Dragon's Dogma (Netflix)
Crítica de Dragon's Dogma, la serie estilo anime basada en el action RPG de Capcom que ya está disponible en Netflix. ¿Puede el Arisen derrotar al dragón?

Desde hace ya un tiempo, Netflix está apostando fuerte por las adaptaciones de videojuegos. Se han emitido tres temporadas de Castlevania para deleite de los fans de la saga de caza-vampiros de Konami (con una cuarta en camino) y el tremendo éxito de la serie de acción real de The Witcher ha logrado que la obra de CD Projekt goce de aún más popularidad, algo que parecía imposible (en este caso está más basada en los libros que en los juegos, pero ya nos entendéis).

Por eso, sorprende que en lugar de adaptar otro videojuego extremadamente popular (los rumores sobre una serie de The Legend of Zelda siempre están ahí), en esta ocasión Netflix se haya decantado por algo más de nicho... Y nos parece estupendo, porque nos encanta Dragon's Dogma.

El juego de Capcom se lanzó en 2012 para PS3 y Xbox 360, pero tuvo la mala suerte de hacerlo poco después de dos títulos similares (salvando las distancias) que se convertirían en exponentes: Skyrim y Dark Souls. Dragon's Dogma quedó a la sombra y no tuvo todo el reconocimiento que se merece, pero eso no ha impedido que se haya convertido en una pequeña obra de culto. 

VIDEO

Opening de Dragon's Dogma, la nueva serie de Netflix basada en el juego

Si no conocéis el juego y habéis llegado aquí por la serie que se acaba de estrenar en Netflix, puede que os estéis preguntando qué diantres es Dragon's Dogma. A grandes rasgos, es una historia de fantasía medieval al estilo europeo -la fantasía de orcos, elfos, espadas, magia y dragones- vista con los ojos de un japonés, y no uno cualquiera: Hideaki Itsuno, responsable de Devil May Cry 3, 4 y 5, fue su director, trasladando la acción frenética y siempre espectacular de los hack'n slash a este mundo de fantasía. Porque si por algo es especialmente celebrado Dragon's Dogma, es por su sistema de combate.

En Capcom deben de ser conscientes del enorme potencial que tiene Dragon's Dogma, porque en los últimos años hemos visto varios intentos por recuperar la marca, llevando el juego (en su versión Dark Arisen) hasta PS4, Xbox One y Nintendo Switch... Y el estreno del anime de Dragon's Dogma en Netflix parece ser la prueba definitiva de que no quieren que desaparezca.

Pero... ¿Merece la pena? ¿Está la serie a la altura del videojuego? Tras habernos zampado los siete episodios, os lo contamos en nuestra crítica de Dragon's Dogma, el anime de Netflix.

Los lobos cazan en manada

La historia comienza de manera bastante similar a la del videojuego: tenemos al Arisen, el protagonista de la aventura -que aquí atiende al nombre de Ethan y tiene una personalidad y un trasfondo definidos- que vive en la aldea de Cassardis, y tras una serie de acontecimientos se embarca en un viaje para dar caza a un dragón que está sembrando el caos.

A partir de ahí, sin embargo, la historia se aleja y cada episodio presenta una trama contenida hasta que, finalmente, se retoma la del juego. Miradlo de este modo: todo lo que pasa entre el primer y último capítulo serían misiones secundarias en el videojuego.

También, como en el juego, Ethan va acompañado por un Peón, a quien bautiza como Hannah. El concepto del Peón es "muy de videojuego", pues hablamos de un personaje sin personalidad, sin emociones, que sigue y acata las órdenes del Arisen sin rechistar.

Dragon's Dogma (Netflix)

Y lo cierto es que se ha trasladado muy bien a la serie, por un lado porque da pie a situaciones cómicas al ver cómo choca la personalidad de Ethan con la de Hannah (y cómo ese choque va evolucionando), pero también porque se le ha dado un giro al concepto del Peón que lo hace realmente interesante. De hecho, diríamos que Hannah es el personaje más interesante de la serie... Y molón. Ojalá poder tener un Peón con vocación arquero mágico en el juego.

En el anime de Dragon's Dogma, cada episodio está centrado en uno de los pecados capitales (de ahí que haya un total de siete). Es algo completamente nuevo que se aleja del determinismo y la historia sobre el destino que nos contaba el videojuego, y vaya por delante que nosotros no tenemos ningún problema en que las adaptaciones se alejen del material original (porque cuando se hace bien, enriquece), pero en este caso concreto falla más veces de las que acierta.

Dragon's Dogma (Netflix)

Porque, para empezar, no atiende a ningún motivo. La idea está bien y el hecho de que cada capítulo trate un tema hace que la serie tenga buen ritmo, pero en ningún momento se justifica la elección de los pecados capitales como premisa. Da la sensación de que vieron que podían hacer siete episodios y alguien dijo: "¡Anda! ¡Como los pecados capitales!" y decidieron tirar con eso simplemente porque quedaba guay.

