Portada NBA Live 18 Análisis
Análisis

Análisis de NBA Live 18, el basket de EA para PS4 y Xbox One

Por José L. Ortega

Versión comentada: PS4

Como si fuera un guerrero herido, EA Sports no se rinde con NBA Live. Se resiste a ceder la supremacía de los videojuegos de baloncesto a 2K a pesar de haber sufrido muchas humillaciones por el camino. NBA Live 18 todavía está lejos de alcanzar el nivel de la obra de Visual Concepts, pero por lo menos se vislumbra un camino. La esperanza de que se pueden hacer muy bien las cosas si se pulen algunos detalles. Y que, quien sabe, dentro de no muchos años la lucha por el anillo de campeón en el basket virtual sea encarnizada.

Se podrían hacer muchas analogías baloncestísticas con NBA Live 18. Que si es un jugador que vuelve a las canchas después de una lesión de larga duración y debe ir poco a poco. Que si es un equipo que, tras años de sequía y mal juego ha adquirido a una estrella emergente en el draft. Y se me ocurren unas cuántas más, pero seguramente habréis captado el mensaje. Pero lo que está claro es que es admirable el coraje de EA Sports con esta franquicia, a la cuál prácticamente todos dábamos por muerta -en varias ocasiones-, pero nos ha metido una canasta el filo de que sonara la bocina. Otra más.

¡Ha sonado 'chofff'!

Esta trama de esfuerzo viene de tiempo atrás. Tras un comienzo de siglo con bastante soporte mediático, NBA 2K iba creciendo a pasos agigantados, mientras que NBA Live todo lo contrario. Tanto que en NBA Live, desde EA Sports tomaron por darse un descanso y replantearse la forma en la que tenían que enfocar su saga del deporte de la canasta. Regresaron en 2014, con más miedo y pena que gloria a la cancha como en aquella época lo hacía Greg Oden, un prometedor número uno del Draft que tuvo que retirarse del deporte por culpa de las lesiones, así como EA tuvo que hacer lo propio tras lo esperpéntico que resultó NBA Live 16. Otro año sabático y, como el mismísimo Michael Jordan, un tercer regreso a las pistas de baloncesto con este NBA Live 18.

Eso sí, no nos dejemos llevar por la euforia. NBA Live 18 es un buen juego de baloncesto, pero le queda un largo trecho que recorrer para volver a ser competitivo, especialmente teniendo en cuenta que trata de hacer frente a la mejor saga deportiva de la historia que, para colmo, cada año se supera con cada nueva entrega como hemos visto recientemente en nuestro análisis de NBA 2K18. La calma debe imperar en EA para tratar de abrirse camino. Y debe escoger bien una dirección.

​ Nba Live 18 Análisis 2

La esperanza del nuevo curso baloncestístico

NBA Live 18 es una propuesta arcade, pero no de forma descarada. Tiene retazos de querer ser un simulador, pero ya sea por exceso o por defecto se queda en un limbo que le hace carecer de identidad. Ofrece un estilo de juego rápido y bastante poco real, hecho que determinará de forma instantánea aquel que haya jugado al baloncesto en alguna ocasión. Pero este también puede ser su punto fuerte, ya que puede erigirse como una buena opción para aquellos que simplemente quieran echarse unas canastas virtuales sin demasiadas complicaciones, y sin el cansancio que provoca bajar a la cancha del barrio para jugar con colegas.

Pero aquellos que busquen un estilo más realista, probablemente tengan problemas para digerir las mecánicas de NBA Live 18. Los partidos se convierten, casi sin querer, en un verdadero correcalles. Especialmente si juegas con los Cavs o los Warriors y coges a las estrellas de turno. Durant, Curry, Lebron o Thomas se zafan de los defensores con suma facilidad. Y los compañeros no acuden a las ayudas para obligarnos a tener que trenzar la jugada hasta encontrar un juego que nos permita lanzar a canasta con relativa facilidad. Basta con un par de virguerías y acabaremos realizando mates o bandejas que resultan espectaculares, pero la simpleza con la que se realizan hace que se resten los méritos. Eso y que algunas animaciones todavía tienen que pasar por chapa y pintura.

