Monkey King Hero Is Back análisis
Análisis

Análisis de Monkey King: Hero Is Back para PS4 y PC

Por Álvaro Alonso

Versión comentada: PS4

Análisis de Monkey King: Hero Is Back para PS4 y PC. En esta adaptación de la película de animación homónima, basada en la leyenda china del Rey Mono, encarnamos al mismísimo Sun Wukong, quien debe realizar buenas acciones para recuperar sus poderes. O lo que es lo mismo: repartir un poco de jarabe de mono.

En 2015 se estrenaba en cines Monkey King: Hero Is Back, una película de animación basada en la historia del Rey Mono (Sun Wukong), uno de los personajes principales de la novela china Viaje al Oeste. Por estos lares no goza de tanta popularidad, aunque la leyenda vive en Dragon Ball y su protagonista, Son Goku, cuyos rasgos y habilidades se inspiran en los del Rey Mono (inicialmente, al menos). Sin embargo, en China la película fue un éxito arrollador, ostentando durante un tiempo el título de "película de animación más taquillera del país". 

Y ahora, más de cuatro años después, el estudio HexaDrive (conocido por The 3rd Birthday y versiones HD como Okami HD o Zone of the Enders: The 2nd Runner HD) ha realizado una adaptación de dicha película que lleva el mismo nombre: Monkey King: Hero Is Back para PS4 y PC. Puede parecer raro que, tanto tiempo después del estreno de la película se lance el videojuego, pero hay que tener en cuenta que su público principal está en China, donde los videojuegos estuvieron prohibidos hasta el año 2014. Y teniendo en cuenta lo mucho que les apasiona el Rey Mono a los chinos, no nos extrañaría nada que allí venda lo que no está escrito.

Hazte con una TV 4K HDR al mejor precio

Pero ¿realmente merece la pena? En nuestro análisis de Monkey King: Hero Is Back os lo contamos con pelos (mágicos) y señales.

Leña al mono

Monkey King: Hero Is Back sigue los acontecimientos de la película, alterando algunos e incluyendo otros completamente nuevos. Nosotros nos ponemos en la piel del mismísimo Rey Mono, apodado Dasheng, quien fue encerrado en una prisión de hielo por Buddha después de que el poder se le subiese a la cabeza. La escena inicial, en la que se nos narra su ascenso y caída, es la primera sorpresa: está realmente bien realizada, imitando el estilo del dibujo tradicional con un espectacular resultado.

Monkey King Hero Is Back

Tras pasar 500 años encerrado, Dasheng es liberado por el pequeño Liuer. Y al despertar se lleva una sorpresa agridulce: sus poderes están siendo bloqueados por un brazalete en su brazo derecho, obra de Buddha, y sólo podrá deshacerse de las cadenas realizando buenas acciones. Con esta premisa empieza la aventura, cuyo desarrollo podríamos describir como una suerte de heredero del estilo de Crash Badicoot o Spyro the Dragon.

Y es que Monkey King: Hero Is Back bebe de esas aventuras clásicas en muchos aspectos: el juego se compone de 10 niveles distintos, entre los que avanzamos de forma lineal (aunque llegados a cierto punto podemos usar las estatuas de guardado para volver a cualquiera de los visitados). El desarrollo de los propios niveles también es lineal, aunque a menudo nos topamos con bifurcaciones o bloqueos (puertas, por lo general) que nos obligan a explorar otras rutas.

Monkey King Hero Is Back

Para hacer que la exploración de los escenarios sea interesante, Monkey King: Hero Is Back ha tomado prestadas dos ideas de The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Por un lado tenemos los materiales: al explorar los escenarios o derrotar enemigos podemos encontrar todo tipo de recursos (plantas, piedras, insectos...) que más tarde usamos para fabricar objetos: pociones que recuperan salud o magia, cuentas que nos permiten revivir, sellos que provocan distintos efectos... Estos objetos se pueden usar en cualquier momento desde el menú y de forma instantánea, lo que elimina todo atisbo de dificultad. Y ese es uno de los aspectos negativos de Monkey King: es demasiado sencillo, y no hay selector de dificultad.