Y un buen ejemplo lo encontramos en las situaciones ilógicas que tienen lugar en varios capítulos: de repente, vemos a personajes comportándose de formas que no son consecuentes con la personalidad que habían exhibido hasta ese momento... sólo para adecuarse al pecado que se trata en el capítulo. Es algo que nos saca completamente de la serie.

Prueba Amazon Prime Video gratis durante un mes

Prueba Amazon Prime Video gratis durante un mes

El servicio de series y películas en streaming de Amazon te da la oportunidad de probarlo totalmente gratis durante 30 días.

Date de alta gratis

Como también lo hacen los desnudos. Dragon's Dogma es un juego de acción en el que no falta sangre, algo que se ha trasladado a la serie con escenas bastante salvajes que no escatiman en decapitaciones y gore. Sin embargo, no entendemos lo de los desnudos: hay varios capítulos en los que se muestran tanto mujeres desnudas como escenas con contenido sexual, algo que en ningún momento pasaba en el juego, y que aquí, nuevamente, parece atender únicamente al "porque sí", para enseñar a chicas desnudas. Es completamente innecesario.

Dragon's Dogma (Netflix)

Pero pese a lo mucho que se aleja por momentos del material original, la serie de Dragon's Dogma también incluye infinidad de referencias al videojuego: desde la posibilidad de escalar enemigos, hasta ataques especiales como las llamas de escudo para atraer la atención de los enemigos o incluso la idea de los combates en equipo, con personajes con varias vocaciones. De hecho, las escenas de acción son lo que más nos ha gustado de la serie, algo muy apropiado teniendo en cuenta que el combate es también lo mejor del juego.

Aquí toca hablar de la animación... Y ha sido una de las mayores sorpresas que nos ha dado la serie. La animación 3D no goza de demasiada popularidad entre los fans del anime, pues se suele utilizar porque resulta más barato que la técnica tradicional en 2D y los resultados tienden a ser... nefastos. Todavía tenemos pesadillas con lo que le hicieron a Berserk en 2016, y tras ver que la serie de Dragon's Dogma apostaba por la animación 3D, nos temimos lo peor.

Dragon's Dogma (Netflix)

Pero el resultado ha sido infinitamente mejor de lo que esperábamos. Sigue sin ser equiparable al 2D, pero la animación resulta muy convincente, tanto, que por momentos incluso es fácil olvidarse de que estamos contemplado personajes realizados en 3D, especialmente en las secuencias de acción. Ahora bien, hay un aspecto que chirria y bastante: los monstruos. Los personajes humanos están hechos con un 3D que "imita" el 2D, pero las criaturas apuestan por un estilo que no esconde en ningún momento sus orígenes CGI.

Es evidente que es una decisión artística para darles una aspecto distintivo, pero su look inacabado hace que la serie parezca por momentos un juego de PC con los gráficos al mínimo. Y lo peor es que el caso más evidente es el del dragón, que es con diferencia la criatura más importante. Y no queda nada, nada bien.

VIDEO

Dragon's Dogma - Tráiler oficial

En definitiva: la serie de Dragon's Dogma en Netflix es simplemente correcta. De no ser por unos cuantos traspiés importantes, podríamos estar hablando de una producción recomendable para cualquiera que le gusten este tipo de historias, pero en su lugar se queda en una obra que resultará atractiva para los fans del videojuego. Atractiva, aunque no demasiado satisfactoria.

Y aun así, el simple hecho de que exista un anime de Dragon's Dogma son buenas noticias para los fans del videojuego. Independientemente de su calidad, es seguro que va a suponer un pequeño empujón de popularidad que nos acerca al sueño de ver algún día Dragon's Dogma 2. ¿Quién sabe? Hideaki Itsuno ha demostrado interés en varias ocasiones, y sabemos que ya trabaja en un nuevo proyecto...

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Pese a varias decisiones temáticas sin mucho sentido, la serie de Dragon's Dogma resulta entretenida durante sus siete episodios gracias a sus secuencias de acción y múltiples referencias al videojuego.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Las secuencias de acción. Los guiños al videojuego. El estilo de animación 3D es muy bueno...
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

... Excepto en el caso de los monstruos. Giros de guion sin ninguna lógica. El contenido sexual y los desnudos sobran bastante.
Hobby

67

Aceptable

Y además

Dragon's Dogma (Serie TV)

Argumento:

Dragon's Dogma es una nueva serie de animación original de Netflix basada enel popular videojuego de Capcom que llegó por primera vez en 2012 a Xbox 360 y PlayStation 3 y que ha vendido cinco millones de copias en todo el mundo. La trama de la serie de anime de Netflix gira en tornoaEthan, un joven que se enfrentará a un dragón que ha regres...