Metal Gear Survive PS4 Xbox One PC
Análisis

Análisis de Metal Gear Survive para PS4, Xbox One y PC

Por Álvaro Alonso

Versión comentada: PS4

Análisis de Metal Gear Survive para PS4, Xbox One y PC. Konami nos trae un nuevo spin-off de la aclamada saga de acción e infiltración, esta vez centrado en la supervivencia en un entorno habitado por zombies. ¿Sobrevivirá Metal Gear sin Hideo Kojima?

El pasado 22 de febrero se puso a la venta Metal Gear Survive para PS4, Xbox One y PC, marcando también la apertura de los servidores europeos (en el resto del mundo lo hicieron un par de días antes). Así que si os preguntabais por qué no estaba el análisis en esta web ni en muchas otras, he ahí la explicación.

Dese entonces, hemos pasado infinidad de horas explorando, fabricando armas, luchando contra zombies y, en definitiva, sobreviviendo en este nuevo spin-off de la saga de acción e infiltración por excelencia, que se une a las filas de juegos como Metal Gear Acid o Metal Gear Rising: Revengeance.

Pero las cosas claras: Metal Gear Survive lo tiene todo en contra. La polémica marcha de Hideo Kojima, sumada a varios movimientos bastante cuestionables por parte de Konami, hicieron que los fans acérrimos de la saga (especialmente los "Kojimistas") le pusiesen la cruz antes siquiera de que saliese a la venta. 

Tampoco ha ayudado el que las betas de Metal Gear Survive celebradas en todo este tiempo se hayan centrado en el modo multijugador (en unos momentos explicaremos por qué) o el hecho de que el género zombie esté más quemado que The Fury. Pero nosotros no estamos aquí para debatir si las prácticas de Konami son idóneas o si Metal Gear debería acabar ahora que su creador ya no está al frente, sino para analizar juegos. Y eso es precisamente lo que hacemos en nuestro análisis de Metal Gear Survive.

10 Claves para sobrevivir en Metal Gear Survive

Zombie Eater

A grandes rasgos, Metal Gear Survive coge la base jugable de MGSV The Phantom Pain y añade una capa con infinidad de elementos de supervivencia. Y creednos: hace honor a su nombre. Durante las primeras horas, lucharéis para sobrevivir bebiendo agua sucia (contrayendo las correspondientes enfermedades), realizando expediciones con el único objetivo de conseguir recursos y cazaréis jerbos para tener algo que llevaros a la boca.

Metal Gear Survive análisis

Obviamente, a medida que progresa la historia vamos consiguiendo diversas facilidades que hacen que todo sea más llevadero, pero la sensación de estar en peligro y de que los recursos escasean está muy, muy lograda. Cabe señalar que MG Survive es un juego donde el "farmeo" está muy presente: para que os hagáis una idea de la cantidad de recursos que hay (catalogados según su rareza), para fabricar algo tan simple como unas balas de pistola hacen falta pólvora, cobre y plomo... en abundantes cantidades. Esto no es algo necesariamente malo, pues es un factor inherente a la supervivencia. Pero conviene tenerlo en cuenta y avisarlo para que nadie se lleve una sorpresa de última hora.

Debido a esto, la progresión se realiza de una forma bastante lenta; obviamente aquí entra en juego la habilidad de cada uno, pero olvidaos de completar misiones a toda pastilla. Es necesario recolectar recursos constantemente, volver al Campamento Base cuando el peso del equipo se acerca al 100%, recoger energía Kuban de los enemigos caídos, abrir contenedores que alertan a todos los enemigos cercanos pero en cuyo interior se esconden planos de nuevos ítems, reparar y fortalecer armas y objetos de protección...

