Menú de navegaciónBotón de menú de Hobbyconsolas
Logo 30 aniversario Hobby Consolas

Crítica de Dopesick – La historia de una adicción en Disney Plus

Dopesick: Historia de una adicción (Disney Plus)

Dopesick: Historia de una adicción es una serie de Hulu en Disney Plus que aborda el problema de los opioides en Estados Unidos, la adicción que generan y las artimañas de las farmacéuticas para crear su propio mercado

«El mercado se crea». Durante los primeros compases de Dopesick: Historia de una adicción, te das cuenta que esta serie de Hulu en Disney Plus no va a dejar títere con cabeza, y tampoco se va a conformar con revisar cómo influyen los medicamentos en la sociedad, posando su foco en tantas aristas como el polémico tema suscite.

Creada por Danny Strong, el hombre detrás del fallido biopic de J.D. Salinger —Rebelde entre el centeno (2017)—, esta serie que puedes encontrar en Disney Plus es la adaptación del libro de Beth Macy y cuenta con un reparto muy interesante, encabezado por Michael Keaton, Peter Sarsgaard, Will Poulter y Rosario Dawson, entre muchos otros.

Se trata de una miniserie con una duración media de una hora por episodio que aborda la lucha de la adicción a los opioides en Estados Unidos; más concretamente, a finales de siglo XX. 

Sigue los pasos desde que se decide mentir («crear un mercado») en la sala de juntas de una farmacéutica hasta que el medicamento llega a una comunidad azotada no solo por el dolor, sino también por otros devenires apegados a la pobreza.

¡Os dejamos aquí el tráiler de Dopesick: Historia de una adicción, por si todavía no has llamado la atención la premisa que hemos compartido con vosotros!

«Solo soy un pobre forastero errante que viaja por este mundo terrenal; no hay enfermedad, ni trabajo, ni peligro en aquella tierra luminosa a la que me dirijo», canta Johnny Cash en Wayfaring Stranger, tema que abre la serie Dopesick: Historia de una adicción y se entremezcla con el paisaje de una pequeña localidad en el sureste de Virginia.

El entorno es duro y frío, lleno de grises y claroscuros. Genera en el espectador la sensación de vacío y crueldad, esa comunidad arraigada en lo tradicional, en las costumbres más austeras y primitivas. 

Se trata de una comunidad minera y trabajadora, extremadamente conservadora, en la que el dinero es un vehículo de alimentación y los problemas se sacudan a golpe de misa, comunión y confesionario de día, y a ritmo de whisky con hielo de noche.

En algunos momentos —a excepción de la violencia plausible de la serie de HBO— puede evocarnos a True Detective, aunque esta localización de Virginia sirve únicamente como representación de aquellos focos estadounidenses alejado de las grandes ciudades.

Hablamos de nidos de la comúnmente denominada como «white trash» que persiste día a día los golpes de la vida sin tener en cuenta nada más que su propia existencia y la de sus familias.

Es allí donde Purdue Pharma ataca con un nuevo opioide que promete la cura definitiva del dolor. ¿Os imagináis un fármaco que aliviar el dolor de cabeza, cuello o espalda? ¿La ansiedad, la depresión, el estrés? 

Ahora imaginad que existiera y que, además de todo eso, no provocara ningún efecto secundario ni tampoco la preocupante deriva adictiva de este tipo de medicamento.

Purdue Pharma lleva a un mercado que no existe —por eso lo crea— un opioide que ofrece todas esas soluciones sin generar adicción a sus potenciales consumidores.

Para ello se sirve de todo tipo de artimañas, especialmente comerciales, generando una red clientelar a gran escala en las zonas rurales y más afectadas tanto por el trabajo como por las dolencias resultantes de éste.

Dopesick

Esta es, básicamente, la propuesta de Dopesick: Historia de una adicción. Sin embargo, no utiliza un montaje secuencial y directo, sino que prefiere sostener la narrativa de su historia en base a tres o cuatro momentos espacio-temporales que van tejiendo poco a poco el misterio de la trama.

Las incógnitas se irán despejando conforme la investigación de la DEA y las consecuencias sociosanitarias del fármaco avancen y se extiendan.

Dopesick: Historia de una adicción es una serie dura y cruenta. El espectador debe permanecer impasible frente a una realidad que se despliega ante sus ojos. La impotencia de conocer la verdad y no poder hacer nada más que ser testigo de cómo una mentira destruya las vidas de tantas personas y tantas familias, de toda una comunidad, es un ejercicio de exploración muy interesante.

De hecho, la única «recompensa» que obtiene el espectador —desde un principio, eso sí— es saber que la empresa farmacéutica debe pagar (o lo parece) por sus pecados, y tampoco compensa tanto cuando eres consciente de la influencia del propio gobierno estadounidense y el nepotismo de las administraciones públicas a la hora de ser permisivos o no con determinadas aplicaciones prácticas. 

A fin de cuentas, todo se resume en cuánto dinero estás dispuesto a pagar y, más concretamente, a aceptar.

La música country baña constantemente esa atmósfera gris, vacía y depresiva que genera la pequeña localidad de Virginia, empuja de forma inteligente una historia de caída en la que no hay salvación posible, solamente abrir los ojos y la boca, agarrarse a cualquier esquina y evitar el mayor daño posible en ese descenso a la destrucción y el olvido del que somos partícipes.

Todo el reparto se esfuerza en hacer verosímil una historia que —desgraciadamente— nos resulta terriblemente real. Porque una cosa es saber cómo funciona la realidad mientras el mundo gira y otra cosa muy distinta es ser testigos de ello.

Rosario Dawson en Dopesick

Dopesick: Historia de una adicción somete y derriba, plantea, grita, golpea y hiere; explora lo más bajo de la condición humana y esconde la bondad tras capas y capas de miseria.

Si todavía no habéis vista esta serie de Hulu en Disney Plus, os prometemos que la sensación que genera puede no ser placentera e incluso uno puede llegar a sentir rabia —cuando, quizás, quería algo de ocio, un pasatiempo—. 

Pero, de vez en cuando, aunque sea un ejercicio doloroso, viene bien recordar lo miserable que es el mundo en el que vivimos y lo frágiles que son nuestras vidas en las manos de los más poderosos, los que juegan con ellas.

Únete a Disney y disfruta de su nuevo canal STAR

Únete a Disney y disfruta de su nuevo canal STAR

Disney+ estrena nuevo canal, STAR, incluido de forma gratuita en su plataforma y con contenidos como Deadpool, Anatomia de Grey y otras series para adultos.

Darse de alta

Dopesick: Historia de una adicción ya está disponible en Disney Plus. Si la has visto, ¿tú también la recomiendas tanto como nosotros? ¿Crees que merece la pena? Si no la has visto, ¡no dudes en hacerlo si te ha llamado la atención! Y no te olvides de dejarnos un comentario con tu opinión.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Dopesick: Historia de una adicción teje una red de mentiras a partir de una farmacéutica que crea un "milagroso medicamento" y aborda las consecuencias de la adicción de los opioides en las regiones más desfavorecidas, las zonas rurales y mineras de Estados Unidos.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Los tonos grises, fríos y deprimentes de los entornos, y la exposición cruenta y sin pudor de la peliaguda temática.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Puede no resultar efectiva con aquellos que conozcan considerablemente bien el asunto tratado, así como el que solo desea una serie como pasatiempo.
Hobby

80

Muy bueno

Y además

Más artículos