Menú de navegaciónBotón de menú de Hobbyconsolas
Logo 30 aniversario Hobby Consolas

Análisis Resident Evil 4 para Oculus Quest: la misma aventura de siempre, más impresionante que nunca

Análisis Resident Evil 4 Oculus Quest

Ya hemos jugado a Resident Evil 4 en Oculus Quest, y en nuestro análisis os contamos si esta aventura de 2005 se ha adaptado bien a la realidad virtual de Oculus Quest... o incluso mejor de lo que esperábamos.

Muchos dicen que en el año 2075 todavía seguiremos viendo nuevas versiones de Skyrim y Resident Evil 4, dos de los juegos que a más plataformas se han portado. Y el juego que nos ocupa hoy, así parece corroborarlo.

Como vamos a ver en este análisis de Resident Evil 4 para Oculus Quest, ya he perdido la cuenta de cuántos reviews he escrito ya sobre la obra maestra de Capcom que debutó en 2005 en GameCube, y desde entonces ha saltado a PS2, PC, Wii, PS4, Xbox One o Nintendo Switch, por mencionar algunas.

En muchas de ellas, Capcom introdujo novedades, como controles por movimiento, trofeos o gráficos en HD, por mencionar algunas... pero nada tan interesante y distintivo como "sentirse" dentro de la experiencia. Y eso es justo lo que consigue esta nueva versión de Resident Evil 4 para Oculus Quest.

Vaya por delante que el juego es exactamente el mismo: manejamos a Leon, quien viaja a la España profunda de las pesetas para buscar a Ashley, la hija del presidente de los Estados Unidos, que está siendo retenida por un extraño grupo, en una aventura larga, inolvidable y repleta de acción.

No vamos a entrar más en detalle, porque en los 16 años que tiene el juego, tiempo ha habido de conocer su trama, momentos clave o enemigos y situaciones inolvidables... aunque siempre podéis recuperar algunos análisis anteriores, como las versiones de PS4 y Xbox One, la de Nintendo Switch o la versión Ultimate HD de PC para conocerlo más a fondo.

Análisis Resident Evil 4 Oculus Quest

Aquí nos espera esa misma historia, con la que llegó el cambio de rumbo de la saga más orientado a la acción y que ahora, con la realidad virtual, vuelve a ofrecer cambios para adaptarse a esta nueva "realidad" y volver a sentirse fresca.

No es la primera vez que Resident Evil apuesta por la VR (ya lo hizo con Resident Evil 7 en exclusiva para PS VR, no así con Village), pero sí es la primera vez que debuta en un visor de RV autónomo, sin cables, y la experiencia gana enteros, aunque cabe destacar que no es obra de Capcom, sino de Armature Studios.

Como podéis imaginar, en este proceso de adaptación a la VR, la cámara al hombro del original cede su puesto a una vista en primera persona, en la que vemos las manos de Leon, (controlamos cada una con un mando de Quest) e incluso parte del cuerpo si miramos hacia abajo.

Oculus Quest 2

Oculus Quest 2

Esta es la segunda versión de las gafas VR más vendidas y completas. Ya están oficialmente disponibles en España en tiendas como Amazon.

Cómpralas al mejor precio

Este simple cambio ya implica algunos cambios, con clarísimas situaciones en las que Resident Evil 4 para Oculus Quest gana muchos enteros, y otras en las que los pierde... quizá porque no se ha sabido adaptar de mejor manera (o no hay mejor solución por el momento).

Así, el lector avispado se preguntará ¿qué pasa con las escenas de vídeo, las situaciones con acción más "movida", como por ejemplo, saltar por una ventana de un piso superior, o escenas predefinidas como empujar muebles, patear enemigos aturdidos o los quick time events?

Pues bien, en los dos primeros casos, pasamos a un modo "teatrillo", en el que vemos la escena como si fuera una pantalla plana de toda la vida, rodeada de una absoluta oscuridad. En el primer caso, es quizá la forma más sencilla de que los jugadores no se pierdan la historia mirando para otro lado.