Metal Gear Survive análisis

Poco a poco, pero de forma constante, Metal Gear Survive va abriéndose y poniendo nuevos elementos sobre la mesa: cuando creemos que tenemos dominados los recursos para no volver a pasar hambre o sed, descubrimos que también hay que gestionar las despensas del campamento y todos sus inquilinos, o de lo contrario enfermarán, su moral bajará, empezarán a desempeñar peor sus funciones o, incluso, morirán. ¿Le pillamos el truco a los dos tipos de enemigos principales, Errantes (lentos y tontos) y Bombarderos (explosivos)? Esperad a llegar al segundo mapa, donde entran en juego los Rastreadores (que sólo pueden ser descritos como zombies-ninjas) y los peligrosos Morteros, que hacen que los ataques cuerpo a cuerpo y las puñaladas por la espalda dejen de ser una opción útil.

Metal Gear Survive análisis

Y hablando de los enemigos... Hay alguna que otra genialidad, cosa que no sorprende si tenemos en cuenta que son obra de Masahiro Ito, responsable del diseño de enemigos en la saga Silent Hill. Mención especial para el Señor del Polvo, una criatura que bien podría pertenecer, valga la redundancia, a Silent Hill(s). Es una pena que teniendo tanto talento detrás y las herramientas para hacerlo, no se haya potenciado el terror. Porque hay algún que otro susto (la mayoría Errantes tirados que atacan cuando pasamos cerca), pero nada que consiga dar verdadero miedo. Las zonas de niebla, cuya atmósfera está realmente lograda, habrían sido el escenario ideal para introducir elementos de terror, lo que habría convertido a Metal Gear Survive en un survival horror como la copa de un pino.

Lo cierto es que las mecánicas de supervivencia funcionan fantásticamente con la base de The Phantom Pain, algo que no sorprende demasiado si tenemos en cuenta que en lo jugable, el último Metal Gear de Kojima es magistral. Pero lo que sí sorprende es que la supervivencia termina siendo la principal fortaleza de Metal Gear Survive, consiguiendo que, por momentos, olvidemos que la variedad de objetivos en las misiones sigue siendo muy escasa (hemos perdido la cuenta de las veces que hemos completado "recupera la tarjeta de memoria").

Metal Gear Survive análisis

Pero en MG Survive la satisfacción reside en la progresión. En explorar, en encontrar los planos para una nueva arma por sorpresa, en subir de nivel y conseguir habilidades que barren varios enemigos al mismo tiempo y en hacernos más fuertes poco a poco. Es de esa clase de juegos en los que, cuando conseguimos fabricar un objeto nuevo y lo vemos sobre nuestro personaje, no podemos evitar sentirnos orgullosos del progreso realizado.

Ahora bien, también es cierto que la infiltración, seña de identidad de la casa, se ha desvirtuado por completo. Al principio parece que tiene importancia, pues es una locura hacer frente a una horda de Errantes de frente, pero pronto descubrimos que se acaba antes corriendo entre ellos que tratando de pasar desapercibido. Así que si estáis buscando la clásica experiencia de sigilo que ofrecen los Metal Gear, Survive probablemente no sea vuestro juego. Nosotros se lo perdonamos porque es un spin-off (Rising también se llama Metal Gear, y ahí la infiltración fue fulminada de un tajo... lo cual no lo hacía menos fantástico) y porque el sistema de impactos de Survive es tremendamente satisfactorio.

Metal Gear Survive análisis

Los Errantes están formados por una materia a medio camino entre el metal y el cristal, lo que significa que cualquier golpe, ya sea de armas blancas o de fuego, provoca una explosión de fragmentos acompañada por un sonido muy característico. A esto hay que sumarle un elaborado sistema de desmembramientos que hace posible cercenar extremidades, y que nos permite limitar el movimiento de un enemigo apuntando a las piernas o -faltaría más- destruirlo completamente separando la cabeza de sus hombros. El resultado, insistimos, es muy satisfactorio, más cuando Survive está pensado para ser un juego difícil donde tres o cuatro golpes pueden mandarnos al otro barrio.

Al morir, dejamos caer una caja con todos los recursos que habíamos obtenido. Y si volvemos a caer antes de recuperarla, desaparecerá para siempre. Tampoco es que esto sorprenda demasiado; a estas alturas, raro es el juego que no está influenciado por ya sabéis quien.