El otro aspecto que toma de Breath of the Wild son los Kolog, aquí en forma de dioses de la tierra: ocultos en algunas partes del escenario encontraremos a estos pequeños seres (que además aparecen y se esfuman de una manera muy similar a los guardianes del bosque), que podemos usar para aumentar tres facetas de Dasheng: salud, magia o número de golpes.

Monkey King Hero Is Back

Porque aunque la aventura del Rey Mono nos recuerda a los clásicos de PlayStation, Monkey King: Hero Is Back deja a un lado el plataformeo (algo hay, pero en dosis ligerísimas) para poner el énfasis sobre el combate. Tenemos dos botones de ataque (rápido y fuerte), uno de esquiva y otro de salto. También hay mecánicas de contragolpes: si pulsamos uno de los dos botones de ataque justo cuando un enemigo se dispone a golpearnos, entraremos en una secuencia que nos permite acabar con el enemigo (o enemigos, en caso de que haya varios cerca) con un golpe final bastante espectacular.

Además, Dasheng puede hacer uso de objetos del escenario, como piedras o bancos, para causar aún más daño. Lo que termina de completar el sistema de combate de Monkey King: Hero Is Back es la magia: a medida que derrotamos jefes, Dasheng va ganando acceso a sus antiguos poderes, como la posibilidad de usar una visión mística (que revela puntos débiles o interacciones del escenario), aumento de velocidad, un poderoso hechizo de fuego... Y tampoco falta la posibilidad de invocar su legendario bastón extensible. Todos estos hechizos tienen varios niveles de mejora, a los que se accede gastando las almas que obtenemos al derrotar enemigos.

Monkey King Hero Is Back

Monkey King: Hero Is Back no tiene el combate más elaborado del mundo, pero cumple su cometido y entretiene lo suyo durante las algo más de 10 horas que puedo llevaros completarlo. Lo que echamos en falta es que haya una mayor variedad de enemigos: hay varios tipos distintos, pero todos ellos se repiten cambiando de color (especialmente en el caso de los básicos). Este problema también lo encontramos con los jefes: sin contar el final sólo hay cuatro, y algunos también se repiten en un par de ocasiones.

El apartado visual de Monkey King: Hero Is Back es lo que más nos ha gustado del juego. Todos los personajes, tanto los protagonistas como los enemigos, están realizados con un estilo clavado al de la película de animación. Esto quiere decir que los modelos y sus animaciones están a un nivel muy cercano al de películas de Dreamworks o Pixar, especialmente en el caso de Dasheng y sus caricaturescas animaciones de combate. Tiene poco que envidiar al aspecto gráfico que lucían los geniales Crash Bandicoot N. Sane Trilogy y Spyro Reignited Trilogy.

Monkey King Hero Is Back

Los escenarios no están a un nivel tan bueno, pero en conjunto Monkey King: Hero Is Back luce muy, muy bien. Es un juego muy colorido y con muchísimo encanto. La pega son los tiempos de carga, aunque no por su duración, sino por lo numerosos que son. Los encontramos al recorrer escenarios, pero también cada vez que queremos entrar en interiores. Incluso para algo tan sencillo como trepar una escalera hay una pequeña transición.

En cuanto a la banda sonora, encontramos composiciones de todo tipo, algunas más memorables que otras, pero todas funcionan. Lo que hay que destacar es que Monkey King: Hero Is Back llega completamente traducido y doblado al castellano, así que la sensación de estar "jugando a una película de animación" es plena.

En definitiva, si buscáis un juego con el espíritu de los plataformas clásicos de PlayStation, más centrado en el combate y con un estilo único gracias a sus raíces en la mitología china, Monkey King: Hero Is Back es vuestro juego.

Valoración

Una aventura con mucho encanto que bebe de los clásicos... Tanto para lo bueno como para lo malo. Monkey King: Hero Is Back captura la esencia de la película en la que se basa, y aunque no pasará a la historia como el juego más revolucionario, logra entretener hasta el final.

Hobby

70

Obra maestra

Lo mejor

La recreación de los personajes y sus animaciones. Una aventura con mucho encanto y realmente entretenida.

Lo peor

Los tiempos de carga son demasiado numerosos. Poca variedad de enemigos. Demasiado fácil; se echa en falta un selector de dificultad.

Y además