Thronebreaker: The Witcher Tales
Análisis

Análisis de Thronebreaker: The Witcher Tales para PC

Por José L. Ortega

Versión comentada: PC

No es The Witcher 4, pero sirve para calmar el ansia del universo creado por Andrzej Sapkowski hasta la llegada de las nuevas aventuras de Geralt de Rivia. Thronebreaker: The Witcher Tales nos embarca en la historia de Meve, la Reina de Lyria y Rivia, mediante una aventura con bastante poder narrativo que se desglosa a golpe de baraja de Gwent. Y vamos all in con lo nuevo de CD Projekt Red.

Hay estudios que todo lo que tocan lo convierten en oro. Sí, es un tópico, pero... ¡que nos aspen si en CD Projekt RED no tienen un talento innato! Además de estar a tope con el desarrollo del esperado y anhelado Cyberpunk 2077, nos ofrecen Thronebreaker: The Witcher Tales, una pequeña pildora para los amantes del universo creado por Andrzej Sapkowski. Vale, no es The Witcher 4, pero si en las tabernas del juego estábais más pegados a las barajas de cartas que a las jarras de cerveza, ya os adelantamos que os va a encantar.

Andrzej Sapkowski, escritor de The Witcher, estará en Celsius 2019

Porque Thronebreaker: The Witcher Tales es, en líneas generales, una expansión de Gwent. Bueno, mucho más que eso. El estudio polaco ha querido incrementar el trasfondo de las emocionantes partidas de cartas que rememoran los emocionantes juegos de mesa, sacándole partido a la sublime y rica en contenido trama que acontece a la conocida como saga de Geralt de Rivia.

Aunque en esta ocasión no es el Lobo Blanco el que reclama los focos del juego, sino Meve, Reina de Lyria y Rivia, quien conocerán especialmente quienes hayan profundizado en la obra literaria de la serie. Meve fue precisamente quien armó caballero a Geralt por su valor en la batalla por el Puente en Yaruga y le concedió el derecho a ser conocido como Geralt de Rivia. ¿Veremos ese icónico momento en el juego? No adelantemos acontecimientos, que nos pueden romper los dientes...

Thronebreaker: The Witcher Tales

Su trama es, probablemente, el mayor atractivo de la aventura, encandilándonos con facilidad pasmosa gracias a su excelsa narrativa y desarrollo de los acontecimientos. Meve ha de hacer frente a una invasión nilfgaardiana que está asolando el norte sin contemplaciones. Para ello, como máxima mandataria de la región, cuenta con la potestad y el ejército para hacer frente.

Pero todo cambia y la invasión se vuelve irrefrenable para frustración de Meve, quien pierde el trono y debe buscar aliados para tratar de recuperarlo. A partir de ahí da comienzo una trama repleta de traiciones y sed de venganza que nos mantiene atrapados hasta el final. La aventura nos llevará por regiones del universo The Witcher nunca antes vistas en el sector, como Lyria, Rivia, Aedim, Mahakam y Angren.

Thronebreaker: The Witcher Tales

Para la ocasión, en CD Projekt RED han optado por un estilo visual cartoon que le sienta de fábula, ya que se ofrece una representación perfecta de la unión de dos medios como son los libros y los videojuegos, aderezándolo con un toque interactivo presente de dos formas.

Por un lado, al igual que ocurre en los títulos de la saga The Witcher, somos nosotros quienes en cierta medida dirigimos el rumbo de la historia. Durante el juego se nos enfrenta ante situaciones escamosas determinantes para la trama, entre las que tendremos que elegir la opción que consideremos "menos mala". Hay que tener en cuenta que tomamos el papel de una reina que pretende vencer en una guerra; no siempre se puede ser piadoso. La obra nos enfrenta en varias ocasiones a la tesitura de si merece la pena arriesgar la vida de todo un ejército por un solo soldado.

Thronebreaker: The Witcher Tales

Estas situaciones acarrean que vivamos diversas situaciones en función de las numerosas situaciones morales que nos ponen constantemente a prueba, y de las que, en este caso, depende la moral de nuestras tropas. De todos nuestros pasos depende el desenlace final, del que habrá veinte variaciones diferentes. La magia de The Witcher en un nuevo formato.

