Maid of Sker
Análisis

Análisis de Maid of Sker, juego de terror inspirado en el folklore galés

Por Daniel Quesada

Versión comentada: PS4

Un nuevo juego de terror llega para que nos sumerjamos en el folklore galés e intentemos sobrevivir. Maid of Sker te reta a aguantar la respiración...

El folklore galés está lleno de seres y personajes misteriosos, perdidos en la bruma de los tiempo. Por eso, resulta curioso que hasta ahora no se hubiera aprovechado más para un género que le viene al pelo, el de los juegos de terror. Eso se va a arreglar con el nuevo título de Wales Interactive (lógicamente), autores de Don't Knock Twice. Este survival horror se llama Maid of Sker, llega para PC, PS4 y One (más adelante lo veremos en Switch) y nos propone un desarrollo bastante convencional, pero con ciertos giros interesantes.

La historia de Maid of Sker nos lleva hasta finales del siglo XIX, cuando un hombre llamado Thomas llega hasta el hotel Sker, propiedad de la familia de su prometida. Ella le ha pedido ayuda porque están sucediendo extraños acontecimientos allí, aparentemente vinculados a la misma canción que suena en el medallón que Thomas tiene en su posesión. Cuando llega al hotel, todo parece estar destartalado. El personal de hotel vaga tambaleante, con máscaras en la cara y ganas de golpear hasta la muerte a todo aquel que oigan cerca... Con la guía de las llamadas telefónicas de su prometida, Thomas debe recorrer el hotel para rescatarla y dar con los objetos que permitan frenar la locura que ha invadido a todos.

El desarrollo es similar al de otros survival horror en vista subjetiva. Controlando a Thomas, podemos caminar, ir a hurtadillas o correr, teniendo en cuenta que los enemigos son ciegos y se basan en el sonido para perseguirnos y atacarnos. Así, aunque sea un poco más lento, es recomendable ir a hurtadillas la mayoría del tiempo para hacer poco ruido. No tenemos armas, así que nuestros únicos trucos para sobrevivir son taparnos la boca y aguantar la respiración cuando pasemos por zonas con humo o estemos jadeando (después de haber corrido mucho tiempo o haber recibido algún golpe), además de escondernos por conductos pequeños por los que los "malos" no puedan pasar.

Aunque no es posible atacar a los enemigos, en buena parte del juego disponemos del modulador fónico, una herramienta que lanza una onda sonora capaz de aturdirlos unos segundos, lo justo para salir por patas si estamos rodeados. Sus recargas son muy escasas, así que hay que dosificar muy bien su uso.

Además de dar esquinazo a los enemigos, en Maid of Sker es fundamental explorar a fondo para encontrar gramófonos con los que grabar la partida y objetos como llaves que abran nuevas habitaciones, muñecas musicales coleccionables o notas que aclaren la turbia historia del hotel Sker. Los objetos principales a buscar son unas partituras y unos cilindros musicales. En función de lo bien que exploremos en su busca, podremos llegar a un final bueno... O a uno no tan bueno...

Maid of Sker

En diferentes momentos nos esperan puzzles al viejo estilo de los survival horror. No son especialmente difíciles ni originales, pero tienen su encanto y se disfruta dando con la solución. Sin duda, suponen algunos de los momentos más interesantes del juego, además, de los contados giros de guión en los que algún monstruoso enemigo nos da un sustejo. En cualquier caso, Maid of Sker no es especialmente complicado y, aunque puede que os maten unas pocas veces a lo largo de la aventura, resulta bastante sencillo dar con las soluciones a los enfrentamientos y los puzzles. Sobre todo, si venís de títulos más hostiles como los Silent Hill o el reciente (y muy recomendable) Song of Horror. En total, completar el juego apenas os llevará 6 horas, pero también es cierto que solo cuesta 25 euros, así que la proporción precio-duración parece compensada.

A nivel técnico, estamos algo desconcertados con esta aventura de terror. Por un lado, el diseño artístico es muy correcto, con el hotel hundido en un espeso bosque, invadido por detalles siniestros y los restos de extraños rituales salpicando nuestra aventura. Por otro lado, el diseño de enemigos es un poco tópico a estas alturas. Lo de ver un señor con un saco de arpillera en la cabeza daba su aquél en Resident Evil 4, pero en 2020 habría que dar una vuelta al concepto. Además, son casi todos iguales y su inteligencia artificial no es la bomba, que digamos: dan vueltas por rutas establecidas y nos persiguen al oír ruidos, pero no saben aprovechar el entorno para rodearnos o dar algo más de miedo. Al final, esta aventura no da demasiado terror, si bien en su tercio final sí pone las cosas mucho más tensas, para bien.

Maid of Sker

Aunque se supone que en PC es donde mejor luce, nosotros solo hemos podido jugar Maid of Sker en versión PS4 Pro y lo cierto es que la optimización es tirando a regulera. La fluidez gráfica es muy baja en el arranque, cuando caminamos por el bosque y los objetos dejan un efecto de "ghosting" (una especie de "estela" que tarda en desaparecer de la imagen) cuando movemos rápidamente la cámara. Hay efectos de luz y atmósfera muy artísticos, pero es verdad que no se ven tan detallados como en, por ejemplo, Man of Medan, aunque entendemos que esta es una producción más modesta.

Donde más brilla este juego es en el apartado sonoro, que además es importante en el desarrollo de la partida. Por un lado, es común escuchar himnos galeses que realmente te transportan al contexto mágico y tenebroso de la aventura. Por otro, dado que los enemigos se basan en los ruidos para perseguirnos, hemos de estar muy atentos a los crujidos de la madera, los golpes o nuestra respiración para no alertarlos, pero también para orientarnos y saber si se acerca alguien. De hecho, hay un puzzle basado principalmente en la orientación a oscuras gracias al sonido que supone uno de los momentos más inspirados y tétricos del juego.

En conjunto, Maid of Sker es una aventura de terror meramente correcta, pero que se queda algo corta en ambición. Cumple con todo lo que cabría esperar en un survival horror de este palo, con algún susto, exploración, puzzles y ambiente malrollero, pero a estas alturas del partido esperaríamos algo menos trillado y ciertamente más pulido en lo técnico. Si buscáis una experiencia de horror corta y que vaya al grano, probablemente os satisfará. Si en cambio quieres una aventura densa que te quite el sueño, quizá aquí te quedes un poco a cuadros. A cuadros escoceses, claro.

Valoración

No tiene nada revolucionario y da la sensación de que podía haber ofrecido mucho más, pero tiene todos los ingredientes necesarios para disfrutar de un survival horror sencillo y directo.

Hobby

69

Aceptable

Lo mejor

Su uso del sonido en determinados momentos. La proporción de puzzles y exploración es muy acertada.

Lo peor

A nivel técnico es muy irregular y no puede competir con los grandes del género a la hora de dar miedo.

Y además