Big Mouth Especial San Valentin
Análisis

Crítica de Big Mouth Especial San Valentín Grande y Peludo

Por Jesús Delgado Manzano

San Valentín Grande y Peludo (My Furry Valentine) es el título del episodio especial de Big Mouth, con el que arranca la tercera temporada de esta divertida serie animada de Netflix. Analizamos el este episodio especial de San Valentín.

Big Mouth no se quiere perder este año el Día de los Enamorados. Por eso, la serie animada de Netflix ha preparado un capítulo especial de San Valentín, que ha titulado My Furry Valentine. Con este episodio especial, de doble duración, los creadores del show Nick Kroll y Andrew Goldberg pretenden realizar su crítica sobre esta fiesta en particular.

San Valentín Grande y Peludo (titulado español del capítulo) es, además, el arranque de la tercera temporada de la serie, cuyos próximos capítulos aún tardarán en llegar. Su arranque sucede poco después del último episodio de la temporada 2 de Big Mouth. Nick debe lidiar con le hecho de que tiene un nuevo monstruo de las hormonas, que no es el que él había esperado tener. En tanto, Andrew comienza a volver a obsesionarse con Missy, mientras Jessy debe lidiar con la situación en casa. Y eso, sin contar con que Jason comenzará a disfrutar de su recientemente descubierta bisexualidad hasta la extenuación. 

Con este planteamiento arranca este capítulo en donde, además, destaca el personaje de Matthew, el único muchacho abiertamente gay de la escuela, que comienza darse cuenta de que hay cosas más importantes que un ligue: una buena amistad.

Consigue ya los Funko de Big Mouth

El episodio en cuestión dura sus 46 minutos largos. Si queréis descubrir cómo sigue la historia de estos entrañables personajes que reflejan nuestra adolescencia y lo duro que es hacerse mayor, os recomendamos que veáis este episodio. Eso sí, dos cosas antes: Uno, preparaos para reír hasta quedaros sin are. Dos, no cerréis la página y seguid leyendo, que aquí viene nuestra crítica sin spoilers del episodio especial San Valentin de Big Mouth

Malditas festividades hormonadas!

Nuevamente, Big Mouth vuelve a ser una serie tan divertida como certera. Este nuevo episodio especial dispara en el meollo de la cuestión y vuelve a acertar en el blanco, utilizando la coralidad de sus personajes, exponiendo diversas perspectivas en el reducido tiempo de 45 minutos de metraje. A lo largo de este episodio de San Valentín Grande y Peludo nos ofrece distintas lecturas de San Valentín. Desde los celos hasta las cenas, pasando por los regalitos y la lectura no romántica de la fiesta, en la que los amigos declaran su amistad y amor mutuo. 

En general, el episodio de San Valentín mantiene el nivel de toda la serie. Tiene un buen ritmo y sus números musicales son conductores entre escenas, que sirve para ratificar y enfatizar ciertas ideas y postulados propuestos a lo largo del episodio, exponiendo con ello los puntos de vista de sus personaje. En este sentido, la versión del tema de cabecera de la serie, convertido en escena musical para el episodio, resulta óptima.

Su gracia, eso sí, consiste precisamente en cómo logra destripar San Valentín. Y lo hace de una forma muy inteligente. No defenestra la fiesta, pero tampoco la elogia. El episodio da una de cal y otra de arena, asegurando una crítica, pero también diciéndonos que es una fiesta bonita, que podemos celebrar sin volvernos locos durante ella. 

Creemos que Big Mouth se sale, ya desde su primera temporada. Ven con nosotros a recordar lo que nos pareció el arranque de la serie

Por otro lado, uno de los principales atractivos de la trama es el desarrollo de la trama de Nick con Connie, su nueva monstrua de las hormonas, y cómo el tener una "monstrua" le hace tener un despertar de las hormonas distinto, pero no por ello pésimo. De hecho, que Connie sea la monstrua de Nick y Maurice el de Andrew promete un contraste brutal entre ambos amigos en el futuro de esta tercera temporada.

Y esto, por cierto, quizá sea su gran pega al respecto. El episodio nos deja a medias, con toda una temporada por venir. Ciertamente, su visionado se agradece y nos deja muy buen sabor de boca. Desgraciadamente, la experiencia es tan buena, que nos deja con ganas de más. ¿Quizá esa sea su misión, la de crear expectación de cara a la temporada 3 de Big Mouth? A nuestros respectivos Monstruos de las Hormonas les da en la nariz que sí.

Valoración

Divertido episodio especial, con el que arranca la tercera temporada, en el que se parodia San Valentín y sus convenciones.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

El desarrollo de la relación de Connie y Nick. La crítica de San Valentín y las tontunas de las convenciones sociales. Su moraleja didáctica.

Lo peor

Su final nos deja con ganas de que llegue ya la temporada 3 al completo. De ahí que nos quite la miel de los labios.