Ir al contenido principal
Mail Mole
Análisis

Análisis de Mail Mole, divertido indie español al estilo Super Mario 3D World

Versión comentada: Nintendo Switch

Analizamos Mail Mole, un juego de plataformas en 3D de un estudio español muy inspirado en Super Mario 3D World, pero igual de divertido, ya disponible para Switch, PS4, Xbox One y Steam.

El destino es algo caprichoso, y ha hecho que Mail Mole, el primer juego del joven estudio catalán Talpa Games, haya salido pocas semanas después de que Nintendo reeditara Super Mario 3D World para Switch. Eso puede ser una buena noticia, porque muchos de los que se hayan quedado con ganas de más tras la aventura del fontanero encontrarán en Mail Mole otra buena ración de coloridos y divertidos niveles

Sin embargo, el jugarlos uno inmediatamente después del otro evidencia aún más lo mucho que Mail Mole bebe no solo de anteriores juegos del género de plataformas 3D, sino de 3D World en particular. Prácticamente todas las ideas de Mail Mole (rodillos giratorios, plataformas invisibles, plataformas alternas que se activan al saltar, superficies que te impulsan al correr, puertas cerradas tras cinco llaves, ondas de energía en forma de círculos concéntricos...) las vimos exactamente igual en el juego de Nintendo de 2013. La estructura del juego, con niveles lineales en 3D desde una cámara fija y alejada, también es la misma. ¡Incluso hay tres coleccionables ocultos por cada nivel!

Es cierto que en el género de las plataformas es muy difícil innovar, sobre todo si te ciñes estrictamente a los saltos. Blue Fire, un reciente indie, innovó al mezclar plataformas 3D con combate y exploración a lo Zelda o Hollow Knight (con resultados irregulares). Mail Mole es más clásico, y también mucho más modesto. Aún as, si disfrutaste con Mario, es difícil que no te guste. Ofrece una buena cantidad de niveles, treinta, y con algunos desafíos secundarios. Y muchos son más divertidos que los de Mario 3D World (es lo que tiene inspirarse solo en sus mejores niveles).

Mail Mole Switch

La principal particularidad de Mail Mole que lo diferencia de cualquier otro plataformas 3D es que Molty, su protagonista, es un topo cartero que se mueve bajo tierra. La mayor parte del tiempo no lo veremos a él, sino el rastro que va dejando por la tierra. Solo sale fuera en los saltos, que funcionan de forma algo diferente a otros juegos. Si pulsamos el botón, dará un pequeño salto, pero la mayoría de las veces lo que haremos es mantener pulsado el botón para cargar el salto, y soltarlo para que se impulse más alto y más lejos.

Mail Mole Switch

Por lo general, en los juegos de plataformas, la potencia del salto se controla según mantengamos pulsado el botón de salto después de saltar. Aquí es al contrario: primero calculamos la distancia que necesitemos cargando el salto, y luego lo soltamos, sin posibilidad de corregirlo luego con doble salto ni nada de eso. Como resultado, Mail Mole tiene un ritmo y una sensación diferente, más lenta y pesada pero también más firme: nos sentimos más seguros al efectuar cada salto, por muy peligroso que parezca.

Es difícil de explicar, pero es un toque distintivo que nos ha gustado mucho, a pesar de que como consecuencia casi nunca veamos en pantalla a nuestro simpático personaje (lo que resta valor a las divertidas prendas con las que podemos vestir a Molty a cambio de zanahorias, la moneda del juego).

Mail Mole Switch

El topillo también tiene un botón para correr, el mismo que se usa para dar un acelerón nada más tocar el suelo. Aunque la dificultad es media (los jefes son particularmente desafiantes), conseguir buenos tiempos y superar los desafíos contrarreloj te exigirá dominar bien las combinaciones de salto - acelerón - salto, aportando más dificultad y profundidad.

Por lo demás, aunque los niveles son variados y combinan muchas y retorcidas mecánicas, el juego no tiene mucho más que ofrecer. Cada nivel esconde tres coleccionables escondidos, como las monedas o estrellas de un juego de Mario, que motivan a rejugar los niveles, pero no otorgan nada especial por conseguirlos.

Mail Mole Switch

Tampoco hay objetos ni nada por el estilo que cambien un poco la dinámica, y se echa de menos un modo multijugador (especialmente en los niveles donde corres contra otros tres topos controlados por la IA). Gráficamente, luce un estilo low poly que no sorprende y queda un poco impersonal, aunque es colorido y los mundos son variados.

Mail Mole Switch

Mail Mole no es un juego demasiado original, y casi todas sus ideas ya las hemos visto en otros juegos antes. Eso no quita que las mecánicas sean variadas y los niveles muy divertido, además de ofrecer una buena cantidad para su módico precio. La curva de dificultad es apropiada, y los controles son sencillos, pero con margen de mejora si queremos conseguir los mejores tiempos en cada nivel.

Si acabas de jugar Super Mario 3D World (o te quedaste con las ganas porque no tienes Switch), deberíais darle una oportunidad a Mail Mole (recuerda, está en todas las plataformas). Es un juego modesto, pero bien rematado. Tampoco es que los plataformas 3D puros sean demasiado habituales últimamente... y mucho menos de origen español.

Valoración

Mail Mole es un juego de plataformas en 3D cuyas mecánicas recuerdan mucho al reciente Super Mario 3D World... quizás demasiado. Aun así, tiene una buena selección de niveles, mucha variedad y un aspecto sencillo pero simpático. Si quieres conseguir los mejores tiempos, también ofrece un reto considerable.

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

Muchos niveles con variadas y retorcidas mecánicas, y un control original que requiere de práctica para conseguir los mejores tiempos contrarreloj.

Lo peor

Casi todas sus mecánicas ya las hemos visto antes. Sin multijugador. Gráficamente es colorido, pero simple y poco interesante.

Y además