Siempre es buen momento para comenzar a leer los libros de la saga The Witcher...

Una magia que se acrecenta gracias a la sensacional localización al castellano de la que hace gala Thronebreaker: The Witcher Tales. Por fin podemos decir bien alto que un juego de la saga está traducido y doblado a nuestro idioma. ¡Y de qué forma! Los actores que dan vida a los distintos personajes de la obra lo hacen de una forma magistral, poniéndole empaque a cada acción de sus protagonistas. Mención especial para la propia Meve, que derrocha carisma, y para el narrador omnisciente, quien con voz sosegada nos mete de lleno en la acción, y escuchamos embobados gracias al mimo con el que nos transmite la fábula. No es una historia cualquiera. Basta con un dato: el juego tiene más líneas de diálogo que la expansión Hearts of Stone de The Witcher III.

Thronebreaker: The Witcher Tales

Tenemos a nuestra disposición un mundo abierto en el que podremos movernos a través de sus caminos a través del sistema point and click clásico de las aventuras de corte RPG, aderezado impecable a nivel visual gracias a las bondades del motor gráfico Unity. A lo largo de los extensos escenarios podemos explorar a nuestro antojo, realizando alguna de las 77 misiones secundarias -conocidas aquí como rompecabezas- u obteniendo recursos en forma de oro, madera o reclutas para mejorar nuestras prestaciones de combate. Sin olvidar los tesoros ocultos... algunos nos proporcionan recompensar para el apartado multijugador.

Thronebreaker: The Witcher Tales

Los combates de Thronebreaker: The Witcher Tales se dirimen a base de Gwent. Eso sí, el conocido juego de cartas ha sido ligeramente modificado para la ocasión, por lo que los más expertos tendrán que aprender sus cambios y no será excusa para los neófitos, ya que la aventura comienza con un práctico tutorial.

Ahora, Gwent cuenta con solo dos líneas de escenario por combatiente al contrario de las tres que lucía con anterioridad, lo que da pie a refriegas bastante más tácticas. Por lo demás, el desarrollo es prácticamente el mismo. Debemos seleccionar las cartas a conciencia, teniendo en cuenta las que tenemos en la baraja y las que el rival tiene sobre la mesa, debiendo saber en todo momento tanto cómo defendernos nuestras debilidades y cómo atacar las del rival. Para añadir una capa de profundidad, los líderes pueden, cada ciertas rondas, potenciar una carta en concreto. El primero que resulte vencedor en dos rondas -si no son combates rápidos de una sola ronda-, gana.

Thronebreaker: The Witcher Tales

No es una aventura nada sencilla. Muchos de los combates requieren un conocimiento táctico de lo más profundo. Para ello, debemos estudiar tanto nuestras cartas como las de nuestros adversarios. Y tener en cuenta las normas de cada combate, ya que en algunos no basta con ganar, sino que hay que cumplir determinados objetivos. Hay tres niveles de dificultad; en el más sencillo es posible omitir batalla para centrarnos de lleno en la historia.

Thronebreaker: The Witcher Tales

Todo esto hace que tengamos una gran cantidad de contenido a nuestra disposición. Completar todo lo que ofrece Thronebreaker: The Witcher Tales nos puede llevar unas treinta horas si somos hábiles y concienzudos. Si nos centramos en acabar la historia principal, la duración del juego puede oscilar las veinte horas. Nada mal para un producto de estas características.

Valoración

​Thronebreaker: The Witcher Tales encandilará a los fans del universo gracias, especialmente, a su elaborada y evocadora historia. Y al carisma que derrocha Meve, la protagonista del juego. Reordena las bases de Gwent para aportar un mayor empaque a los emocionantes combates por cartas marca de la casa. ​

Hobby

86

Muy bueno

Lo mejor

La elaborada trama argumental. El carisma de Meve y el resto de personajes. Sistema de decisiones profundo y metódico. Voces en castellano.

Lo peor

Puede que a muchos les resulten complicados los combates. El sistema de gestión con el campamento es poco profundo.