Pro Evolution Soccer 2019
Análisis

Análisis de PES 2019, el simulador de fútbol de Konami para PS4, Xbox One y PC

Por José L. Ortega

Versión comentada: PS4

Konami sale al terreno de juego y os contamos todo en el análisis de PES 2019. Los amantes del mejor balompié disfrutarán al máximo con una de las mejores simulaciones futbolísticas de todos los tiempos. Aunque la falta de las licencias sigue afectando como una triada a las bondades de la saga del estudio nipón.

¿Qué sería de un mes de septiembre sin la gente recordando en redes sociales la canción de Green Day o sin la batalla futbolística virtual de todos los años entre FIFA y PES? En esta ocasión, Konami ha querido golpear primero adelantando su lanzamiento como nunca para anotar el primer tanto; aunque la gente seguirá debatiendo en el bar, con b, cuál de los dos es mejor. En el análisis de PES 2019 os contamos todo lo que ofrece la nueva entrega de una de las sagas deportivas más icónicas del sector. Pero podemos adelantar que los fans del balompié están de enhorabuena con todo lo que ofrece PES 2019.

Da mucha alegría ver que la competencia entre las dos sagas futbolísticas por excelencia ha regresado. PES ha flirteado con el abismo durante bastantes años, pero ya lleva varias temporadas a un nivel altísimo. Con PES 2019 demuestra que quiere competir con descaro para hacerse con la victoria. Y demuestra que tiene mimbres para ello.

Fútbol de quilates

Quienes busquen el realismo encontrarán en PES 2019 una de las mejores recreaciones futbolísticas de todos los tiempos. Esto es así y poca discusión cabe. Puede gustar menos, pero las sensaciones que transmite el simulador de Konami son exactamente eso: un simulador casi perfecto.

PES 2019

El estudio nipón sabe que la recreación casi perfecta de un encuentro de fútbol ha sido, desde siempre, su mayor baza. PES 2019 no solo nos reportará a tiempos en los que juegos como PES 3 o PES 6 no tenían rival. Incluso los mejora; algo que no había conseguido en prácticamente ninguna temporada.

El realismo se refleja en varios aspectos del producto. El más importante es el ritmo. El fútbol no es un deporte excesivamente frenético. El ritmo de los partidos es, por lo general, denso y elaborado. Eso lo plasma a la perfección 2019, que disminuye consistentemente los tempos intensos que presidían en PES 2018. Esto ahora se ha disminuido, obligando a la realización de acciones más elaboradas hasta encontrar el lugar perfecto para romper defensas.

PES 2019

Tener el control total de cada acción y cómo desarrollarla con una fluidez pasmosa transmite un sentimiento tremendamente satisfactorio. "Ningún jugador es tan bueno como todos juntos", decía el gran Alfredo Di Stéfano. Una frase que toma dimensión en PES 2019. Aunque los jugadores más habilidosos pueden romper defensas con su talento, no es nada fácil deshacerse de las defensas más férreas solo con eso; el juego insta a tener una mentalidad de equipo para abrir huecos y poder aprovechar el más mínimo resquicio para acercarnos al área rival.

Como siempre, hay una amplísima variedad de opciones tácticas según las necesidades de cada encuentro. No todo es tiki-taka. También hay lugar para quienes prefieren tirar de catenaccio para salir al contragolpe, tener laterales amplios y con llegada, etcétera. Podemos guardar nuestras tácticas favoritas y cambiarlas de forma instantánea en función de cómo esté transcurriendo el encuentro, lo que incrementa el dinamismo y la variedad del producto.