Análisis Resident Evil 4 Oculus Quest

En el segundo, sustituir el salto por una imagen plana es la mejor manera de evitar mareos con movimientos bruscos. No sucede lo mismo, por ejemplo, al saltar un valla, que no interrumpe la acción y no nos saca del entorno virtual.

En otros casos, como empujar un mueble para bloquear una puerta o rematar a un enemigo, vemos una suave transición, sin salir del entorno virtual, nos muestra a Leon en tercera persona realizando la acción (y al concluir, vuelta a la vista subjetiva).

Los quick time events, por su parte, adoptan el estilo del primer caso: pasan a ser un vídeo 2D en el que debemos mover los mandos en un un sentido, agitarlos para correr o, directamente, pulsar unos botones concretos.

Otras situaciones, como las llamadas de Hunnington por el intercomunicador, se producen en el entorno virtual, y nos permiten pulsar un botón para abrir el receptor o pasar las líneas de diálogo tocando la pantalla virtual del dispositivo.

Así pues, podemos decir que no todas las situaciones de Resident Evil 4 se han adaptado con el mismo acierto y, quizá, lo más criticable es todo aquello que nos saca de la primera persona, dado que rompe momentáneamente la inmersión. 

Pero siendo justos, quizá empujar un mueble no sea apasionante en primera persona, y dar una patada giratoria probablemente nos marearía más de la cuenta. Son situaciones complicadas de resolver, y han hecho lo menos "complicado".

En otros casos la ganancia es clara: por ejemplo, los puzles. Resolver un enigma tocando las piezas directamente, girando esferas... o simplemente abrir compuertas tirando de palancas o cadenas, es infinitamente más satisfactorio que jugando de la manera tradicional.

Análisis Resident Evil 4 Oculus Quest

Donde Resident Evil 4 no falla es en lo realmente importante, la acción pura y dura, donde no se le puede reprochar absolutamente nada. Armature ha sabido adaptar el juego a las peculiaridades de la realidad virtual, introduciendo una enorme cantidad de ajustes y variables, para que la experiencia sea placentera para cualquiera.

Puedes jugar sentado o de pie, con movimiento controlado con el stick izquierdo o con el ya habitual sistema de teletransporte, controlando la vista con el stick de manera analógica o a pequeños saltitos graduales para que mareen menos las transiciones, tunneling para minimizar el mareo al ir rápido... Podrás configurar la experiencia como quieras.

No contentos con quedarse ahí, el control de RE4 en Oculus Quest también ofrece dos modalidades distintas, una más "intuitiva", que disemina algunos objetos por nuestro cuerpo virtual (escopeta en un hombro, sprays de vida en el otro, cuchillo en el pectoral izquierdo, granadas en el derecho...) o que pulsando un botón aparezca un dial con accesos directos a armas.

Es decir, el juego está diseñado para que cualquiera pueda disfrutarlo. Y lo consigue: nosotros hemos jugado con el movimiento libre, sentados, y no hemos tenido mal cuerpo en ningún momento.

Resident Evil 4 Oculus Quest

Al contar con las dos manos en pantalla, se introducen cambios como tener un cuchillo en una mano y una pistola en la otra, pudiendo tumbar a los enemigos de una patada y rematarlos con el cuchillo en el suelo, una técnica "ratonera" que también era posible en las anteriores versiones (aunque sin tener ambas armas a la vez).

En el caso de algunas armas, como la escopeta o el rifle, tener que usar las dos manos para sujetarla o hacer el característico movimiento para cargar las balas después de cada disparo o quitar la anilla de las granadas, es un plus de inmersión que otros juegos de acción ya habían explorado antes en VR, y que aquí funcionan...

Lógicamente, en el mundo virtual, apuntar directamente con el arma virtual facilita bastante más las cosas que jugar con un mando tradicional, controlando la mira con el stick derecho. Es más natural y funciona realmente bien. 

