Xenocider
Un nuevo juego para Dreamcast ha sido lanzado gracias a Retro Sumus, unos apasionados de los videojuegos con sede en España. ¡Ojo a su acción hardcore!

Las antiguas generaciones de consolas marcaron a muchos jugones que ahora son desarrolladores... ¡También en España! Hace unos días, os hablábamos de la edición completa de Baobabs Mausoleum y ahora nos toca abarcar otro gran proyecto patrio que ha llegado a buen puerto. Desde hace unas semanas, está disponible el juego Xenocider... ¡Para Dreamcast!

Como ya os comentamos en nuestro avance de Xenocider, este es un proyecto del equipo Retro Sumus, unos verdaderos apasionados de Dreamcast, que en su momento ayudaron a adaptar Pier Solar a esa plataforma y han diseñado diferentes emuladores para ella, entre otras cosas. Ahora, después de varios años de desarrollo, tienen a la venta este juego, que es toda una declaración de amor a los juegos de disparo frontal como Space Harrier o Sin and Punishment.

MicroSD Transcend de 128GB

MicroSD Transcend de 128GB

Esta microSD de 128GB es una de las más baratas de Amazon España. Por capacidad y velocidad es perfecta para Nintendo Switch.

Cómprala al mejor precio

En Xenocider somos Xara, una ciborg anielígena cuyo objetivo es aplastante: aniquilar toda la resistencia de diferentes planetas para después destruirlos por completo. La jugabilidad es, en esencia, muy simple. Nuestro personaje avanza solo hacia el fondo de la pantalla y nosotros hemos de preocuparnos de desplazarlo lateralmente a la vez que movemos la retícula de disparo, para apuntar y aniquilar a todas las criaturas alienígenas que salen a nuestro paso.

VIDEO

¡Por fin! Análisis de Xenocider, el nuevo juego de acción... ¡Para Dreamcast!

Si pulsamos el botón correspondiente, podemos saltar o activar uno de los dos "xenopods" (o power ups) que tengamos disponibles: un ataque nuclear que golpea a todos, un escudo temporal o un disparo extra de varios segundos. Xara tiene una barra de salud que va descendiendo con cada golpe. Si morimos, tocará repetir el nivel completo. Por suerte, en contadas ocasiones podemos recoger items que recuperan parcialmente la salud, además de extraños artefactos (de forma sospechosamente parecida a una Dreamcast) que nos otorgan xenomonedas (luego hablaremos de ellas).

Cada nivel dura apenas unos minutos y, al final, siempre aguarda un jefe cuya mecánica de ataque suele ser fácil de asimilar, pero que ellos son duros de pelar. Tenemos 7 niveles, pero antes de entrar en cada uno de ellos hemos de elegir entre dos rutas, por lo que en realidad es como tener 14 niveles.

Xenocider para Dreamcast

Cuando se agotan nuestras vidas, llegamos a la temida pantalla de Game Over... Y nos tocará empezar desde cero. Por eso, aunque el juego, del tirón, no es muy largo, en realidad os llevará muchos días o probablemente semanas superarlo, pues solo hay un nivel de dificultad... Y no es apto para novatos. Como suele ser común en este tipo de juegos, la dificultad es implacable prácticamente desde el principio.

Los enemigos nos atacarán desde todos los frentes casi sin parar, por lo que es muy común morir en menos que canta un ciber-gallo en las primeras partidas. Xenocider está diseñado a propósito para ser difícil y para que, al estilo de la vieja escuela, tengamos que ir aprendiendo poco a poco las rutinas de cada nivel, hasta convertirnos en auténticas máquinas de disparar, al igual que la protagonista.

Esto implicará que los menos pacientes tiren la toalla, porque les parecerá que el juego es demasiado inaccesible. Pero, en realidad, a medida que vamos perseverando, nos damos cuenta de que comenzamos a superar niveles sin morir; luego, con poquísimos impactos... Esa sensación de ir doblegando algo que parecía imposible requiere tiempo, pero es muy satisfactoria, como cuando veíamos al "máquina" que había interiorizado todos los pasos de la recreativa de turno en el salón del barrio.

Xenocider para Dreamcast

Aún así, es cierto que este juego de Dreamcast es, a veces, abrumador y nos "dejamos golpear" debido a que nuestro cerebro no es capaz de procesar tanto bicho y tanto disparo junto... Quizá un pelín, solo un pelín más de ajuste en la dificultad habría dado pie a una experiencia más satisfactoria.

También hay que resaltar que la retícula de disparo puede suponer un problema. En primer lugar, se mueve demasiado despacio, aunque eso se puede arreglar alterando su velocidad en las opciones. ¡Recordad hacerlo, por Dios! Por otro lado, su icono es tan sutil que es común perderlo de vista en mitad de la vorágine de disparos y enemigos. Hubiera venido bien resaltarla de una forma más llamativa, porque uno no puede permitirse un milisegundo de despiste en un juego de disparo así.

