The Legend of Zelda Link's Awakening Nintendo Switch análisis
Análisis

Análisis de The Legend of Zelda: Link's Awakening para Nintendo Switch

Por Álvaro Alonso

Versión comentada: Nintendo Switch

Análisis de The Legend of Zelda: Link's Awakening, remake para Nintendo Switch del juego de Game Boy lanzado en 1993, una de las entregas más únicas y recordadas de esta legendaria saga. Con un precioso apartado audiovisual y un puñado de interesantes novedades, volvemos a Isla Koholint para despertar al Pez del Viento.

The Legend of Zelda: Link's Awakening empezó siendo un port para Game Boy de A Link to the Past, pero terminó convirtiéndose en uno de los Zelda más diferentes: sin Ganon, sin Zelda, sin Trifuerza... E incluso sin Hyrule. En su lugar había nuevos personajes (muchos de ellos referencias directas a figuras de juegos de Nintendo), un diseño de mazmorras que a día de hoy sigue siendo ejemplar y una historia con toques melancólicos y oníricos.

Análisis de The Legend of Zelda: Link's Awakening hace 25 años

Por todo esto y mucho más, cuando Link's Awakening se lanzó para Game Boy en 1993 (años más tarde llegaría la versión DX, a todo color) se ganó un hueco en el corazón de muchos jugones... Especialmente aquellos para los que supuso el primer contacto con la serie.

Así que os podéis hacer una idea de lo que supone este remake de The Legend of Zelda: Links Awakening para Nintendo Switch. Es un viaje a través del túnel de la nostalgia que nos lleva de vuelta a la playa de Isla Koholint para dar comienzo a una nueva aventura, una aventura con un sabor muy familiar... Pero qué sabor. Si estáis listos para zarpar, en nuestro análisis de The Legend of Zelda: Link's Awakening para Nintendo Switch os contamos todas las virtudes de este remake, así como los principales cambios y novedades.

Esta funda para Nintendo Switch es indispensable

El sueño de la razón produce muñecos

Es curioso como, en los últimos años, hemos visto el término remake aplicado a juegos muy diferentes: desde aquellos que renuevan el apartado gráfico pero mantienen inalterada la jugabilidad, como Crash Bandicoot N. Sane Trilogy o Spyro Reignited Trilogy, hasta otros que cambian y añaden en prácticamente todos los apartados, como es el caso del sobresaliente Resident Evil 2.

Zelda Link's Awakening Nintendo Switch

The Legend of Zelda Link's Awakening es un término medio entre ambos tipos de remake: el apartado audiovisual ha sido renovado por completo, pero la jugabilidad ha sido alterada lo justo para adaptar la obra a los tiempos que corren, manteniendo el diseño del mundo y mazmorras, desarrollo, historia, personajes... Esto podría ser muy peligroso, puesto que hablamos de un juego de hace 26 años.

Pero el remake de Link's Awakening ha venido a confirmar algo que ya sospechábamos: era un juego brillante y lo sigue siendo. Y cuando se tiene un material tan magnífico con el que trabajar, bastan una capa de pintura y un par de ajustes aquí y allá para lograr un auténtico juegazo.

Zelda Link's Awakening Nintendo Switch

Como ya os adelantamos en nuestras impresiones, uno de los principales cambios jugables tiene que ver con el esquema de control: en lugar de estar limitados a dos botones, Link's Awakening para Switch apuesta por el esquema de los últimos Zelda, teniendo un botón dedicado para la espada (B), otro para el escudo (R), otro para las botas pegaso (L) y la desaparición de la necesidad de equipar el brazalete de fuerza, dejando libres X e Y para el resto de ítems. Esto ha provocado que ciertos enemigos y patrones de ataque se hayan rediseñado ligeramente para adaptarse. Por ejemplo, los enemigos que portan escudo dejan sus defensas abiertas brevemente cuando bloqueamos sus ataques. El resto de cambios en el combate siguen esta línea, así que si recordáis la estrategia para acabar con un jefe del original, aquí no tendréis problemas. 

Análisis en vídeo de The Legend of Zelda: Link's Awakening para Nintendo Switch

También encontramos una serie de pequeñas novedades para hacernos la vida más fácil, como la posibilidad de colocar símbolos en el mapa (perfectos para recordar la ubicación de objetos que hemos visto pero no hemos podido recoger) o los cambios en el sistema de guardado. Además de contar con auto-guardado, en The Legend of Zelda Link's Awakening podemos guardar la partida en cualquier punto del overworld y, al cargar, apareceremos en el lugar exacto donde lo dejamos. En las mazmorras, sin embargo, sigue siendo como en el original: al guardar se conservan los avances que hayamos realizado, pero siempre reaparecemos en la entrada. 

