Semblance
Análisis

Análisis de Semblance, plataformas indie para Nintendo Switch y PC

Por Alberto Lloret

Versión comentada: Nintendo Switch

Análisis de Semblance, la ópera prima de Nyamakop, un grupo de desarrollo sudafricano, que apuesta por un género clásico, el de las plataformas para su debut. Pero. como puedes imaginar, no todo aquí consiste en saltar y correr...

Muchas veces tenemos la errónea imagen mental de que el grueso del desarrollo de videojuegos se concentra en EE.UU, Europa y Japón... pero con la escena indie a pleno rendimiento, eso ya no es del todo cierto.

Pequeños grupos de desarrollo, como Nyamakop (compuesto por 2 personas), se extienden por todo el mundo, creando interesantes propuestas como Semblance, un original título que tiene su origen en Sudáfrica, y que llega hoy a Nintendo Switch y PC.

Su propuesta es, a priori sencilla: coger un género tan clásico como el de las plataformas, y hacer que estas sean un elemento central en el juego. ¿Cómo? Pues convirtiéndolas en parte implicada de los puzles que nos esperan.

Semblance nos cuenta la historia de un blandito y deformable mundo, que un buen día, recibe la visita de una especie de plaga o infección que lo transforma en algo rígido e indeformable. A nosotros, como uno de sus pequeños habitantes, nos tocará intentar reparar el daño.

Semblance Análisis 6

Así las cosas, todo el contenido de Semblance se organiza en torno a cuatro zonas o mundos, que recorremos en orden, y que están representados por cuatro gigantescos árboles que, a su vez, se dividen en pequeñas zonas que albergan varios árboles más pequeños, que son la entrada a los niveles.

Nuestro cometido, a grandes rasgos, es meternos en el interior de cada uno de estos árboles más pequeños, y "limpiarlos" desde dentro recogiendo unos orbes especiales. Si recogemos todos los de cada nivel, sanaremos el gran árbol, y podremos avanzar al siguiente "mundo".

Semblance Análisis 9

Pero claro, recoger estos orbes no va a ser siempre sencillo. Casi desde el comienzo de la aventura tendremos que "jugar" con el entorno, ya sea deformando las plataformas para llegar a zonas más elevadas o embistiéndolas para moverlas hasta la zona que queremos.

De hecho, como si de un homenaje a los plataformas clásicos se tratara, como el mismísimo Super Mario Bros., sólo tenemos dos botones de acción: uno para saltar, y otro para dar un pequeño acelerón/embestida.

Semblance Análisis 2

Tenemos un tercer botón, pero sólo sirve para deshacer los cambios que hayamos realizado en la zona próxima que nos rodea (por ejemplo, para volver a enderezar una plataforma que hemos deformado o reparar el suelo que hayamos hundido).

Como ya estarás intuyendo, cada orbe de cada nivel es en realidad un puzle que tiene lugar en una única pantalla (el zoom se ajusta para abrir o cerrar el campo de visión, según el tamaño del puzle), lo que nos obligará a usar estas habilidades en puntos concretos del entorno para encontrar la forma de llegar hasta él.

Semblance Análisis 7

En ocasiones tendremos que hundir más el suelo para pasar por debajo de alguna trampa; en otras, improvisar una especie de escalera embistiendo una pared a cada salto... aunque paulatinamente la cosa se va complicando al introducir nuevos elementos.

Porque, por si no lo habíamos dicho, cada mundo introduce sus propios peligros, trampas y mecánicas jugables: desde rayos láser que nos fulminan (y que debemos bloquear o esquivar moldeando el mundo) a haces de luz que podemos usar para crear tirachinas improvisados con el suelo, alguna plataforma o pared.

Semblance Análisis 10

A estas variables se unen otras, desde unos bloques de piedras de color rosa que nos permiten cambiar la forma de nuestra criatura (más chata para ser más rápida o más estirada para saltar más alto) o incluso un mundo final, el cuarto, en el que nos enfrentamos a una "carrera" en la que debemos evitar peligros de todo tipo mientras evitamos enemigos que portan láseres.

La dificultad va siempre en aumento, aunque su intención nunca es bloquear al jugador ni fastidiarle, sino en hacerle pensar cómo utilizar el entorno y sus habilidades en su favor para poder avanzar.

Semblance Análisis 4

Además, si morimos (algo que puede pasar a menudo mientras probamos cosas), cada orbe tiene un checkpoint que nos devuelve a esa misma zona sin tiempos de carga, inmediatamente... lo que hace que la experiencia no sea tan frustrante.

De hecho, uno de los problemas de Semblance radica ahí: el juego puede resultar algo rígido porque sólo existe una única forma de conseguir cada orbe, lo que dirige bastante la forma de "jugar" con su mundo, quizá porque los diseñadores así lo han querido.

Semblance Análisis 11

Eso se hace especialmente evidente cuando algunas plataformas tienen una movilidad limitada, o sólo se pueden formar de un cierto modo... pero no está de más recordar que es un juego creado por dos personas y que las limitaciones estén más que justificadas.

Tampoco se puede pasar por alto que es un juego "pequeño", y que en unas 3-4 horas le habrás dado una primera vuelta, atranques en algunos orbes incluidos. Además, en esta primera vuelta es probable que no veas o recojas todo (hay una especie de totems que debemos activar, y unas criaturas voladoras que debemos recoger), lo que hará que la aventura vuelva a comenzar nada más terminar los títulos de crédito.

Semblance Análisis 1

Por suerte, el "pero" de la duración lo enmienda con un precio contenido, 9,99 euros, cifra más que justa para todo lo que ofrece. Porque, aunque aún no hemos hablado de ello, Semblance también derrocha una personalidad propia en su parcela audiovisual.

Puede recordar al hermano tétrico y misterioso de LocoRoco, por lo minimalista de casi todas sus parcelas, desde su apartado gráfico a incluso la ausencia total de diálogos o textos (salvo en los menús), pero lo cierto es que tiene "algo" en sus sencillas formas y colores planos que lo hace cautivador.

Semblance Análisis 8

También refuerzan esas sensaciones la parcela sonora, con una banda sonora que se mueve entre lo electrónico y lo ambiental, y que casa a la perfección con lo que sucede en pantalla, sin olvidar un variado y efectista catálogo de sonidos. Si juegas en modo portátil en Nintendo Switch, se disfruta más con cascos.

Pese a sus virtudes y defectos, es más que probable que Semblance no pase a la historia como uno de los mejores juegos de Nintendo Switch, pero sin duda es una propuesta original, con ideas poco explotadas y que sólo por eso merece una oportunidad, aunque tenga pequeños fallos aquí y allá.

Valoración

Semblance da un pequeño giro a los juegos de plataformas al permitirnos moldear el mundo a nuestro alrededor (paredes, suelos y techos) con el fin de recoger orbes. Un esquema sencillo, y en ocasiones algo limitado por los propios creadores, pero bien ejecutado y con personalidad. Lástima que se haga tan corto...

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Poder deformar el mundo que nos rodea. Que las plataformas, y nuestra interacción con ellas, sean parte central del puzle. Su sencilla estética.

Lo peor

Se hace corto: en unas 3-4 horas habrás dado una primera vuelta. Cada puzle se supera sólo de una forma (resulta algo encorsetado).