Crítica de Fauces de la noche: los vampiros de Netflix tienen poca sangre en las venas

Fauces de la noche

Crítica de Fauces de la noche, dirigida por Adam Randall y escrita por Brent Dillon. La historia de vampiros de Netflix está protagonizada por Jorge Lendeborg Jr., Debby Ryan, Lucy Fry, Raúl Castillo, Alexander Ludwig, Alfie Allen, Megan Fox y Sydney Sweeney. El estreno de Fauces de la noche en Netflix España es el 20 de octubre de 2021.

Como diría Carl "CJ" Johnson en GTA: San Andreas, allá vamos otra vez. Cerramos el mes de octubre con la llegada de Halloween y plataformas como Netflix no dejan pasar la ocasión de estrenar películas que utilizan elementos del terror como Fauces de la noche (Night Teeth).

La nueva película de Netflix está dirigida por Adam Randall, que ya nos demostró en 2019 con Te veo (I See You) que su trabajo en la construcción de atmósferas terroríficas tiene algún que otro punto interesante.

VIDEO

Estrenos de terror para finales de 2021

 Fauces de la noche es una película de vampiros moderna; un cruce descafeinado entre Blade, Buffy Cazavampiros y una pasarela de moda de primavera-verano. Lo del terror queda reservado a su temática, así que no esperéis, paradójicamente, ni mucha sangre ni abrazaros a los cojines del sofá.

Benny (Jorge Lendeborg Jr., de Bumblebee y Spider-Man: Homecoming) es un chaval de universidad que acaba haciendo las veces de chófer para sustituir una noche a su hermano Jay (Raúl Castillo). Dos clientas, Blaire (Debby Ryan, de Horse Girl) y Zoe (Lucy Fry, de Bright), reservarán sus servicios desde el crepúsculo para una noche de diversión por Los Ángeles.

Fauces de la noche

Lo que pasa a partir de aquí es mucho de lo que os podáis imaginar: sus dos excéntricas clientas comenzarán a jugar con él, coqueteando con miradas y comentarios que lo de morder cuellos es su pan de cada día... hasta que Benny termine descubriéndolo por su propia cuenta en el segundo destino.

El género de vampiros en el cine nos ha demostrado que es tan sempiterno como sus protagonistas, y es que da exactamente lo mismo lo trilladas que estén sus fórmulas: siempre tendremos una nueva historia en la que sus afilados colmillos adquieran protagonismo.

Fauces de la noche

¿Qué puede hacer a estas alturas que una película de vampiros adquiera verdadera relevancia? A ninguno nos sorprenden ya ni litros de sangre (Abierto hasta el amanecer), ni la oscura crueldad (30 días de oscuridad), ni su particular atractivo físico (True Blood), ni siquiera con romances juveniles de dudosa reputación (Crepúsculo).

La alienación del género ha sido tan absoluta para seguir explotándolo que le quedan pocos resquicios a los que agarrarse.

Mejores accesorios para PS5 que puedes comprar

Mejores accesorios para PS5 que puedes comprar

Estos son los mejores accesorios que puedes comprar si ya tienes una PlayStation 5 y quieres sacarle el máximo partido.

Ver listado

La solución a la que están llegando sus últimas producciones pasa por convertirlas en un vehículo con el que reflexionar sobre su moralidad... o tirar la casa por la ventana regalándonos una soberana y absurda película de serie B. Y tampoco aquí nos va a saltar el bombín por la novedad.

Con sus más de 20 millones de dólares de presupuesto, Fauces de la noche está convencida de poder ofrecer lo que el chófer y sus dos atractivas huéspedes: una noche de terrorífica diversión. Nos costará aceptar el trato, porque lo que terminaremos recibiendo es una noche de terrorífica indiferencia.

Los mejores disfraces para Halloween que puedes comprar

El estreno de terror de Netflix quiere subirse al carro de la modernidad juvenil con un protagonista que se dedica a componer música EDM y que se va a preocupar más por ser guay que por su propia integridad física.

Sus dos vampiresas son la expresión glamurosa, irresistible y fatal del género, pero sus personajes, junto con el del chófer Benny, se desarrollarán poco más de lo que ya hemos escrito. 

Fauces de la noche

 Se mueven por Los Ángeles, se pavonean, tienen algún altercado con escenas de combate absolutamente olvidables y vuelven al coche para seguir con una trama que empezará y terminará sin que hayamos terminado de entender su propósito.

No se trata tampoco de que su historia demuestre una gran profundidad narrativa; el gafapastismo nos lo dejamos en la puerta. Es que Fauces de la noche está contada con una insoportable indiferencia. La misma con la que aprovechan a Megan Fox (Transformers, Jennifer's Body) y Sydney Sweeney (Euphoria) como reclamo publicitario por su colaboración para subir unos cuantos grados al ambiente.

Fauces de la noche

La banda sonora, la construcción de escenarios y el diseño de producción consiguen envolverla con cierto carisma. También consiguen esos despuntes de atención que veamos caras conocidas como las de Alfie Allen (Juego de Tronos) y Alexander Ludwig (Vikingos), pero se transformarán en poco más que anécdotas.

Cuando termines con Fauces de la noche, las sensaciones son similares a las de una discoteca en la última hora antes del cierre: quedarán los estragos del cansancio, la bajona posembriaguez y las luces que empiezan a encenderse para recordarnos que la noche es oscura y alberga horrores.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Fauces de la noche es una película de vampiros a la que no parece afectarle alimentarse con sangre: una historia descafeinada que no aporta mucho a un género del que llevamos demasiado a la espalda.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El diseño de producción y el respaldo de la banda sonora.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Su absoluta falta de entusiasmo narrativo y la escasa funcionalidad de su historia.
Hobby

54

Regular

Y además