Los tiros a la cabeza son más fáciles de conseguir y, en líneas generales, puede resultar más fácil que en otras versiones, sobre todo si ya conoces el juego, aunque tengas que reaprender a recargar las armas cogiendo el cargador de la parte inferior izquierda de Leon e interactuar con el arma para amartillarla.

Estos cambios hacen que la acción sea más trepidamente, especialmente en lugares donde el espacio y la movilidad es más limitada (como el pasaje en el que tenemos que sobrevivir dentro de una cabaña a oleadas de enemigos).

Los 10 juegos y experiencias de Oculus Quest 2 que no deberías perderte

En otras zonas, la mayor facilidad para acertar en las cabezas o puntos débiles de los enemigos, hace que el juego pueda resultar más sencillo (el duelo con el gigante, o los enemigos con grandes garras y punto débil en la espalda son dos ejemplos de ello).

Pero en general, la mayor capacidad de inmersión, junto con el mejorado apartado gráfico (las texturas y modelos remasterizados se muestran de manera cristalina y muy nítida), hacen que el Resident Evil 4 sea una delicia y resulte complicado quitarse el casco. Aunque conozcas la aventura. Aunque lo hayas jugado ya mil veces.

Análisis Resident Evil 4 Oculus Quest

Eso sí, pese a esto, no es menos cierto que Resident Evil 4 para Oculus Quest tiene algunos aspectos mejorables. El primero es que no cuenta con todo el contenido: por el camino se han quedado el modo mercenarios (aunque tiene una galería de tiro) o el Caminos Separados que introdujo la versión de PS2.

Si, además, eres de los "puretas" del juego original, también se han modificado algunos diálogos (como el del babosete Luis sobre el cuerpo de Ashley) e incluso se han eliminado algunas acciones como mirar por debajo de la falda de la hija del presidente en ciertos momentos. 

También se ha revisado la IA de Ashley, el nivel de daño que recibe (ya no es equivalente al de Leon) y otros detalles aquí y allá. Esto, aunque en su mayoría es para bien, también abre la puerta a nuevos fallos de IA, como hemos visto con algún jefe. Nada grave, ni subsanable vía actualización.

Del mismo modo, el audio espacial de RE4 no es todo lo bueno que debería. Por ejemplo, escucharemos a los enemigos de otra sala, o tras puertas, como si los tuviéramos a nuestro lado... lo que desconcierta y acongoja a partes iguales.

Análisis RE4 Oculus Quest

Aún con todo, aun con los recortes de contenido, aún con los momentos que nos saca de la inmersión con pantallas 2D, aplaudimos la inmensa labor de Armature, porque Resident Evil 4, después de tanto tiempo, sigue sorprendiendo.

Basta con ponerse el visor y abrir lentamente una puerta, pistola en mano, sin saber qué nos espera al otro lado, para ver claramente que Resident Evil tiene que ser disfrutado así, "desde dentro", porque es cuando alcanza sus máximas cotas de intensidad. 

Da igual que ya lo has jugado y te lo sepas de memoria, jugar a Resident Evil 4 en realidad virtual es como abrir una nueva puerta al horror, una que ofrece sensaciones renovadas y más intensas. Si tienes un Oculus Quest, no lo dudes: es uno de esos juegos que no debe faltar en tu colección, así de simple.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Uno de los mayores clásicos del survival horror adapta todas sus mecánicas a la realidad virtual con éxito, trayendo renovadas sensaciones a la conocida fórmula. No es perfecto, pero jugarlo en Oculus Quest es una nueva experiencia que cualquier fan de la serie debería probar.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Los cambios para adaptarse a la RV funcionan y sorprende con renovadas sensaciones. Los gráficos. Opciones para adaptar la experiencia.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Vídeos y acciones en 2D virtual que sacan de la inmersión. Fallos de sonido. Faltan modos y extras. Puede resultar algo más fácil.

Versión comentada: Oculus Quest

Hobby

90

Excelente

Y además

Resident Evil 4

Plataformas:

PC, PS2, PS3, PS4, Retro, Wii, Wii U, Xbox 360, Xbox One

Lanzamiento:

Más artículos