Xenocider para Dreamcast

A medida que seamos más eficaces, conseguiremos más xenomonedas en los niveles (también podemos obtener una extra en las fases de bonus que actúan a modo de interludio de estos niveles, en los que disparamos con la nave o atacamos en subjetivo al más puro estilo Shinobi), con las que podemos mejorar nuestras capacidades. Podemos canjear una moneda por una vida extra, más resistencia o un mejor rendimiento de nuestros xenopods. Por eso, elegir bien qué xenopods usaremos durante la partida y mejorarlos en consecuencia es muy importante, aunque en realidad podemos asignarnos otros xenopods (o no asignarnos ninguno, si queremos algo destroyer) antes de cada nivel.

Pero Xenocider va mucho más allá de su modo Historia, pues también disponemos de uno de entrenamiento, que nos permite revisitar todos los niveles que ya hayamos superado. Esto no servirá para desbloquear nuevos niveles, pero al menos podremos practicar los ya conocidos que nos interesen sin tener que superar todos los previos, algo muy útil para, por ejemplo, pillar el truco a las rutinas de los jefes finales.

Xenocider para Dreamcast

Otro modo se llama Simulation y es una especie de Space Invaders, pero en 3D: los "marcianitos" vienen hacia nosotros y hemos de darles caña antes de que nos impacten. El siguiente es, sin duda, nuestro favorito: se llama Fantasy Land (en homenaje a ese legendario mensaje "Welcome to the Fantasy Zone") y se inspira sin pudor en Space Harrier. Aquí tenemos libertad total de movimientos en vertical y horizontal y hemos de esquivar o destruir obstáculos y, claro, eliminar enemigos, inspirados claramente en los del juego de SEGA. ¡Hasta tenemos el dragón al final del primer nivel! Fantasy Land tiene 12 niveles muy intensos, por lo que podría ser un juego por sí solo.

Xenocider para Dreamcast

Estos son solo algunas opciones de juego, pero hay otro par ocultas (el modo Maniac de dificultad astronómica y un modo Trucos para sacar ventajas especiales en juego), además de logros desbloqueables, montones de huevos de Pascua y homenajes... Como podéis ver, es un juego muy completo y que demuestra mucho cariño en el proceso.

El apartado técnico tiene sus más y sus menos. Por un lado, hay que destacar que usa un motor propio (llamado Dreamer) creado desde cero, que además funciona con una enorme solidez. Los tiempos de carga son sorprendentemente bajos para un juego de Dreamcast y, en general, hay un trabajo de diseño artístico muy interesante, si bien es cierto que los escenarios y los personajes están bastante lejos del potencial real que puede desarrollar una Dreamcast, tanto por las texturas como por el detalle de los modelos o sus animaciones, bastante rudimentarias. Aún así, no cabe duda de que todo se mueve con suavidad y hay un montón de elementos en movimiento, simultáneamente.

Xenocider para Dreamcast

En el sonido, por un lado tenemos la estupenda música de Juanjo Martín (teclista de Efecto Mariposa), entre otros, que mezcla efectos tipo sintetizador con homenajes a clásicos de SEGA como Golden Axe. Son melodías muy pegadizas y la de los jefes finales les viene como anillo al dedo. Por otro lado, los efectos de sonido son bastante más simplotes y el grito de la protagonista cada vez que es golpeada (es decir, casi todo el rato, al menos al principio) acaba saturando un poco.

Pero la gran mayoría de estos defectos se entienden en el contexto de que es un grupo de programación pequeño que no dispone de grandes presupuestos. Lo verdaderamente importante es que, en su "núcleo", Xenocider es un notable juego de acción con muchos destellos de brillantez, que deja claro desde el principio su amor por el noble arte de hacernos héroes (o villanos, en este caso) a base de sangre, sudor y xenopods. Enhorabuena a Retro Sumus por haber sacado adelante un proyecto así de complejo en el exigente mundo de los videojuegos.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Una verdadera muestra de cariño no solo hacia Dreamcast, sino hacia los videojuegos clásicos en general. Su target es el público más hardcore y, por ello, no tiene piedad. Si eso no te asusta, sabrás perdonar algunas limitaciones técnicas y disfrutarás de todos sus secretos.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Sin duda, el amor que demuestra hacia los clásicos de los videojuegos y la enorme cantidad de contenido por descubrir que atesora.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

La curva de dificultad a veces es demasiado despiadada. A nivel visual, tiene algunos aspectos mejorables.

Versión comentada: Retro

Hobby

84

Muy bueno

Y además