Metal Gear Survive análisis

Durante las primeras horas, los principales medios de ataque son machetes, bates de béisbol y, sobre todo, lanzas (palos con un pincho en la punta, en realidad). El sistema de combate cuerpo a cuerpo se ha creado de cero, y cuenta con diversos combos y ataques especiales que cambian según el tipo de arma. Las lanzas son especialmente útiles, pues combinadas con las verjas que podemos construir en cualquier lugar y momento gracias a la tecnología de agujeros de gusano, nos permiten acabar con varios enemigos al mismo tiempo sin demasiado riesgo. Especialmente logrado el efecto de los Errantes agolpándose y tumbándolas poco a poco.

Metal Gear Survive análisis

El tema de las defensas también es clave, pues uno de los objetivos más habituales es proteger ubicaciones de hordas de enemigos. Y al igual que con recursos, armas y objetos de equipo, hay para todos los gustos: vallas de madera, con alambre de espinos, sacos de arena, torretas, minas... O incluso torres de vigilancia para "campear" sin peligro. La construcción juega un papel especialmente importante en el Campamento Base, donde elegimos qué construimos y dónde lo construimos entre una serie de elementos que va in crescendo a medida que progresamos (desde los citados objetos defensivos hasta huertos de patatas o contenedores para recoger agua de lluvia), logrando ese toque de auténtica personalización que le faltaba a la Base Madre de The Phantom Pain.

Konami te prohíbe ligar en Metal Gear Survive

Al contrario que en las entregas principales de Metal Gear, la historia no es el punto fuerte de Survive. No es del todo terrible, cuenta con algún que otro giro más o menos inesperado e intentos tímidos de tratar temas relacionados con la guerra... Pero desprende un aroma bastante genérico, y es demasiado evidente que le falta ese "algo" que sólo Kojima sabe dar. Le concedemos, eso sí, que ninguno de los personajes principales desentone en el universo Metal Gear. Ni siquiera Goodluck, cuya apariencia es tan similar a la de Laurence Fishburne que resulta incomprensible que el actor no haya denunciado por uso inapropiado de su imagen.

Metal Gear Survive análisis

Sorprende, sin embargo, que haya bastantes referencias a los otros juegos, desde el clásico "Kept you waiting, huh?" hasta cintas con los temas principales (Love Theme, Callig to the Night, Peace Walker Theme...) que podemos reproducir en el campamento (y sólo en el campamento). Al fin y al cabo los derechos de Metal Gear y el resto de juegos de Kojima pertenecen a Konami, así que también es posible conseguir cintas con melodías de Policenauts, o incluso de otras sagas de Konami, como Contra o Castlevania (todo un puntazo estos últimos). 

Pero lo que más nos preocupa de la parcela argumental es que el ¿85%? de la historia se desarrolla en conversaciones con cuadros de diálogo en una pantalla estática, que imita el estilo de las conversaciones por códec/radio de anteriores entregas. Cosa que no tiene ningún sentido... Porque se trata de diálogos que los personajes mantienen cara a cara. Esto evidencia un problema aún más grave, y es la abrumadora reutilización de assets de The Phantom Pain.

Metal Gear Survive análisis

Prácticamente todo lo visto en el juego de Venom Snake se reutiliza en Survive de alguna forma: objetos, armas, animales, vehículos, estructuras... Hay unas pocas novedades y unas muchas reskins, así que existe la sensación constante de "esto ya lo he visto". Por poner un ejemplo, Metal Gear Survive tiene lugar en dos mapas distintos: el primero toma el Afganistán de MGSV TPP, y si habéis jugado a éste, no hace falta que os digamos cuál es el segundo...

Así que es inevitable sentir que se ha recurrido a estas conversaciones estáticas para no tener que animar diálogos nuevos, algo que habría llevado más tiempo y procesos de captura de movimientos. Esto nos lleva al apartado gráfico, y si le metisteis muchas horas a The Phantom Pain (como nosotros), no tardaréis en notar que Survive no luce igual de bien. No tenemos claro si es una menor resolución, un descenso de la calidad de las texturas o ambos, pero es evidente que la calidad gráfica es inferior. Al principio pensábamos que nuestros ojos nos engañaban, así que volvimos a instalar MGSV y, efectivamente, algo ha cambiado.

