Freud Netflix
Crítica de Freud, dirigida por Marvin Kren y escrita por Stefan Brunner, Benjamin Hessler y él mismo. La serie basada en el doctor Sigmund Freud está protagonizada por Robert Finster, Ella Rumpf, Georg Friedrich, Christoph F. Krutzler y Brigitte Kren, entre otros artistas. El estreno de Freud en Netflix España es el 23 de marzo de 2020.

Un nuevo guerrero ha saltado a la arena de las plataformas de streaming de contenidos: Disney Plus, que ha llegado con todo el poder de sus clásicos de animación y estrenos como el remake de La Dama y el Vagabundo, The Mandalorian o películas más modestas para toda la familia como Stargirl. Ante esta avalancha de contenidos, las veteranas Netflix, HBO y Amazon Prime Video han mantenido la calma y siguen produciendo la misma cantidad de contenidos, pero la gran N sigue siendo la favorita.

VIDEO

Freud - Tráiler de la serie de Netflix sobre Sigmund Freud

Hoy hablaremos sobre el estreno de la temporada 1 de Freud, la nueva serie de Netflix basada en el neurólogo, filósofo y padre del psicoanálisis austríaco Sigmund Freud. La influencia de su obra lo convirtió en una de las figuras más importantes de la modernidad, lo que llevó a Marvin Kren, su creador y director, a construir una ficción no biográfica que adopta parte de las filias del personaje y las devuelve en forma de thriller criminal, drama y terror paranormal. Con la etiqueta de original de Netflix de Alemania, la serie está protagonizada principalmente por Robert Finster, Ella Rumpf, Georg Friedrich y Anja Kling.

Freud (Robert Finster) es un joven médico adicto sobrepasado a la cocaína —creedme, insisten con vehemencia en ello— que quiere deslumbrar al mundo con sus teorías pioneras en la psicología, las afecciones mentales no orgánicas y el poder de la hipnosis para sanar. Sanar a enfermos de una supuesta histeria en la que el doctor no cree, e insiste en la profundidad del inconsciente como un baúl en el que escondemos deseos y terrores que seguirán atormentándonos desde la oscuridad. Como cualquier técnica que rompe radicalmente con la experiencia científica, a Freud no le va muy bien entre sus colegas: lo desprecian y lo consideran un fraude, desestimando sus ponencias.

Las mejores películas de terror que puedes ver en Netflix

Las mejores películas de terror que puedes ver en Netflix

Si este 2020 buscas pasar un rato de miedo con la luz apagada y la manta cerca, Netflix cuenta con algunas películas escalofriantes.

¿Quieres pasar miedo?

El doctor hará equipo con Fleur Salomé (Ella Rumpf), una médium con un pasado paterno-filial tortuoso como la casi totalidad de sus personajes —hay que motivar a Freud—; y el inspector de policía Alfred Kiss (Georg Friedrich), un férreo defensor de la justicia, duro como un roble y con un pasado que doblega su voluntad. Juntos a su manera, investigarán una serie de crímenes horribles que están sacudiendo a la ciudad, mientras los condes húngaros Viktor y Sophia von Szápáry adentran a los crédulos en el mundo de lo paranormal.

Freud Netflix

Desde los títulos de crédito, impregnados por la sencilla dicotomía del negro y un rojo sangre más cercano a la estética del terror que del thriller, la serie intenta convertir la fotografía en un elemento narrativo más bañando cada plano con elementos de color carmesí. Estarán presentes en cada plano de cada capítulo de la serie: en una alfombra, en los detalles de un uniforme, en el marco de un cuadro... y en la propia sangre, claro. La escenografía consigue escenas con cierta belleza que funcionan para contextualizar la época de la ficción: finales del siglo XIX bajo el fulgor del imperio austríaco y con la sombra de la revolución en el reino de Hungría.

