My Time At Portia
Análisis

Análisis de My Time At Portia para Nintendo Switch, PS4, Xbox One y PC

Por Adrián López

Versión comentada: Nintendo Switch

My Time At Portia por fin ha dado el salto a las consolas. PS4, Xbox One y Switch reciben esta aventura RPG basada en el crafteo que nos lleva a la ciudad de Portia. Una ciudad enorme, con un sinfín de posibilidades a nuestro alcance y repleta de secretos que tendremos que ir descubriendo. Pero, teniendo Animal Crossing y Stardew Valley, ¿merece la pena? ¿Aporta algo nuevo?

Lanzado en PC a principios de año, Mi Time at Portia es el cuarto juego de Pathea Games, un estudio fundado en 2010 y cuyos integrantes están repartidos entre los Estados Unidos (Memphis) y China (Chongqing). Tras estos tres meses disponible en PC, ahora llega a Nintendo Switch, PS4 y Xbox One, ofreciendo prácticamente las mismas opciones y, por supuesto, el mismo comienzo... 

Todo arranca con la llegada en barco de nuestro protagonista a Portia, una pintoresca ciudad con todo tipo de edificios y lugares que visitar. Al llegar seremos recibidos y se nos entregará el viejo taller de nuestro padre que, por motivos desconocidos, se encuentra viajando de una punta del mundo a la otra.

¿Problemas de almacenamiento en Switch? Amplia su capacidad con estas tarjetas microSD

El taller será un elemento clave dentro de nuestra aventura, pues será allí donde comenzaremos a fabricar los objetos que nos permitan seguir avanzando en la historia principal. Podemos fabricar todo tipo de ítems como armas, herramientas, monturas, accesorios...

Una vez tenemos el viejo taller de nuestro padre nuestra primera misión será repararlo, para poder vivir en él y que nuestras posibilidades en Portia sigan creciendo. Esto nos adentrará en la ciudad y nos permitirá ir conociendo a sus habitantes, que son mucho más amigables de lo que pensamos.

My Time At Portia taller

Mientras exploras Portia, te encontrarás con los estos residentes de la ciudad, cada uno de los cuales tiene sus propias historias esperando a ser descubiertas. Podemos interactuar con todos los personajes que nos encontremos en nuestro camino y estos nos ayudarán a mejorar con misiones secundaria. 

Los personajes están bien diseñados, se distinguen fácilmente por su estilo y personalidad únicos, es imposible encontrar dos iguales. Hay una cantidad considerable de personajes para hacer amigos y muchas opciones en lo que se refiere al romance, ya sea ganarse el corazón de la dulce granjera del camino o hacernos amigos de un niño que ha sido criado por un oso.

Estos ciudadanos son el motor de My Time At Portia, dándole vida al pueblo y logrando conseguir con éxito una difícil tarea: la de crear personajes que valgan la pena, con los que empatizar y preocuparse por ellos.

La fecha de lanzamiento de Animal Crossing para Nintendo Switch podría haberse filtrado

La ciudad en sí tiene un diseño muy atractivo y el universo que la rodea es muy divertido de explorar, podemos encontrarnos con terrenos peligrosos o cuevas llenas de criaturas y enemigos, praderas pacíficas en las que podremos relacionarnos con los habitantes y ruinas abandonadas llenas de reliquias del viejo mundo listas para ser descubiertas.

Las ruinas jugarán un papel fundamental dentro de My Time At Portia, ya que son una de las mejores fuentes para conseguir ciertos materiales valiosos. En la ciudad también se celebran festivales mensuales en los que puedes participar, que reúnen a mucha gente del pueblo, así como a explicar algo relacionado con la historia historia principal y al mundo antes del Apocalipsis.

My Time At Portia

La importancia del crafteo

My Time At Portia está repleta de innumerables horas de misiones, y una buena parte de estas giran en torno a la elaboración de objetos en el antiguo taller de tu padre. Con la ayuda de todo tipo de herramientas y maquinaria, puedes aceptar las solicitudes en el Gremio de Comercio para mejorar tu reputación y obtener nuevos recursos.

El Gremio de Comercio es un edificio clave en My Time At Portia, situado en el corazón de la ciudad, y siempre tendrá misiones disponibles para nosotros. Posee un sistema de clasificación dentro de los habitantes de Portia por el que tendremos que ir subiendo para poder optar a objetos cada vez más valiosos.

My Time At Portia

Podemos craftear prácticamente de todo, incluidos objetos para contribuir a la mejora de la ciudad, como mobiliario urbano, y por supuesto actualizar y mejorar nuestro taller, el cual es totalmente personalizable.

Además del crafteo de objetos también se pueden instalar macetas y construir refugios para criar ganado. En Portia todo cuenta. Si bien estos elementos no son tan completos como el aspecto de la elaboración de objetos, si que brindan más opciones para el juego y pueden ayudarnos a completar misiones o mejorar las relaciones con los ciudadanos de Portia.

