y PC el estudio quebró y todos sus miembros fueron despedidos.

Y no era un equipo de desconocidos, precisamente. Tras Kingdoms of Amalur: Reckoning se encontraba R. A. Salvatore, autor de novelas de los Reinos Olvidados y creador del carismático Drizzt Do'Urden, quien se encargó de la historia y el universo; Todd McFarlane, padre de Spawn y veterano del mundo del cómic, fue responsable del arte; Grant Kirkhope, compositor de la banda sonora en algunas de las mayores joyas de Rare para Nintendo 64, se encargó de las melodías; y Ken Rolston, diseñador de Morrowind y Oblivion, supervisó el diseño de Amalur.

Si a semejante "dream team" le sumamos que Kingdoms of Amalur era equiparable en envergadura a cualquier The Elder Scrolls (tanto en tamaño como en contenido) y que fue el primer proyecto de un estudio que acababa de nacer, no es de extrañar que la cosa se fuese al garete más pronto que tarde (estuvieron trabajando en una continuación en forma de MMO apodada Project Copernicus, pero esa es una historia para otro día). Por suerte, el juego queda como testamento del gran trabajo que realizaron.

Testamento que hoy está de vuelta (gracias a que THQ Nordic se hizo con los derechos de la IP) con mejor aspecto que nunca en Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning, una remasterización para PS4, Xbox One y PC realizada por Kaiko Games, autores de Darksiders Warmastered Edition y Darksiders II Deathinitive Edition, que incluye las habituales mejoras, así como unos cuantos cambios y novedades.

¿Merece la pena volver a sumergirse en estos reinos o hacerlo por primera vez? Os lo contamos en nuestro análisis de Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning para PS4, Xbox One y PC.

Re-reinos de Amalur

Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning nos pone en el papel de un personaje (creado usando un editor que, en el momento de su lanzamiento, ya era bastante limitado) que resucita de entre los muertos, sin recuerdos de su vida pasada, para descubrir que se encuentra justo en el centro de un conflicto entre una facción siniestra de inmortales, conocidos como los Tuatha, y el resto de pueblos libres.

La historia tiene partes interesantes, en especial las relacionadas con descubrir el pasado de nuestro personaje, pero a menudo se pierde en una maraña de nombres cada cual más enrevesado que el anterior. Entrar a un universo completamente nuevo nunca es fácil, más cuando se trata de uno tan grande y elaborado, y Kingdoms of Amalur no es nada amigable en ese aspecto, lanzándonos a la cara desde el minuto uno nombres de personajes, razas, regiones y deidades sin ningún miramiento, hasta el punto de que hay momentos que resulta complicado seguir el hilo de una simple línea de diálogo.

Kingdoms of Amalur Re-Reckoning

Y todo para forjar un universo que en realidad no se aleja demasiado del resto de trabajos de fantasía medieval. Hay algunos conceptos bastante chulos, como la narrativa de los Fae o la importancia del destino (o la ausencia del mismo), pero no deja de ser el típico mundo de espada y brujería con humanos, elfos y enanos. 

Pero el principal reclamo de Kingdoms of Amalur: Reckoning siempre fue (y es) su sistema de combate: detrás de todos los diálogos con decisiones, tropecientas misiones secundarias y "looteo" se encuentra un título con la jugabilidad de un God of War... Aunque hay que especificar que nos referimos a los God of War originales, no a la última entrega para PS4.

Los combates son en tiempo real, con golpes muy contundentes, esquivas veloces, bloqueos mediante escudo y un "modo despertar" que hace mucha pupa. Por su sencillez, quizás puede parecer que ese tipo de combate no encaja dentro de un juego de rol, pero el gran acierto de Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning es la versatilidad de su sistema de clases.

Kingdoms of Amalur Re-Reckoning

A grandes rasgos tenemos las tres típicas: guerrero, pícaro y mago. Podemos centrarnos en una, crear una clase doble o una mezcla entre las tres. Y por supuesto, todas ellas nos dan acceso a un variado surtido de habilidades de combate, así como especialización en diferentes tipos de armas. Cada arma, por cierto, nos da acceso a distintos sets movimientos, y hay bastante entre lo que elegir: espadas, dagas, arcos, espadones, martillos, chakrams, espadas Fae, cetros... Podemos equipar dos al mismo tiempo y combinarlas.

Y claro, con un sistema de combate como el de los antiguos God of War esto supone un espectáculo. Y lo que es más importante: infinidad de opciones. Si nos cansamos de una build mágica, podemos recolocar todos los puntos en poder y pericia para cambiar por completo el estilo de juego. 

Kingdoms of Amalur Re-Reckoning

Como decimos ese es y sigue siendo el punto fuerte de Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning, pero también tiene el sistema de "looteo" de un Diablo, así que estamos consiguiendo nuevo y mejor equipo constantemente, algo que engancha de lo lindo. Nos gusta mucho su sistema de inventario, que nos permite mandar a la basura todos los objetos que no nos sirvan para después venderlos cómodamente de golpe. 

Por desgracia, no todo ha envejecido igual de bien: el diseño del mundo en Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning es muy simplón, y dado que no podemos saltar o escalar, nuestra capacidad de movimiento queda delimitada por las líneas invisibles del mapa, algo que a la larga convierte la exploración en un proceso bastante monótono. Tampoco ayuda el diseño visual, pues las zonas suelen ser bastante parecidas entre sí, especialmente los interiores de casas y cavernas.

