Baki Netflix
Análisis

Crítica de Baki T1, el nuevo anime de lucha de Netflix

Por Javier Cazallas

Las artes marciales invaden Netflix con la llegada de la adaptación al anime de Baki a la plataforma. La primera parte de la adaptación de este shōnen ya está disponible en Netflix España desde el martes 18 de diciembre.

La recta final de 2018 está siendo un no parar en materia de animes que aterrizan en Netflix. Tras la llegada a la plataforma de títulos como Last Hope o La canción perdida, ahora llega el turno de la última hornada del año. Y se trata de una hornada que comienza apostando fuerte con la temporada 1 de Baki, un shōnen de lucha muy enfocado en las artes marciales, donde encontraremos todos una buena ración de sangre y mamporros, de esos típicos de estas fechas.

Baki es una adaptación al anime basada en el manga Baki the grappler, que se publicó en la década de los 90 y que nos vino de la mano de Keisuke Itagaki. El estilo de la serie es mucho menos florido que el de otros shōnen de renombre del género de las artes marciales, como podría ser perfectamente Dragon Ball. Y, ciertamente, en algún punto se les ha ido un poco de las manos la creación de algunos personajes que no es que estén cachas, es que son cachas con patas.

¡Amplia tu colección de anime ahora!

Lucha dentro y fuera del cuadrilátero

La piedra angular de este anime de Netflix es, sin lugar a dudas, las artes marciales. Una batalla sin cuartel se librará por las calles de Tokio por parte de los luchadores más poderosos porque sí, porque los egos es lo que tienen. Además, cuando tienes unos brazos como troncos de roble cualquier excusa es buena para partirse la cara por ahí. Hay que decir que la adaptación de Netflix está basada en el arco argumental conocido como Most Evil Death Row Convicts, en el que 5 condenados a muerte increíblemente fuertes quieren conocer la derrota.

Las escenas de combate del anime de Baki son sangrientas y extrañamente gratificantes. Vais a ver como un grupo de macitas se desfiguran las caras entre sí de manera continua. Sin embargo, en algunos momentos en los combates, las pautas a las que nos tienen acostumbrados muchos animes shōnen de ir mostrando los ases que los contendientes guardan en sus mangas se hace un poco cansinas. Aquello de "Oh, tu super ataque de la muette lo contrarresto con esta técnica aprendida hace 1000 años que no va a poder con tu chasquido de nudillos legendario..." y así hasta la saciedad.

Baki, en el título... y poco más

Normalmente, cuando nos llega un anime que se titula Baki, por uno de sus personajes, asumimos que ese personaje tendrá un rol relevante ya sea como protagonista o antagonista. Sin embargo este anime de Netflix nos ha demostrado que no necesariamente es así. Baki Hanma evidentemente sale, es uno de los combatientes que se partirán la cara por Tokio, pero su presencia en pantalla queda exageradamente reducida en favor de los combates de los demás luchadores, salvando un par de escenas, las demás en las que aparece brevemente son incisos romanticones y cortitos.

Baki Netflix

Lo bueno es que los personajes tienen bastante carisma y hacen sus escenas muy interesantes. La mayor parte de la trama de esta primera parte de la serie se va a centrar en los convictos conocidos como Spec y Dorian, dos malas bestias cuyas habilidades están más allá de lo sobrehumano. 

Demasiada acción para poco contexto

Al ser un anime especialmente basado en las escenas de acción y en las artes marciales, nos encontramos ante una situación extraña. Las escenas de lucha de Baki son espectaculares, muy vistosas, llamativas y viscerales. Sin embargo encontramos que prácticamente toda la temporada es un combate continuo. No han terminado de partirse la cara en un sitio y ya se la están partiendo en otro. Las escenas con más historia, y que aportan contexto a todo ese repertorio de sopapos se nos antojan escasas.

Baki Netflix

Y es que aunque en varias ocasiones de este anime de Netflix el narrador trata de arrojar datos, estos no terminan de satisfacer esa empatía que los personajes deben generar. No terminamos de conocer sus motivaciones, aunque en el tramo final si que logramos algo de esto, nos sabe a poco. 

Este shōnen de artes marciales está lejos de la calidad de otros títulos como Ataque a los Titanes o Devilman Crybaby. Sin embargo, los amantes de estas escenas de lucha disfrutarán mucho de él a pesar de que en lo que es argumento patina un poco. Nos queda esperar al estreno de la segunda parte para completar el circulo y ver si Baki sale de entre las sombras a repartir estopa por Tokio.

Valoración

Un anime de lucha que apenas deja espacio en su trama para nada más. Sus escenas de lucha son espectaculares, pero se echa de menos un poco de momentos más pausados. También se echa en falta más presencia de su protagonista.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Sus escenas de combate se desarrollan a un buen ritmo y tienen una animación muy espectacular.

Lo peor

Su protagonista tiene muy poca presencia en pantalla. El curso de las peleas se puede hacer un poco reiterativo.