El contexto histórico-político tiene una importancia máxima en el devenir de la trama, pero no esperéis grandes alardes revisionistas; el estreno de Netflix utiliza vagamente el deseo de libertad de Hungría y el racismo imperialista de Austria para dar algo de realidad al disparate sobrenatural que conduce la serie. Partiendo de esta premisa, hay poca realidad histórica que pueda satisfacer a los mayores entusiastas de Sigmund Freud. Hay pinceladas de su vida en la trama, de sus teorías y obsesiones, pero cualquier intento de profundizar en una conversación sobre el yo, el inconsciente y las consecuencias de la represión psicológica es cortada en seco. Incluso hay una conversación entre el propio Freud y su principal colega y maestro que apunta por estos derroteros y es cortada con la palabra en la boca de una forma tan explícita que el mensaje no podía ser otro para el público: no es una serie sesuda ni ha querido serlo en ningún momento. Un detalle que corta de raíz las costumbres cinematográficas para con el personaje.

Estas son las TV más vendidas en Amazon España

Estas son las TV más vendidas en Amazon España

Estos son los televisores que triunfan entre los usuarios de Amazon España, en su mayoría ya con resolución 4K.

Ver listado

Recuerda precisamente por lo contrario a otro contenido en el catálogo de Netflix: El Alienista, la miniserie de crímenes en clave de thriller psicológico que ya analizamos en HobbyConsolas y que obtuvo nominaciones en la principal rueda de premios cinematográficos. Freud construye una atmósfera y una trama con similitudes: los crímenes, la psicología y una estética de claroscuros que nos ayuden a sumergirnos en las cloacas de la sociedad. Y, sin embargo, se queda muy lejos formalmente de su principal competidora en la plataforma.

Al abordar la parapsicología y lo sobrenatural entramos en un terreno plagado de obstáculos y con un gran enemigo esperando en la puerta final: la caricatura. Es lo que ocurre con las producciones de terror y thriller de serie B —que tantas pasiones despiertan, irónicamente, por lo mismo—; personajes tipo tan extravagantes que caminan al filo de la navaja entre lo perturbador y la comedia. En Freud nos hablan de chamanismo y brujería aderezados con una pizca del folclore y los mitos húngaros. Y con ellos llega el punto de inflexión de la serie, cuando todo termina en una locura irreverente que roza lo vulgar, dejándonos a merced de escenas que no consiguen escapar de ese mal que se cierne tras la puerta de la que hablamos.

Freud

Además, es particularmente escamante. Freud parte de buenas ideas, si conseguimos despojarnos del intelectual ególatra que Sigmund encontraría en nuestra propia psique, y consigue ejecutarlas con cierta gracia hasta que se escapan de su control. Podemos concederle la consecución de un aire perturbador y macabro, la construcción de personajes que, algunos de ellos, son ciertamente interesantes gracias también a las interpretaciones, pero la sensación final es la de una serie que podría haber alcanzado mucho más que acariciar el límite de lo absurdo. El batiburrillo de psicoanálisis influenciado por las teorías de Freud que salpican la trama, unido a las conspiraciones palaciegas, los crímenes de casquería y lo paranormal demuestran, precisamente, que las buenas ideas también se pueden ejecutar de forma contraria.

Esa degeneración tan drástica encontrará aliados y enemigos a partes iguales, por supuesto. Olvídando la figura de Freud, y esa obsesión que tenemos con la etiqueta "inspirado en" que despierta nuestra furia espartana cuando surgen títulos que abrazan el riesgo de convertir a un Presidente de los Estados Unidos en cazador de vampiros, no es un despropósito absoluto. El título ha conseguido el efecto necesario de reclamo publicitario, aunque también es la condena de todos aquellos que imperiosamente buscan la precisión biográfica sobre cualquier personaje histórico.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Freud abraza el riesgo de cruzar el umbral de la parapsicología con un personaje tan popular para ofrecer una serie con un inicio prometedor y cierta estética, pero con demasiado caos narrativo.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

Alcanza una atmósfera macabra y perturbadora que funciona con sus personajes. El inicio es prometedor.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Se trastabilla con el paso de los capítulos hasta rozar lo absurdo en una resolución poco satisfactoria.
Hobby

60

Aceptable

Y además