Kingdoms of Amalur Re-Reckoning

Pero antes de acceder a los interiores (o volver al exterior) debemos enfrentarnos al mayor enemigo de Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning: pantallas de carga con una duración de entre 30 y 40 segundos que se hacen eternas. Ojalá logren reducirlas de alguna manera mediante actualización, porque hoy por hoy, la simple idea de acceder a alguna ubicación provoca una pereza máxima.

Y ya que hablamos de la parcela técnica, va siendo hora de ponernos con las mejoras que incluye la remasterización de Kingdoms of Amalur: Reckoning. Es probable que si echáis un vistazo a las imágenes o al vídeo que os hemos dejado, penséis que el juego no luce demasiado bien o que el trabajo de remasterización es apenas perceptible... Pero no es cierto.

Además del aumento de resolución, las texturas son superiores a las del original (no es una locura, pero la mejora está ahí). La gran novedad técnica (en consolas) es el salto a 60fps, algo que logra mantener la mayor parte del tiempo. ¿Cuál es el problema, entonces? El apartado artístico. Ese tipo de armaduras y espadones, personajes con diseño "cartoon" y abuso del efecto bloom estaban bien en 2012... Pero hoy en día han quedado desfasados.

Kingdoms of Amalur Re-Reckoning

Obviamente se trata de un aspecto muy subjetivo (como casi todo dentro de un videojuego) y habrá quien adore este estilo primo hermano de World of Warcraft, pero en nuestra opinión es lo que hace que Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning parezca tan... añejo, cuando en realidad sí que hay un importante trabajo de remasterización detrás; la clase de trabajo que no se aprecia a simple vista.

Por ejemplo, la dificultad: recordaréis que el juego original no ofrecía demasiados desafíos, ni en el modo normal ni en el difícil. En Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning la dificultad se ha reajustado, y lo que es más importante: se ha añadido un nivel de dificultad adicional (muy difícil) con el que os garantizamos que vais a sudar.

También hay una serie de mejoras de "calidad de vida", como la posibilidad de asignar 8 habilidades diferentes en lugar de 4 (alternamos entre los dos sets pulsado el botón L1) o un aumento en la cantidad de objetos que podemos almacenar en los cofres de nuestros hogares.

Kingdoms of Amalur Re-Reckoning

Otro aspecto que pasará desapercibido es la cantidad de bugs que presentaba el original y que aquí se han corregido. Además, los responsables de esta remasterización han realizado ajustes en el sistema de "loot" para que la progresión esté mejor equilibrada. Por ejemplo, si tenemos muchos puntos asignados a fuerza, habrá más probabilidades de obtener equipo relacionado con nuestra build.

Hay más problemas heredados del juego original que se han corregido, aunque para encontrar la solución necesitamos navegar por los menús. La cámara probablemente sea el más destacable: si jugasteis a la versión original de Kingdoms of Amalur, recordaréis que era un enemigo constante, molestando cuando tenía lugar la acción y demasiado cercana al personaje a la hora de explorar.

Kingdoms of Amalur Re-Reckoning

Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning incluye la opción de modificar el campo de visión (algo que se iba a introducir en el original con una actualización, pero que no se llegó a materializar debido a la quiebra del estudio). Si a esto le sumamos la posibilidad de cambiar la distancia y la altura, así como disminuir el tamaño del HUD o eliminarlo completamente, podemos lograr que la cámara de Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning se asemeje a la de los juegos de acción en tercera persona modernos. Sigue sin ser perfecta, pero está a años luz de la del original.

Nos sorprende que no sea algo que venga implementado por defecto, pues encontrarse con esa cámara tan cercana al empezar partida puede llevar a una primera impresión errónea... Imaginamos que lo habrán hecho para preservar la experiencia original. Otro detalle que tendréis que modificar en el menú es la forma de correr: en lugar de mantener X (nefasta idea, pues se trata del botón para interactuar), es posible asignar la carrera al -mucho más cómodo- botón L3. Y por algún motivo el juego presenta por defecto un nivel de brillo excesivamente oscuro para nuestro gusto; lo hemos subido al máximo.

Kingdoms of Amalur Re-Reckoning

Así que... ¿Merece la pena? Si sois fans del género, por un precio muy competente (39,95 €) os estáis llevando a caso una aventura enorme, quizás no tan elaborada como un Skyrim, pero que ofrece cientos de horas de juego e incluye todas las expansiones y objetos cosméticos (sí, también el pack de armaduras de Mass Effect).

Pero por encima de todo, que Kingdoms of Amalur regrese con su versión definitiva y la promesa de un nuevo DLC en camino, insuflándole nueva vida a un juego que estaba condenado al olvido, es motivo más que suficiente para volver a los Reinos.

Valoración

Con un trabajo de remasterización loable, más cuando se tienen en cuenta las limitaciones del juego original, Kingdoms of Amalur: Re-Reckoning es una forma estupenda de descubrir este universo y una muy merecida segunda oportunidad para un gran juego que estaba condenado al olvido.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Los cambios, mejoras y todas las novedades (una cámara decente, ¡por fin!). La versatilidad del sistema de clases. Que vuelva a la "vida".

Lo peor

En ciertos aspectos no ha envejecido demasiado bien. Los tiempos de carga.

Y además