Ir al contenido principal
Capitani
Análisis

Crítica de Capitani, la nueva serie de misterio de Netflix

Crítica de Capitani, la nueva serie de misterio de Netflix de origen luxemburgués disponible en la plataforma desde el pasado 11 de febrero de 2021.

Capitani tiene lo que cualquier serie policiaca necesita: un misterio por resolver y un entorno opaco para un forastero que acude con la voluntad de destapar los trapos sucios de una localidad aparentemente plácida. El esquema seguro que os resulta bastante familiar, ya que no es el colmo de la originalidad, aunque hay que decir que en general, funciona de forma razonablemente aceptable.

En buena medida, da lo que promete, con una estructura bastante adictiva: episodios cortitos con cliffhanger final para que sea casi irresistible presionar el botón de "Siguiente episodio" (maldito Netflix, cómo nos engancha). Ahora bien, ¿necesita esta historia más de 5 horas de desarrollo? Probablemente no, al menos, teniendo en cuenta lo que quiere contar. Doce episodios son demasiados, además de que llevan a una conclusión bastante anticlimática.

Y con un handicap adicional: es bastante fácil adelantarse al libreto... al menos para los amantes del género que lleven ya muchos visionados en la mochila. Hay revelaciones hasta en el último capítulo con alguna sorpresa final, pero otros giros de guión se huelen de lejos y no tienen apenas impacto.

¿Cómo se desarrolla la historia de Capitani? Todo comienza cuando el cuerpo de una adolescente es encontrado en el bosque en las inmediaciones de un pueblo rural recóndito al norte de Luxemburgo llamado Manscheid.

Luc Capitani, un investigador del sur del país, se encarga del caso y recluta a varios policías para formar una unidad a su cargo con la que intentar esclarecer las circunstancias de su muerte, mientras se emprenden las labores de búsqueda de la hermana gemela de la joven, desaparecida de forma simultánea.

Capitani se encontrará diversas dificultades: desde la cerrazón de los norteños hasta su incapacidad para mantener un secreto, lo que hará que las injerencias políticas sean constantes.

Pronto el equipo se encuentra atrapado en una red de mentiras y secretos a lo que hay que sumar que los fantasmas del pasado de Capitani salen a la luz en el momento más inoportuno.

Uno de los atractivos de Capitani es el hecho de que sea una serie europea. Eso hace que haya una mayor búsqueda de la naturalidad y una "desglamourización" de la trama policial. No hay ningún interés en mostrar a los agentes como garantes de la moral ni tampoco de idealizarlos ni a ellos ni a su trabajo.

Solo por esa razón ya tiene un regustillo distinto y un tempo interno más pausado y próximo a la realidad. Respecto al casting, más de lo mismo, el elenco es bastante normal, a excepción de la actriz y pianista Sophie Mousel, protagonista femenina que sostiene además el papel más interesante de la serie: el de la oficial de policía Elsa Ley, implicada emocionalmente en el caso por sus lazos con la ciudad, pero con el instinto y la valentía de enfrentarse a quien haga falta para descubrir la verdad. 

Lo que le falta a Capitani es saber llevar la historia a buen puerto una vez que sacia la curiosidad de la audiencia. No hay una reflexión sobre la naturaleza humana, no hay una explicación cabal y argumentada de lo que ha sucedido y, a grandes rasgos, podemos decir que es algo decepcionante.

Está claro que es la intromisión del submundo de las drogas y el sexo lo que termina por desencadenar el drama, pero más allá de esa fusión de lo sórdido con lo cotidiano, había material (¡y tiempo!) para crear una narración más sólida e interesante.

La idea será lanzar una segunda temporada para seguir desarrollando la historia de Capitani, ya que es el eje central de la trama principal, pero les hará falta un relato con más empaque y capacidad para emocionar a los espectadores que éste. 

Valoración

Netflix nos propone una nueva serie de misterio de esquema clásico: población pequeña, desaparición de dos adolescentes y una investigación policial viciada que sacará a relucir diversos escándalos. Es fácil engancharse a ella, gracias a los cliffhangers al final de cada episodio, aunque la conclusión deje bastante que desear.

Hobby

70

Bueno

Lo mejor

Consigue estirar el chicle lo suficiente como para que en el último episodio aún estemos a tiempo de descubrir alguna revelación.

Lo peor

En general es bastante predecible, es normal ir por delante de la trama en varios arcos argumentales y la conclusión es anticlimática.

Y además