El club de los Geppeto Brothers

La IA, como hemos dejado entrever, es bastante pobre. Los compañeros no se mueven demasiado ofreciendo alternativas, y acciones como los bloqueos indirectos ocurren menos que los eclipses de luna. La cosa no mejora a la hora de rebotear, ya que nadie baja el trasero para proteger el rebote y aquello se convierte en un festival de despropósitos, en los que, en ocasiones, hemos visto cómo los jugadores se quedan mirando como pasmarotes a una pelota que tienen al lado sin cogerla, con la consiguiente frustración que eso acarrea. El juego invita mucho a las penetraciones a canasta, y eso hace que sea realmente fácil realizar un montón de 'pinchos de merluza', como decía el eterno Andrés Montes. Los tapones son la magia del basket, desatando en quien lo realiza una sensación de euforia desmedida, pero acaban por abrumar.

Ese toque arcade queda evidente en los jugadores, ya que todos poseen las mismas acciones, careciendo de animaciones distintivas que nos hagan sentir que somos espectadores de un partido real. Ese mimo por el detalle que vemos en 2K aquí es una utopía. Algunos sí tienen representación en cuanto a sus movimientos, pero son una minoría.

Nba Live 18 Análisis 3​

Y aquí hay claroscuros. A pesar de que pocos jugadores lancen como sus homólogos, la mecánica de lanzamiento es bastante buena y funciona casi a la perfección. Por su contra, los movimientos en el poste bajo son aberrantes, haciendo que los Drummond, Davis o Cousins no puedan sacar el máximo partido de sus habilidades debajo del aro.

Intentando vivir la magia del basket

Por cierto, si os preguntáis por el parecido físico de los jugadores, también hay altibajos. Las grandes estrellas como LeBron, Curry o Harden, imagen de portada del juego, sí se parecen bastante, aunque se echa en falta un mayor grado de detalle. Pero el resto no. Ni siquiera Pau Gasol, lo cuál tiene delito. Por cierto, una de las novedades más atractivas de este año es la inclusión de las plantillas de la WNBA por primera vez en la saga. Esto nos permitirá ver en acción a las españolas Sancho Lyttle, Astou Ndour y Leticia Romero.

NBA Live 18 va bien servido en cuanto a modos de juego. El más atractivo es The One. Ya sabéis, el típico en el que eres un don nadie y te debes convertir en el mejor jugador de todos los tiempos. Cabe resaltar que la estructura, a pesar de no ofrecer muchas variantes, es bastante interesante, ya que su contrapunto narrativo, aderezado incluso con tertulias televisivos, le hace poseer un tono distendido.

Porque la vida -de un jugador NBA- puede ser maravillosa

Encarnamos a un jugador universitario -que puede tener nuestro rostro si lo importamos desde la aplicación NBA Live Companion- que ha salido de una lesión grave y que debe volver a llamar la atención de la NBA destacando en partidos callejeros. De forma paralela, agentes, periodistas o incluso otros jugadores nos mandan mensajes que desembocan en conversaciones de Whatsapp que nos permiten elegir entre respuestas bastante planas y semejantes, pero en cuya última opción, dependiendo de nuestra elección, nos proporcionarán puntos de habilidad o respeto que poder gastar en mejorar las habilidades de nuestro personaje por medio tanto de su árbol correspondiente -que nos deja elegir las características más acordes a nuestro estilo-. Además, también hay un sistema de 'perks' que nos permite dotar a nuestra estrella en ciernes de mejoras específicas, como ser más veloz o dar mejores pases.

Nba Live 18 Análisis 1

The One es un modo interesante, aunque se aprecie pronto en sus costuras que sigue una línea muy marcada y con escasas variantes. También resta inmersión que podamos elegir tras el draft el equipo en el que queremos jugar, pero en este apartado, como todo en NBA Live, el objetivo es el de atrapar al jugador sin demasiadas peripecias. El complemento ideal en cuanto a modos de juego lo rubrica Ultimate Team, un apartado conocido por todos, especialmente si lo habéis tanteado en FIFA, ya que sigue la misma línea de diseñar a nuestro equipo de ensueño por medio de un elaborado sistema de sobres y cartas. Los más entusiastas encontrarán aquí el lugar en el que invertir más horas.

Valoración

NBA Live 18 es un buen regreso de EA Sports a las canchas. Pero todavía queda mucho camino por recorrer. La lesión ha sido duradera y se necesita un tiempo de adaptación para coger el ritmo, pero por lo menos se ha retomado un rumbo que parecía partido. Ahora solo queda mucha paciencia y tratar de alejarse de las inevitables comparaciones.

Hobby

74

Bueno

Lo mejor

EA Sports ha recuperado el rumbo. Destaca el modo The One y Ultimate Team.

Lo peor

Su estilo excesivamente arcade. Algunos fallos estrepitosos de la IA. Varias estrellas de la liga no se parecen en nada.

Lecturas recomendadas