Zelda Link's Awakening Nintendo Switch

Al hablar de "facilidades", las más interesantes las encontramos en los puzles. Link's Awakening es conocido por la dificultad que entrañaban sus rompecabezas, y en el remake ciertos aspectos se han suavizado y las pistas son algo más evidentes. Pero tranquilos, porque en ningún momento da la sensación de que nos estén llevando de la mano o de que nos estén restregando la solución por la cara. Más bien al revés: todos estos cambios tienen bastante sentido y evitan dolores de cabeza innecesarios. 

Hay otro cambio muy destacable y que es fácil pasar por alto: ya no hay transición entre pantallas al recorrer el overworld. Todo la Isla Koholint está conectada sin pantallas de carga, lo que se traduce en una mayor fluidez al explorar. Las mazmorras sin embargo mantienen el diseño original, dividido en habitaciones. Y de nuevo se trata de un cambio con mucho sentido: se antojaba necesario en los exteriores, donde esa división por pantallas podía convertir la isla en un laberinto confuso, y se entiende que se haya mantenido en las mazmorras para respetar su estructura.  

Zelda Link's Awakening Nintendo Switch

Porque, como decíamos hace unos párrafos, Link's Awakening sigue siendo un juego brillante, especialmente en lo que al diseño de mazmorras se refiere. Y es que pese a que tenemos entre manos un juego que nació en 2D, los calabozos se pueden recorrer de una forma más abierta, sin obligarnos a seguir siempre el mismo patrón (en muchas ocasiones nos encontramos con una llave en nuestra posesión y varias cerraduras). Las mazmorras de Link's Awakening logran dejar en pañales a algunas de los vistas en los juegos más recientes de la saga.

Para rematar, muchos puzles nos obligan a tirar de pensamiento lateral, haciendo uso de los ítems de formas poco habituales o sin ser tan obvios a la hora de indicarnos cuál es necesario contra un enemigo concreto. Se habla mucho del Templo del Agua, pero la Torre del Águila no tiene nada que envidiarle; todo un ejercicio diseño... Y un gran desafío para los amantes de los rompecabezas.

Zelda Link's Awakening Nintendo Switch

Además, y dada la naturaleza de su historia, Link's Awakening presenta el elenco de personajes más... Variopinto. Destaca la presencia de personajes de Mario Bros., empezando por los propios Mario y Luigi, pero también enemigos como Goombas, Plantas Piraña, Boos, Shy Guys... Y por supuesto se han respetado las fases en 2D que tanto recuerdan a los juegos del fontanero (Pluma de Roc mediante). Pero no son las únicas referencias: hay un buen número de guiños a otras sagas de Nintendo, algunas tan evidentes como el anti-Kirby, y otras menos conocidas como la del Príncipe Richard. Como curiosidad, Zelda Link's Awakening marca la primera aparición oficial en 3D de Wart (Mamu en la versión japonesa), villano del "falso" Super Mario Bros. 2.

La única pega que le encontramos, tanto al Link's Awakening original como a este remake para Nintendo Switch, es que los objetos que se obtienen en las tres últimas mazmorras apenas tienen relevancia fuera de las propias mazmorras donde se utilizan. Y hablando de aspectos negativos que se han mantenido, resulta curioso que siempre que recogemos un power-up tengamos que tragarnos una caja de texto. Como en el original se puede omitir fácilmente presionando B... Pero era algo que pedía a gritos ser eliminado.

No queremos terminar sin resaltar, también entre los cambios "pequeños", la inclusión de un mayor número de caracolas. Si en el original había un máximo de 26, el remake de The Legend of Zelda Link's Awakening ve ese número aumentado a 50, con la consiguiente inclusión de nuevos premios, como un detector para hacer el trabajo más fácil o un nuevo "premio gordo". También se han incluido una serie de figuras que podemos atrapar en la tienda del gancho, para después colocar en las casas de la Aldea Mabe; es una buena forma de aumentar la vida útil de este curioso minijuego, pero no esperéis una gran recompensa por obtenerlas todas...