El combate, otro elemento clave

La ciudad de Portia es tan encantadora como peligrosa, y por eso, durante nuestra aventura, también nos toparemos con ciertas zonas que estarán llenas de peligrosos monstruos a los que tendremos que vencer para avanzar, así como otro tipo de animales no tan peligrosos que merece la pena cazar para conseguir recursos.

Hay una gran multitud de criaturas que no dudarán en atacarnos como ratas, caracoles o llamas de colores que, dependiendo de su nivel, podrán presentar más o menos batalla. El sistema de combate de My Time at Portia es bastante sencillo y fácil de entender.

My Time At Portia

A grandes rasgos, tenemos un botón de ataque y un botón de esquivar que tendremos que utilizar con criterio contra ciertos rivales, ya que el sistema es simple pero no nos servirá de mucho aporrear el botón de ataque en muchas ocasiones y tendremos que estar atentos a esquivar.

Un inconveniente del sistema de combate, a pesar de su facilidad, es que puede ser un aspecto que no encaje con algunos jugadores que quieran pasear por Portia pacíficamente. El combate puede evitarse hasta cierto punto, sin embargo, hay misiones principales que nos obligarán a ello.

Con todo, el combate sirve más como una forma de obtener objetos únicos y es más alegre que violento. Cabe destacar que podremos retar a un duelo a cualquier ciudadano de Portia, pero no es bueno dejarse llevar por las apariencias, porque podemos llevarnos muchas sorpresas con los, en principio, pacíficos ciudadanos de Portia.

Una experiencia para disfrutar lentamente

A pesar de que My Time At Portia puede ofrecer recompensas rápidas para algunos objetivos, como completar las tareas del Gremio de Comercio, la mayoría de las misiones requieren una cierta cantidad de tiempo y esfuerzo, lo que provoca una gran satisfacción al ser completadas. 

Es posible que deba realizar un viaje profundo a las ruinas, luchar contra algunas criaturas o mejorar nuestro taller a niveles altos para cumplir ciertas misiones, las cuales requieren de paciencia y de tiempo. Este proceso hace que completar las misiones sea mucho más gratificante, ya que realmente parece que te esfuerzas lo suficiente como para merecer las recompensas que obtienes.

My Time At Portia

Si bien este tipo de juego puede parecer frustrante para aquellos más impacientes que prefieren completar misiones rápidamente e ir a saco a por la historia principal, también ayuda a hacer que My Time At Portia sea más adictivo, ya que provoca un fuerte sentimiento por mejorar y querer terminar cada misión.

Este sistema de esfuerzo/recompensa viene reforzado además por la amplia duración del juego, en el que fácilmente puedes invertir cientos de horas, lo que nos brinda una amplia razón para seguir jugando y echarle horas y horas en la ciudad de Portia. 

¿Un juego demasiado grande para Switch?

Que My Time At Portia no os engañe por su apariencia sencilla y, por decirlo de alguna forma, infantil. Estamos hablando de un juego muy complejo con una lista interminable de tareas y cosas por hacer, una cantidad elevada de personajes diferentes que nos ofrecen cada uno su historia.

Gráficamente no es una maravilla que desencaje la mandíbula... algo que comparte con otros juegos similares, como Animal Crossing o Stardew Valley. Diseños sencillos, animaciones correctas pero sin echar las campanas al vuelo. Su verdadera graciano está en los gráficos, que son correctos sin más, sino en todo lo que puedes hacer, que también nos ha recordado a Yonder.

Pero no es menos cierto que en versión portátil si que presenta en ocasiones cierta inestabilidad, con petardeos puntuales y, lo peor, que los tiempos de carga son excesivos, a pesar de que con el lanzamiento del juego se ha lanzado un parche para reducirlos, pero siguen siendo bastante altos. En las misiones en las que tenemos que cambiar de escenario con rapidez se hacen realmente pesados... 

Al final, se trata de poner en un lado de la balanza todo lo bueno y todo lo que ofrece, y en el otro, todos los aspectos mejorables. Por eso, a poco que te atraiga el género, los "life sim" y los juegos con una duración eterna y miles de cosas para hacer, la balanza se inclinará hacia todo lo bueno...

Valoración

My Time At Portia es un juego repleto de misiones variadas y divertidas, NPCs entrañables y un ambiente encantador que nos permite pasarnos horas y horas en la ciudad sin aburrirnos. Si te gusta el género de simulación de vida, títulos como Animal Crossing o Stardew Valley te encantará perderte entre los innumerables secretos de Portia.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La ciudad de Portia, un sinfín de posibilidades. Un juego muy bonito estéticamente. Horas y horas de entretenimiento.

Lo peor

Los tiempos de carga. En ocasiones se hace pesado obtener ciertos recursos. El precio en Switch, 10 euros más que en el resto de plataformas.