Ir al contenido principal
Eli en Netflix
Análisis

Crítica de Eli, la sorprendente película de terror de Netflix

Con la llegada de Halloween 2019, los chicos de Netflix comienzan a tomar posiciones y van alimentando su catálogo con nuevas propuestas de terror. En esta ocasión os hablamos de Eli, una película de miedo que viene apadrinada por el productor de La maldición de Hill House (bieeeen) y El juego de Gerald (meeeh). La historia nos presenta a Eli, un niño que sufre un terrible trastorno en su sistema inmunológico que lo obliga a vivir como un niño burbuja, pues el contacto con el aire, el agua o cualquier objeto sin "purificar" podrían acabar con él en segundos. Un día, sus padres lo llevan a una mansión dirigida por la doctora Horn (Lili Taylor, La monja), que se especializa en el tratamiento de su enfermedad, con la finalidad de erradicar su enfermedad mediante un tratamiento radical.

Disfruta del mes de prueba de Amazon Prime Video y ponte al día con las mejores series y películas de la plataforma ...¡Gratis!

Varios recintos de la mansión están aislados y esterilizados, por lo que Eli puede moverse libremente por ellos, pero unas extrañas visiones le hacen sospechar que la mansión está plagada de fantasmas y que, por otro lado, la doctora Horn esconde mucho más que un "simple" tratamiento. Pero, ¿conseguirá que sus padres se pongan de su lado?

A primera vista, esta película de terror sigue los cánones habituales de una historia sobre casas encantadas: un niño especialmente despierto, comienza a ver pequeños signos de que algo va mal, los que hay a su alrededor dudan de lo que dice y, cada vez, el peligro se vuelve más evidente. Para añadir interés a la ecuación, encontramos a la niña Haley (Sadie Sink, que os sonará porque interpreta a Max en Stranger Things), que vive fuera de la mansión y parece saber algo sobre la verdad que ocultan sus muros. La madre de Eli, Rose (Kelly Reilly, True Detective) parece confiar en él y apoyarlo, mientras que su duro padre, Paul (Max Martini, Pacific Rim), parece estar más reticente a los devaneos del niño.

Eli en Netflix

Los apariciones fantasmales están bien distribuidas y usan recursos que son un cliché, pero que no suele fallar: reflejos en los espejos, extrañas palabras escritas en las ventanas, apariciones fugaces cuando se enciende la luz... Todos estos momentos se ven reforzados por la actuación del niño protagonista, Charlie Shotwell (Captain Fantastic), que a su corta edad se las apaña perfectamente para transmitir el terror, la furia y la vulnerabilidad que experimenta en los diferentes momentos de esta película de miedo.

A ello contribuye también una mansión que juega con los cristales: la más mínima fractura de uno podría acabar al instante con la vida del niño pero, a la vez, él necesita mirar a través de ellos para intentar comprender qué está pasando de verdad.

Es difícil entrar a valorar esta película sin decir nada más, pero lo intentaremos: lo que os acabamos de contar sobre Eli es solo una parte... Y ahí lo dejamos. Lo que no os contamos va a ser el gran punto de conversación de esta producción de Netflix y habrá quien la tire al cubo de las "horaymediadesperdiciadas" y habrá quien aplauda el salto mortal con tirabuzón que nos acaba presentando. Como mínimo, la película le echa un par de bemoles y, en ese sentido, nosotros lo aplaudimos... Más que nada, porque nos hizo gracia (para bien) lo que sucede. Pero repetimos, igual a vosotros os parece una "ida de olla" excesiva.

Eli en Netflix

En definitiva, la película Eli quizá no es la propuesta más sólida de cara a este Halloween 2019 (ese honor se lo dejamos a la estupenda serie Marianne), pero sí es una de las películas más sorprendentes que hemos visto en el género en los últimos meses. No os olvidéis de tomar vuestra medicación, que nunca se sabe...

Valoración

Bajo se estructura de película de terror convencional se esconde material para sorprenderte, aunque desde luego es un arriesgado "tirabuzón" narrativo.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La actuación del niño protagonista, que nos mete muy bien en sus miedos. El giro de guión, como mínimo, es valiente.

Lo peor

A algunos espectadores puede parecerles que la película hace "trampas" para llevarnos por el camino equivocado.

Y además