Un realismo absoluto

Mimar al esférico resulta vital para alcanzar la gloria al acabar los noventa minutos. Tener asimilado el tacto del cuero es la clave para avanzar por el tapete verde hacia el área rival. Un año más, la recreación del balón es uno de los aspectos más óptimos del juego. En los primeros partidos cuesta tomarle la medida, pero con el paso de los encuentros y la experiencia todo cambia. Un aspecto tan simple como dar un pase puede significar la diferencia entre la victoria y la derrota.

pes 2019

Porque el comportamiento del balón es tan realista como siempre; reafirmando el trabajo formidable que llevan años haciendo desde Konami. El juego nos obliga a tener una precisión milimétrica, especialmente si tenemos en cuenta que este año se ha eliminado la ayuda automática. Saber medir la potencia y la dirección de la pelota, en todas sus variantes de pase, es un aspecto que deberemos dominar si queremos llevarnos la victoria. Precisamente, esa variedad de acciones y su perfecta recreación son las que motivan a seguir disputando partidos gracias a su sorprendente dinamismo. La satisfacción que se tiene al dar un pase en profundidad que nos deje solos delante del portero es sumamente fascinante.

PES 2019

Esta variedad también se plasma en los disparos a puerta, que ofrecen más variantes que nunca. En los balones aéreos los jugadores tienen ahora más recursos para realizar remates acrobáticos, aunque estas acciones no son una constante en los encuentros. El disparo colocado -pulsando R2 o RT- abre muchas posibilidades al ajustarlo. No todos entran, pero si se ejecutan con el espacio suficiente son ocasiones verdaderamente manifiestas. También, quizás por culpa de los porteros, cuyas actuaciones, a veces, distan de ser perfectas. No son un coladero, pero casi. Y es curioso, porque en anteriores iteraciones eran uno de los aspectos más cuidados.

Las animaciones de los jugadores de PES 2019 pueden ser una de las facetas que más debate generen, especialmente a la hora de entrar en comparaciones. Se han mejorado con respecto a otras ediciones, así como la física de colisiones, pero todavía vemos márgen de mejora en este aspecto. En alguna que otra acción los movimientos de los futbolistas son algo mecanizados, restando cierta mordiente. Pero ni mucho menos resulta flagrante. En los pequeños detalles se encuentran sus bondades, como la apreciación de un ritmo aminorado cuando los jugadores acumulan la fatiga en los compases finales del encuentro. Una naturalidad en la que se está trabajando, pero a la que todavía le queda alguna que otra puntada.

Mucho más que once contra once

Poco hay que achacar en el aspecto visual de PES 2019, que vuelve a ser fascinante. Se aprecia considerablemente en el trabajo realizado en todo lo referente a la iluminación; variable y dependiente en cada uno de los estadios del juego. También el césped luce ahora con un realismo majestuoso, considerablemente mejor que el del año pasado.

Pro Evolution Soccer 2019

Un verde en el que afectarán las condiciones climatológicas, que pueden ser variables dentro de un mismo partido -que esté nublado y se ponga a llover-. En PES 2019 regresa la nieve, que afecta no solo estéticamente, sino también en que los jugadores pueden resbalarse con mayor facilidad. El juego se muestra a 1080p y a 60 frames por segundo. Las versiones 'mayores' como PS4 Pro y Xbox One X lo recrean también a resolución 4K.

Los mejores televisores 4K para disfrutar al máximo de tu PS4 Pro y Xbox One X

A nivel televisivo, Carlos Martínez y Maldini repiten como comentaristas de los partidos y empañan el aspecto audiovisual con sus comentarios aburridos y tremendamente predefinidos; parecen grabados en 2004. La banda sonora se compone de 24 temas de lo más variados.

PES 2019

La ambientación también merece mención especial. Los prolegómenos del encuentro vuelven a mostrarnos a los jugadores en la bocana de los vestuarios, donde podemos admirar en primer plano el realismo visual de los futbolistas con respecto a sus homónimos reales, en una recreaciones faciales al nivel de las que ofrece la saga NBA 2K. Aunque eso sí, solo en los jugadores más conocidos o de equipos importantes -que lucen incluso sus tatuajes al completo-. Gustaría ver una mayor profundidad en este aspecto también en los clubes más modestos.

El cuento sin fin de las licencias

Y aquí es donde entran en juego los aspectos más escamosos, no solo de PES 2019, sino de la saga en general. En esta nueva entrega, Konami ha recibido el duro golpe de perder la licencia de la Champions League, uno de los aspectos más jugosos y atractivos que tenían hasta ahora. Para más inri, se sigue careciendo de importantes licencias que provocan que tengamos equipos formados por nombres, escudos y equipaciones ficticias -no así los jugadores-.