Metal Gear Survive análisis

Nuestra teoría es que se debe al número de enemigos que se muestran en pantalla, muy superior al del juego de Venom Snake. De hecho, a Survive le cuesta bastante mantener los 60fps, con ralentizaciones que no son especialmente molestas (se dan sobre todo cuando llueve), pero sí habituales. Parece que la idea de meter zonas de niebla no atiende únicamente a motivos artísticos/argumentales...

Puede que llegados a este punto estéis pensando que nuestra valoración de Metal Gear Survive es, pese a sus menos, bastante positiva. Y lo es. Y puede que también estéis pensado que, al jugar a la beta, no visteis nada de lo que estamos hablando. Eso es porque todas las betas estaban centradas en el modo multijugador, aspecto que más se ha anunciado... Y la mayor flaqueza de Metal Gear Survive. 

Metal Gear Survive análisis

Porque a pesar de tener todas las herramientas para crear una experiencia cooperativa de supervivencia de calidad, el multijugador no es más que un modo horda donde hacemos frente a oleadas de enemigos mientras defendemos una posición. Al rey lo que es del rey: no negaremos que, cuando entendemos cómo funcionan todos los factores que entran en juego resulta divertido, pero eso no quita que esté desaprovechadísimo.

Por suerte, ya se ha anunciado que en la actualización de marzo se incluirán nuevos tipos de misiones cooperativas, así que no está todo perdido. Es bastante evidente que Metal Gear Survive es un juego pensado para tener un recorrido largo: al terminar la historia, que dependiendo de vuestra habilidad os puede llevar unas 30 horas, aparecen nuevos (y dificilísimos) jefes opcionales en el mapa, y se desbloquean cuatro subclases que nos dan acceso a nuevas habilidades que permiten la especialización en distintas áreas (asalto, caza, curación o exploración). Y eso sin contar con que ya hay anunciados varios eventos especiales.

Metal Gear Survive análisis

Y esto nos lleva a dos graves problemas: por un lado, la necesidad de estar siempre conectados a Internet para jugar, incluso en el modo historia. Y por otro... las microtransacciones. Hemos visto tres apartados a los que afectan: cargamentos (inicialmente disponemos de cuatro, pudiendo desbloquear otros cuatro), equipos de exploración (disponemos de uno, pudiendo ampliar a cinco) y ranuras de personajes. Para adquirir todo esto son necesarias Monedas de Supervivencia, que es posible obtener pasando por caja o en pequeñas cantidades a través de las recompensas por conectarnos a diario. Y si bien en el primer y el segundo caso no molestan ni empañan la experiencia, cobrar por tener más de un personaje está simple y llanamente mal.

El posible mensaje oculto sobre Kojima en Metal Gear Survive

A pesar de todo, Metal Gear Survive no es, ni de lejos, un mal juego. Su principal problema es que el nombre Metal Gear le viene grande, y si se hubiese llamado Steel Device Survive, quizás, sólo quizás, al púbico le resultaría más fácil mirarlo con mejores ojos. Porque como juego de zombies y supervivencia cumple con creces, y es difícil no recomendárselo a cualquier aficionado al género. Pero como Metal Gear ya tal.

Valoración

Tras una nube de polvo de polémicas y decisiones cuestionables, se esconde un juego de supervivencia y zombies altamente recomendable. Está lejos del nivel de calidad de cualquier entrega principal de Metal Gear (sobre todo en lo argumental), pero mentiríamos si dijésemos que no nos lo hemos pasado francamente bien con Survive.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

Las mecánicas de supervivencia, muy elaboradas, y lo bien que funcionan con la base jugable de MGSV. La sensación de satisfacción al progresar.

Lo peor

Microtransacciones absurdas y la necesidad de estar siempre conectados a la red. Reutilización de assets. Modo multijugador muy desaprovechado.

Y además