Menú de navegaciónBotón de menú de Hobbyconsolas
Logo 30 aniversario Hobby Consolas

Crítica de El espía honesto, un conmovedor thriller que muestra al individuo frente a un sistema injusto

El espía honesto

Crítica de El espía honesto (The Last Execution), un conmovedor thriller escrito y dirigido por Franziska Stünkel que se estrena en cines el 5 de enero de 2022.

La desgracia golpea más fuerte cuando el espectador ve fácil empatizar con quienes son representados en los relatos de películas como El espía honesto. De ahí que Franziska Stünkel haya escogido una historia aparentemente sencilla que marcó un hito en la historia penal de la RDA pero que a su vez tiene poco de extraordinario más allá del momento en el que ocurrió.

El protagonista de esta historia era un hombre enamorado de su pareja, con sueños e ilusiones y el empeño por hacerlos realidad. Como tú que me lees y yo que escribo. Un tipo corriente, ni guapo ni feo, ni alto ni bajo, uno más que fue arrollado por la maquinaria del Estado una vez que se dejó persuadir para trabajar para él.

El espía honesto se inspira en la historia de Werner Teske, si bien su guionista y directora ha optado por cambiar su nombre por el de Franz Walter. El excepcional actor Lars Eldinger (El profesor de persa) se encarga de dar vida a un hombre que es contratado por el servicio secreto de la Alemania del Este para ser enviado como espía a Alemania Occidental.

Su finalidad es la de asumir un prometido cargo como catedrático en la universidad una vez que expire su colaboración pero, poco tiempo después de ser reclutado, se da cuenta de que ha vendido su alma al diablo. De su rendimiento depende no solo la estabilidad que ha conseguido sino también el futuro de su familia.

Estos son los mejores routers gaming

Estos son los mejores routers gaming

El gaming tiene unas exigencias muy particulares en cuanto a conexión. Eso hace que seguramente sea una buena idea apostar por un router gaming.

Ver listado

Obligado a valerse de todo tipo de prácticas moralmente reprobables como la extorsión, las vigilancias y las escuchas telefónicas así como las emboscadas y las mentiras, Franz irá acusando una cada vez una mayor presión psicológica que le alejará de sus seres queridos y le empujará a limpiar su conciencia, delatándose en este proceso.

Juzgado de forma inmisericorde y careciendo de los derechos más básicos que asisten a un ciudadano, se verá contra las cuerdas sin posibilidad de acceder a una defensa digna y despojado de lo poco que tenía.

Es muy probable que hayáis visto ya muchísimas películas de estas características, pero si bien el género suele virar hacia cierto grado de espectacularidad mostrando secuencias de acción grandilocuentes o giros de guión inesperados que le aportan elegancia y algo de intelectualidad a las tramas, aquí nos encontramos con un relato mucho más realista, natural y carente de glamour.

Se dinamitan por tanto todas las convenciones de un género que suele seguirse de forma formularia pero que ahí explora los límites de la realidad.

Lo que destroza a los personajes no son las tribulaciones de villanos pintorescos imbuidos de megalómanos planes sino una maquinaria en la que la singularidad no existe: ha sido ideada para forzar las acciones de los demás mediante manipulaciones, engaños y tretas de todo tipo. 

El espía honesto

Franziska Stünkel busca, por encima de todo, la naturalidad y la verosimilitud, de ahí que haya optado por filmar en lugares que han permanecido intactos como los antiguos edificios del Servicio de Seguridad del Estado en Berlín. Traslada así a la perfección la atmósfera kafkiana del individuo contra el sistema en el que además fluyen la claustrofobia y el temor a ser descubierto.

Se dan cita por tanto emociones muy reconocibles como el miedo, la paranoia o la destrucción psicológica del personaje principal, a quien Stünkel no duda en diseccionar en primerísimos primeros planos en los que vemos sus ojos enrojecidos, su impotencia y su ausencia de autocontrol ante lo que parece una inminente destrucción.

Ojo a los secundarios entre los que se cuelan algunas de las caras más reconocibles de la serie Dark. como Louise Heyer, Moritz Jahn o Andreas Schröders.

Llama la atención también lo bien retratada que está la intimidad de los personajes: cómo el sexo vehicula también de alguna forma su estado mental que pasa de ser saludable a una forma más de ausencia, a medida que se van perdiendo a sí mismos en un proceso de irremediable tragedia. El desenlace golpea al espectador como una atronadora bofetada.

Si te has quedado con ganas de más, recuerda que aquí puedes ver cuáles son las mejores películas de espías del siglo XXI.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Has visto muchos thrillers de espías de este tipo, pero quizás no uno con una mirada tan peculiar como éste, con un enfoque tan humano y natural de las atrocidades que el sistema puede cometer en base a elevados ideales.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La naturalidad de la puesta en escena y la interpretación de un entregadísimo Lars Eidinger que acepta ser diseccionado por la cámara.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

La deriva de los acontecimientos es muy rápida: asombra la kafkiana historia de la caída en desgracia de Werner Teske.
Hobby

70

Bueno

Y además

Más artículos