Pro Evolution Soccer 2019

Sí, la comunidad de PES es magnífica y desde el principio crean Option File para insertar al juego a través de una memoria USB y poder subsanar este defecto. Pero si Konami quiere competir en condiciones debe salir de ese conformismo y echar el resto para hacerse con el mayor número de licencias importantes posibles.

Cómo tener nombres y equipos reales en PES 2019

Esta temporada han incluido diversas ligas menores, con todos los respetos, como la danesa, la rusa, la suiza o la escocesa, entre otras. La liga española solo cuenta con la licencia del F.C Barcelona, socio principal de PES 2019, y con el estadio Camp Nou como única representación patria. Algo parecido ocurre con la liga inglesa, que solo cuenta con los derechos de clubes como el Arsenal o el Liverpool. Es una auténtica pena, ya que de incidir más en este aspecto, PES 2019 ganaría muchos enteros. Konami no puede pretender que los usuarios hagan su trabajo eternamente.

PES 2019

Ausencias en la convocatoria de modos de juego

También deben ponerse las pilas para llegar a la titularidad en cuanto a modos de juego, especialmente en la faceta offline, que se queda bastante desangelada. El mayor referente es, de nuevo, la Liga Máster, con la que podremos crear nuestro club de ensueño, pero que no ofrece mejoras destacables salvo en aspectos a la hora de negociar. Algo parecido ocurre con Ser una Leyenda. Además de eso, tenemos los modos cooperativos... y poco más. Contenido como El camino de FIFA o el myCareer de NBA 2K sentarían de maravilla, pero se nota cierta dejadez por parte de Konami.

Jóvenes promesas PES 2019

En cuanto a modos de juego online, la cosa mejora un poco, gracias a myClub, que pretende ser el aspecto donde los jugadores inviertan más horas, disputando encuentros tanto contra la máquina como contra otros jugadores. Aunque lo cierte es que, pese a las mejoras, algunos de sus aspectos a la hora de gestionar los fichajes son más engorrosos y menos intuitivos de lo necesario. Quizás por culpa de los menús del juego, que siguen pareciendo de una era arcaica.

Podremos fichar a jugadores tanto a base de créditos como de monedas myClub, e invertirlas en las diferentes posibilidades que el modo de juego nos ofrece. Ya sea a través de agentes, botines específicos o inclusu subastas ciegas. Con ello, iremos formando un equipo en el que entra en juego la diosa fortuna para que nos caigan los jugadores de más calidad para ser más competentes. En esta ocasión, podremos intercambiar a jugadores duplicados para hacernos con uno del mismo nivel o rareza y así completar la plantilla. También podremos adquirir jugadores cedidos durante un número de partidos limitados.

PES 2019

El conjunto online se completa con las partidas cooperativas, PES League y las Divisiones. Cierta variedad pero no demasiada profundidad. myClub será el aspecto referente en lo que a multijugador se refiere. Las partidas online que hemos jugado, que no han sido pocas, han funcionado con bastante estabilidad y sin sobresaltos. Solo mencionar dos aspectos, uno negativo y otro positivo. En lo menos bueno, es que hemos notado algo de input lag en algún que otro choque. En lo positivo, la deportividad de la gran mayoría de jugadores. Hecho que debe tenerse en cuenta.

Valoración

Puede que PES 2019 sea uno de los mejores simuladores futbolísticos de todos los tiempos. Los partidos son una auténtica delicia y se disfrutan con un realismo que pocos títulos han sabido transmitir. El problema es que se denota cierto conformismo de Konami a la hora de luchar por licencias, y es una pena; de lo contrario sería casi perfecto.

Hobby

87

Muy bueno

Lo mejor

La simulación de los partidos es, probablemente, la mejor de la saga. El acabado facial de los jugadores más conocidos gracias a FOX Engine.

Lo peor

De nuevo, las licencias merman mucho un producto que sería perfecto si Konami pusiera más empeño. Escasez de modos de juego. Los comentaristas.

Y además