Élite Netflix
Análisis

Crítica de Élite, la serie thriller española de Netflix

Por Raquel Hernández Luján

La segunda serie de Netflix de producción española, Élite, ya se ha estrenado. Se trata de un thriller creado por Darío Madrona y Carlos Montero para la plataforma de streaming y os ofrecemos la crítica de los ocho episodios.

La segunda serie de producción española de Netflix tras Las chicas del cable (Cable Girls) es Élite, cuya primera temporada consta de ocho episodios que se pueden disfrutar en calidad 4K (siempre y cuando los usuarios se cambien al nuevo servicio Ultra de Netflix) y cuyo estreno en la plataforma se ha producido este 5 de octubre.

Nosotros ya los hemos visto y podemos ofreceros la crítica de Élite, una ficción escrita por Darío Madrona y Carlos Montero que cuenta con dos directores bastante conocidos como son Ramón Salazar (Piedras), que se ocupa de cinco de ellos, y Dani de la Orden (El mejor verano de mi vida), que se hace cargo de tres: el segundo, el quinto y el sexto.

Se trata thriller adolescente que nos situará en un centro escolar muy exclusivo llamado Las Encinas, al que la élite de la sociedad envía a sus hijos a estudiar con la intención de que accedan a cargos de responsabilidad mediante una beca para estudiar en Florida que otorga el colegio bilingüe al mejor expediente.

Entrevistamos a los protagonistas de Élite en Netflix

El conflicto surgirá en el momento en el que son admitidos tres chicos de clase obrera debido al derrumbe de su instituto, lo que destapa una trama de corrupción en torno a la mala calidad de los elementos de construcción del mismo. En gran parte para lavar la imagen de las constructora, dichos alumnos acceden a Las Encinas. Naturalmente, esto provoca un choque entre la clase alta y la clase baja, lo cual acaba desencadenando en un asesinato. La cuestión es, ¿quién está detrás de este crimen? ¿Será alguno de los nuevos alumnos? ¿O hay algo más turbio que se esconde detrás?

Élite serie Netflix

Aunque las comparaciones son odiosas, hay que hablar, casi en primer lugar, de en qué se parecen y en qué difieren la primera y la segunda serie de producción española de Netflix. En este caso, podemos señalar rápidamente que comparten elementos como el morbo (la frecuencia, intensidad y el recreo en las relaciones sexuales como grandes impulsoras de la trama son excesivos) y cierto aire culebronesco (abundancia de giros de guión, traiciones, planes secundarios de personajes que modifican el rumbo de la narración)... Sin embargo sí que hay un repunte de calidad en la serie Élite. No solo apuesta por lo anteriormente expuesto, sino que tiene la fortaleza de contar con una producción mucho más solvente, en la que se aprovecha mucho mejor la fotografía y la puesta en escena. Incluso hay movimientos de cámara curiosos.

A nivel argumental también tiene pretensiones, aunque por desgracia algunos personajes son excesivamente planos. Con todo y con ello, refleja no solo la diferencia de estatus social de los personajes, sino también la forma en la que unos se aprovechan de otros, bien para medrar en el caso de los wannabe que pretenden ingresar en la élite o bien de los más adinerados para asegurar su posición dominante.

Élite actores

Otro de los elementos que más puede llamar la atención de la serie Élite entre el público es el de poder volver a ver a algunos de sus actores favoritos de la célebre serie La casa de papelJaime Lorente (Denver), María Pedraza (Allison Parker) y Miguel Herrán (Río) regresan en esta ficción con roles muy distintos.

Consigue la serie completa de La casa de papel en DVD

Junto a ellos, en esta serie de Netflix también están los actores Itzab Escamilla (Las chicas del cable), Miguel Bernardeau (Ola de crímenes), Aarón Piper (15 años y un día), Ester Expósito (Estoy vivo), Danna Paola (Atrévete a soñar), Mina El Hammani (El Príncipe), Álvaro Rico (Velvet Collection) y Omar Ayuso, quien además debuta en Élite.

En muchos aspectos, puede que este thriller os recuerde al de Daños y perjuicios, con un asesinato que se va desentrañando poco a poco a lo largo de la serie, pero en el caso que nos ocupa, la narrativa es mucho más lineal, utilizando el interrogatorio de la policía como único anclaje con el futuro en el que se terminará, en parte, de dilucidar la responsabilidad del delito. Por supuesto, arrancamos y terminamos con él, en una estructura circular clásica del género.

Élite
Élite

Aunque la conclusión en perfectamente válida como cierre, tiene también bastantes licencias que hacen que haya momentos inverosímiles (dentro de lo fantasioso que es todo). Y, por supuesto, Élite apunta a una segunda temporada que podría seguir tirando de la madeja. Además, tiene un formato que invita a un consumo en forma de maratón (el famoso binge watching): los ocho episodios tienen una media de unos 50 minutos, de modo que es más que probable que veamos de nuevo ese uniforme de borde carmesí. 

Luces y sombras en este thriller de Netflix... Nos quedamos con sus aciertos y la notable mejora respecto a la primera, pero desde luego hay que decir que arranca de una forma mucho más potente de la manera en que termina: los flecos son muy evidentes.

Valoración

Buena realización y diseño de producción de la segunda serie original de Netflix en España, un thriller que pierde fuelle en sus tres últimos episodios y que abusa del morbo.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

La ágil narración y el buen hacer tras las cámaras del equipo técnico y los directores de los episodios Ramón Salazar y Dani de la Orden.

Lo peor

La conclusión del misterio no está a la altura de las expectativas: es confuso y tramposo. Algunas interpretaciones dejan mucho que desear.