Ir al contenido principal
Castlevania
Análisis

Crítica de Castlevania temporada 3, ya disponible en Netflix

Los cazadores de vampiros siguen recorriendo el mundo y, aunque pensaban que Drácula era el mayor de sus problemas, pronto descubrirán que el horror puede adoptar muchas formas...

Se lo han tomado con calma (un año y medio, ahí es nada), pero por fin el anime de Castlevania regresa a Netflix con una nueva tanda de episodios. ¡Y, desde luego, han aprovechado el tiempo! Esta vez tenemos 10 episodios de algo más de 20 minutos cada uno, por lo que estamos ante la tanda más larga de capítulos. Por fin, podemos retomar las aventuras de Trevor Belmont, Sypha, Alucard... Y algún que otro recién llegado.

Como recordaréis, la temporada 2 de Castlevania nos dejaba con el trío protagonista dividido: estando Drácula fuera de juego, su hijo Alucard decide quedarse cuidando del castillo, mientras que Trevor y Sypha se dedican a recorrer el mundo en busca de aventuras como cazadores de monstruos. Mientras tanto, la pérfida Carmilla está dando forma a sus planes de conquista del mundo (ahora, acompañada de sus 3 hermanas vampiresas), mientras mantiene como esclavo a Héctor. En otra parte del mundo, el maestro forjador Isaac busca cómo seguir cumpliendo los planes que tenía Drácula.

Por si estas fueran pocas piezas en el tablero, la temporada 3 de Castlevania presenta a varios personajes nuevos, como Saint Germain, un estudioso de la magia y las artes oscuras, con un plan que no parece claro, o Sala, el líder de una secta que parece esconder algo poderoso dentro de su destartalada iglesia. Son muchos los personajes relevantes y esto hace que volvamos a caer en una de las críticas habituales de la serie de Netflix: se preocupa tanto por desarrollar a un grupo tan heterogéneo de personajes que esto hace que la acción sea más lenta que un jubilado en una autopista.

Los episodios se llenan de largos, larguíiiiisimos diálogos que llegan a hacernos perder un poco la paciencia, cuando lo que esperamos es que se nos salpique un poco de acción de vez en cuando. ¡No pedimos demasiado, solo un poquito más de peleas, maldita sea! En ese sentido, muchos espectadores pueden llegar a perder el interés (como ha sucedido con la también reciente temporada 2 de Altered Carbon) porque, salvo pequeñas excepciones, tenemos que advertiros que la acción de verdad no llega hasta el episodio 9. Se toman su tiempo construyendo la historia...

Castlevania temporada 3

Dentro de la importante pega que supone esto, tenemos que sacar dos conclusiones positivas. La primera es que, a pesar de su longitud, los diálogos son tremendamente buenos, los mejores de la serie, de lejos. Encontramos reflexiones sobre la naturaleza humana, sobre el verdadero significado de todo lo que ha creado Dios o sobre cómo las personas pueden tener más de cara. Todo ello, formulado con una retórica muy atractiva, si bien de nuevo nos toca recomendar la versión original frente a la española, pues sus actores tienen mucho más caché, en este caso. En esta ocasión, se añaden talentos del calibre de Jason Isaacs (Lucius Malfoy en las películas de Harry Potter) o Bill Nighy (Davy Jones en la saga Piratas del Caribe), entre otros.

Castlevania temporada 3

Por otro lado, hay que reconocer que las secuencias de acción, aunque escasas, son una verdadera gozada, con las coreografías de Trevor y su látigo o, una vez más, una Sypha que nos deja boquiabiertos con sus ataques mágicos. Sí, se agradecerían unos cuantos fotogramas por segundo más en la animación, pero no cabe duda de que las poses, los giros de cámara y la dureza de los ataques convencen. En esta temporada, además, hay bastantes más efectos por ordenador que, en la mayoría de los casos, saben aportar espectáculo.

Castlevania temporada 3

¿Por qué le hemos dado menos nota que a la temporada 2, entonces? Porque, al final, hace lo mismo que ella, pero tarda 2 episodios más en conseguirlo, lo que redunda en esa pesadez del conjunto a la que nos referíamos antes. De verdad, podían haber condensado mejor todos los acontecimientos en la mitad de episodios y no habría pasado nada.

A pesar de todo, hay que reconocer que esta serie de Netflix sabe construir su universo y el guión de Warren Ellis aporta muchos matices interesantes sobre el Infierno, la religión o la alquimia, que hacen volar nuestra imaginación. Y todo ello, desde una perspectiva razonablemente adulta (ojo, que hay alguna escena de sexo bastante explícita) y atractiva.

Castlevania temporada 3

En definitiva, si abordáis esta temporada 3 de Castlevania desde una perspectiva calmada, sabiendo que los diálogos van primero y la acción después, sabréis disfrutar de todo lo que tiene que ofrecer. Si lo único que queréis son latigazos y cabezas ensartadas... Bueno, los encontraréis también, pero los "primeros platos" se os pueden atragantar como una tostada con ajo a un vampiro.

Valoración

Una vez más, acusa un enorme desequilibrio entre acción y diálogos, pero cuando destaca, destaca de verdad.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Algunos diálogos son profundos e interesantes. Las escasas secuencias de acción son una gozada (sobre todo, con Sypha).

Lo peor

Es muuuuuuy lenta en la narración, nos pasamos la mayoría del tiempo esperando a que eclosione todo.

Y además