Emisario del Despertar

Pasemos a hablar ahora de los cambios más notables que presenta The Legend of Zelda Link's Awakening en Nintendo Switch. En lo jugable, el principal añadido es el creador de mazmorras, una característica que como su nombre indica, nos permite diseñar nuestras propias mazmorras usando salas de las que hayamos completado. Cuenta también con una serie de desafíos que Dampé, el sepulturero, nos irá planteando: crear una mazmorra con forma de flor, que contenga un determinado número de puertas cerradas, usando un esquema como base...

Estos desafíos van aumentando en dificultad y son obligatorios si queremos alcanzar el 100%, puesto que algunas de las recompensas que ofrecen son piezas de corazón y caracolas. La idea de un "Zelda maker" no es mala, y se nota que hay un esfuerzo detrás para que no sea una simple curiosidad, pero desgraciadamente presenta limitaciones importantes. La primera de ellas es el hecho de no poder decidir en qué cofre se esconde la llave del jefe (siempre está en el último que se abre).

Zelda Link's Awakening Nintendo Switch

Pero la principal limitación es la forma en que se comparten: resulta incomprensible que un modo que se presta tanto a compartir y competir (hay un cronómetro que muestra el tiempo que hemos tardado en completar cada mazmorra personalizada) no permita subir las mazmorras a Internet. En su lugar, el único modo que hay para que otras personas prueben nuestras creaciones es "guardarlas" en alguno de los amiibo de la saga The Legend of Zelda. Una lástima, porque insistimos en que la idea es muy buena y estamos seguros de que la comunidad se volcaría con creaciones tan divertidas y alocadas como las que se pueden encontrar en Super Mario Maker 2.

El otro gran cambio, y el que más salta a la vista, es el apartado audiovisual de The Legend of Zelda: Link's Awakening. Y artísticamente lo tenemos claro: es uno de los juegos más bonitos de todo el catálogo de Nintendo Switch. El "efecto diorama" está tan logrado que da la sensación de que podemos coger a Link, Marin o a cualquiera de las palmeras, casas, enemigos y elementos de Isla Koholint con las manos; parecen juguetes que van a salir de la pantalla en cualquier momento. Con el salto de las 2D del original al 3D del remake también se ha aprovechado para jugar con la cámara, cambiando de perspectiva e inclinándose ligeramente en ciertas secciones y secuencias de vídeo.

Zelda Link's Awakening Nintendo Switch

Desgraciadamente el principal punto negativo de Link's Awakening lo encontramos en el apartado técnico. El juego apuesta por un framerate desbloqueado, logrando alcanzar los 60fps en bastantes ocasiones, sobre todo en espacios cerrados como mazmorras y cuevas. Pero ni siquiera ahí se libra de ver cómo las cifras caen, provocando un efecto muy molesto y, lo que es peor, constante. Creemos que habría sido mejor idea optar por un framerate fijo, aunque eso supusiese reducirlo a 30fps.

La banda sonora también ha recibido un lavado de cara, y en este caso no hay pega alguna: si las melodías del Link's Awakening de Game Boy ya eran memorables y pegadizas, las versiones que se han realizado para el remake son una absoluta maravilla. Todas son respetuosas con el material original, pero sustancialmente mejoradas gracias al uso de instrumentos musicales. No hay ni una sola melodía que de pie a pensar que "la del original era mejor".

Zelda Link's Awakening Nintendo Switch

También hay que alabar el diseño del audio, una pequeña herencia de Breath of the Wild: el sonido de las gaviotas en la playa y los insectos en las praderas, el tintineo metálico que produce Link al andar... Hay una gran cantidad de pequeños pero muy trabajados detalles sonoros que nos sumergen de lleno en la atmósfera de Isla Koholint.

En definitiva, The Legend of Zelda: Link's Awakening para Nintendo Switch es todo lo que podíamos pedirle al remake de un juego tan especial: una renovación en los apartados que más lo necesitaban, añadiendo algún elemento por el camino pero siempre respetando la fuente. Visto el buen resultado... No nos importaría en absoluto que Oracle of Ages y Oracle of Seasons recibiesen el mismo tratamiento. Ojalá, de hecho.

Valoración

The Legend of Zelda: Link's Awakening es la versión definitiva de un clásico: una renovación y mejora en todos los aspectos, siempre respetuosa con el material original, que logra transmitir unas sensaciones que hacía 26 años que no experimentábamos.

Hobby

92

Excelente

Lo mejor

El estilo artístico es impecable, sencillamente precioso. Sigue siendo un juego magnífico a todos los niveles pese al tiempo que ha pasado.

Lo peor

Ralentizaciones constantes. El creador de mazmorras no termina de convencer.

Y además