El extranjero
Análisis

Crítica de El extranjero, con Pierce Brosnan y Jackie Chan

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de El extranjero (The Foreigner), dirigida por Martin Campbell y protagonizada por Pierce Brosnan y Jackie Chan basada en la novela "The Chinaman". En cines a partir del 12 de enero de 2018.

El director neozelandés Martin Campbell (Casino Royale) dirige este thriller político de acción escrito por David Marconi (Enemigo público) y basado en la novela "The Chinaman" del polémico escritor británico Stephen Leather. Se trata de un libro de 1992 en el que hay fuertes concomitancias con la realidad y que, por tanto, corre el peligro de ser malinterpretada con cierta facilidad.

 Descubre la novela en la que se basa la película

Jackie Chan, valedor del Oscar honorífico por toda una entregada carrera dedicada al cine de acción, es el gran atractivo de una cinta que resulta un pelín decepcionante. No en sí porque la trama no sea interesante, sino porque es un actor mucho más limitado en el terreno del drama y es él el hilo con el que se hilvana toda la narración. Por otra parte, hay un salto al vacío para justificar que el IRA siga siendo una amenaza terrorista, algo que no ayuda precisamente a cerrar heridas.

Liam Hennessy, el personaje al que interpreta Pierce Brosnan, está basado en el político irlandés Gerry Adams: un hombre que participó activamente en el movimiento republicano irlandés, aunque siempre negó haber sido miembro del IRA. Más tarde se convertiría en el líder de Sinn Féin, la rama política del IRA y sería partícipe del acuerdo de paz de Irlanda del Norte. La caracterización de Brosnan es casi clavada: pelo corto y gris, barba y gafas. 

El extranjero

El cambio de título resulta, del mismo modo, curioso cuanto menos, haciendo que no sea solo su origen sino su condición de foráneo la característica primordial de un hombre capaz de cualquier cosa, pero cuyo pasado en realidad nadie conoce y por tanto tampoco su talento para buscar una venganza total.

La película tiene la capacidad de atrapar al espectador durante las dos horas de visionado, aunque siempre sepamos a ciencia cierta cuál será el resultado final del implacable plan de este McGyver formado en el Viet Cong.

Puede que en los años 90, El extranjero hubiera llegado a destacar en cartelera. A día de hoy solo pasa por una cinta entretenida en la que Chan evidencia que el drama no es lo suyo y que la trama está un bastante obsoleta.

La dirección de Campbell es eficiente en las secuencias en las que se desarrollan explosiones, persecuciones y/o emboscadas (¿recodáis el recital que dio en Casino Royale?) y, para que veáis cómo están los ánimos y hasta qué punto son verosímiles las películas de acción a día de hoy, durante el rodaje en Londres de una escena en la que se producía la explosión de un autobús en el puente de Lambeth, se creó una gran alarma social. Muchos pensaron que podía tratarse de un atentado terrorista real y se pusieron en contacto con la policía metropolitana.

En suma, El extranjero adolece de una lectura profunda y tengo la sensación de que remueve fantasmas del pasado sin conseguir crear una atracción lo suficientemente poderosa o impactante como para que esté justificada. Está bien construida, pero le falta atractivo, intriga y algo más que un duelo entre Chan y el exagente 007 que la hagan perdurable en la memoria. En el caso de que quiera asentarse como un primer paso para construir una franquicia espero que dejen a Chan sonreír y deleitarnos con lo que mejor sabe hacer: regalarnos coreografías imaginativas e inspiradas (y a poder ser un trasfondo más creíble).

Valoración

Entretenida película que acude a un twist de guión bastante retorcido para justificar que el IRA siga siendo una amenaza terrorista. En el fondo, es bastante incómoda. En cuanto a la forma, se echa en falta acción y ligereza.

Hobby

67

Aceptable

Lo mejor

Aunque a la peli le cuesta centrarse, la idea de un inmigrante que se toma la justicia por su mano y clama venganza es atractiva.

Lo peor

Que Jackie Chan apenas tiene el protagonismo que se merece.

Y además