Ir al contenido principal
(Des)encanto parte 2
Análisis

Crítica de (Des)encanto temporada 2, ya disponible en Netflix

Bean tiene más ganas de marcha en la serie de animación de Netflix. La nueva temporada de (Des)encanto ofrece unas dosis de aventura y humor que no se las salta un elfo. Bueno, ellos son muy bajitos, pero...

La acción nunca se detiene en la Edad Media (¿?), así que era cuestión de tiempo que nos llegara la segunda temporada de (Des)encanto, la cual ya está en Netflix. Como recordaréis, (Des)encanto fue el siguiente gran proyecto de Matt Groening después de Los Simpson y Futurama y sigue las aventuras de Bean, una princesa que se niega a seguir la rutina de palacio y vive toda clase de aventuras mágicas junto al demonio Luci y el elfo... Que se llama así, Elfo.

Consigue la camiseta de Luci, de (Des)encanto

La primera temporada de (Des)encanto acabó en un señor cliffhanger y esta segunda arranca justo después de esos momentos, con Bean viajando a un reino lejano con otros miembros de su familia. ¿Conseguirá Luci escapar de su cautiverio? ¿Seguirá Elfo así de "indispuesto"? Los 10 episodios (de poco más de 20 minutos, cada uno) de esta temporada nos llevan a resolver esas dudas, pero también para abrir nuevas tramas cortas, como la búsqueda del rey Zog de una nueva esposa o la búsqueda de un propósito para el atontado del príncipe Merkimer.

El tono se mantiene igual que siempre: cada episodio supone una nueva aventura, pero nunca falta el humor tan propio de las historias de Matt Groening, a veces criticando aspectos sociales de la actualidad, a veces tirando de humor más absurdo o friki. Sin embargo, (Des)encanto sigue sin alcanzar ese puntito más ácido o de mala uva que hizo de Futurama un clásico. Sí, Luci es muy malote y es una especie de equivalente de Bender, pero ni él ni el resto de secundarios consiguen ser especialmente originales en sus gags. Ahora bien, de nuevo nos descubrimos ante las aportaciones de los elfos, que vuelven a la carga con algunos de los golpes de humor más cachondos de la temporada. ¡Nos declaramos fans de Shocko!

Desencanto temporada 2

La faceta de aventuras también tiene momentos muy atractivos con otros más simplones. Desde luego, no se puede decir que Bean y compañía no se atrevan con todo: vemo cómo viajan al msimísimo Infierno, visitan escenarios steampunk... Tanto en lo narrativo como en lo estético (con unos diseños y animaciones simples y claros, al estilo Groening, pero muy elegantes) hay varios momentos con el recuerdo, mezclados con algunas tramas secundarias que, la verdad, parecen estar de más.

Desencanto temporada 2

Aunque hay algunos personajes secundarios nuevos que sin duda resultan curiosos (¡hay que explotar más a esas sirenas!), ninguno de ellos tiene un peso específico en la trama y todo vuelve a girar en torno a la reina Oona, Dagmar y Zog, además del equipo protagonista. Vamos, que se mantiene el tipo, pero hubiéramos agradecido más novedades de peso en el ADN de la serie para esta segunda temporada.

A pesar de ello, podéis estar tranquilos, porque parece que hay gasolina para una tercera temporada de (Des)encanto, pues la cosa acaba, de nuevo, con el cliffhanger de rigor. Habrá que ver si se cumple, pues la primera temporada acabó dividiendo la opinión de los espectadores, entre los que alababan el espíritu progresista de la serie (especialmente, gracias a Bean) con los que no la vieron a la altura del resto de la carrera de Groening. Sobre todo, después de que el panorama de la animación de aventuras para jóvenes y adultos esté tan lleno de buenas propuestas actualmente, como Rick y Morty. La serie agradecería un poco más de valentía, soltarse más la melena a la hora de abordar las tramas de golpe y presentarnos el humor.

Desencanto temporada 2

Nosotros estamos a medio camino de esas opiniones con esta segunda temporada de Disenchantment, pero sin duda, el tono rápido y variado de los episodios hace que no cueste animarse a verla y dejarse llevar, gracias al tono distendido de la trama y a los constantes incisos de humor, que, en mayor o menor medida, acaban conectando. Por el camino, disfrutaremos de una aventura donde la magia, la "cienscia" y las barritas de caramelo nos esperan tras cada comentario socarrón de Luci.

Valoración

La serie mantiene el tipo con su mezcla de aventuras y humor, si bien hubiera agradecido más pimienta en la historia.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

La propia Bean y algunos secundarios son muy graciosos, especialmente los elfos. La estética es simple, pero espectacular.

Lo peor

Se abusa de los mismos recursos para crear humor. A mitad de temporada, se pierde un poco el ritmo.

Y además