Hanna
Análisis

Crítica de Hanna, la serie de acción de Amazon Prime Video

Por Daniel Quesada

Ya hemos visto la primera temporada de Hanna, la serie de Amazon Prime Video que mezcla thriller, drama y patadones en la boca que duelen de verdad. Acompañemos a esta jovencita por un viaje de descubrimiento cargado de adrenalina.

Poco a poco, las producciones originales de Amazon Prime Video van construyendo un catálogo interesante para el que quiera apostar por ella en el terreno de las series por streaming. Su nuevo peso pesado es Hanna, un thriller de acción que a su vez se basa en la película de 2011 dirigida pro Joe Wright. En esta ocasión, un nuevo reparto se encarga de repetir esa misma historia, pero expandiéndola y dándole un aire diferente.

Compra la película anterior de Hanna en Blu-Ray

La serie de Hanna en Amazon Prime Video nos cuenta la historia de Erik, un ex militar que se vio involucrado en un proyecto secreto relacionado con unos niños recién nacidos. La acción arranca cuando, a todo correr, se lleva a uno de esos bebés evitando la seguridad del perímetro. Tras huir con el bebé y con su madre en un coche, finalmente son interceptados por un ejército aún sin indentificar. La madre muere en la refriega, pero Erik consigue escapar con el bebé entre los árboles del bosque. 16 años después, Erik ha entrenado al babé, Hanna, para que sea una luchadora y superviviente fuera de lo común, pero para que también sepa idiomas y tenga conocimientos sobre cualquier faceta relevante de la sociedad. Ella ha vivido toda su vida en el bosque, pero llega el momento de que viaje más allá...

A partir de ahí, arranca una primera temporada de Hanna en la que, como en la película, los personajes van viajando por diferentes países (entre ellos, hay una fugaz visita a España, por cierto) y conociendo a personajes de todo tipo, algunos aliados, otros sorprendidos por sus habilidades y otros más interesados en pararles los pies... Ahora entraremos a hablar de ellos, pero primero es importante hablar de la niña y su padre. La primera está interpretada por Esme Creed-Miles, la cual apenas había participado en un par de películas poco conocidas por ahora, pero desde luego ha encontrado la horma de su zapato en este papel. Ella interpreta a una Hanna inocente en el mundo de los sentimientos, casi cándida, pero a la vez letal cuando se trata de improvisar ante un ataque enemigo. Sus secuencias de acción casi duelen, al verla dar volteretas, estrangular con las piernas a un soldado o derribar a cinco rivales en un segundo con una Uzi.

Pero claro, con semejante padre... En el papel de Erik encontramos a Joel Kinnaman, el mismísimo Takeshi Kovacz de Altered Carbon, que aquí vuelve a interpretar a un tipo muy duro, encargado de llevar a cabo coreografías de lucha muy rápidas y violentas, cosa que consigue con una sorprendente elegancia. Pero, a la vez, su personaje tiene que sufrir mucho en lo sentimental y en lo físico, algo en lo que el actor cumple de sobra. Sin duda, es uno de los pilares de la serie.

Hanna

Ahora bien, ellos no brillarían igual de no ser por un estupendo elenco de personajes secundarios, sobre todo en el caso de Marissa (interpretada por Mireille Enos, Guerra Mundial Z, que ya trabajó con Kinnaman en The Killing), la cual parece tener una relación muy particular con la niña y su padre, a los que persigue. Es una villana en esta historia, pero está plagada de matices y cambios a lo largo de los capítulos, que ayudan a crear una atmósfera mucho más creíble.

Otro ingrediente clave en esta receta son los cambios de entorno, ya que los personajes han de viajar por lugares tan diferentes como Marruecos, Alemania o Rumanía, de cuyas sociedades y comportamientos tenemos rápidos vistazos mientras se desarrolla la aventura. Quizá hubiera sido más interesante ahondar en esa faceta en vez de intentar humanizar con trasfondo a algunos personajes secundarios que no son tan relevantes y que provocan que la trama se alargue en exceso. Y es que la primera temporada de Hanna consta de ocho capítulos, con unos 50 minutos de duración cada uno, pero si cada capítulo hubiera durado 15 minutos menos eliminando esas subhistorias, seguramente habría quedado un producto bastante más redondo.

Hanna

Y es que, como pasa con la serie de Jack Ryan (otro thriller de acción de Amazon Prime Video), aquí hay mucho hueco para el drama, quizá demasiado, en detrimento de algunas secuencias de acción que parecen precipitarse al final de cada capítulo, como si los directores se acordaran a última hora de que tienen que cumplir con el cupo de tiros por episodio. A pesar de ello, la construcción de la historia principal convence sin duda, gracias también a una puesta en escena y unos planos que no arriesgan, pero que cumplen con total solidez y elegancia a la hora de presentar todas las facetas de la serie. Especialmente destacables son los planos generales de los bosques y las carreteras. Aunque por lo general es una serie oscura, si podéis disfrutarla en una buena pantalla con HDR lo agradeceréis.

Lee nuestra crítica de la serie de Jack Ryan

Ojo también a una banda sonora que incluye temazos desconocidos pero muy impactantes que, eso sí, se guardan su vertiente más explosiva, de nuevo, para el final de cada episodio. En conjunto, Hanna es una serie de televisión que cumple perfectamente con su premisa de ofrecernos acción, drama (¿sabrá entender Hanna las relaciones humanas? ¿qué siente al ser tan especial? ¿tienen remordimientos los que la hicieron así?), viajes exóticos a golpe de carretera y plomo... Aunque quizá no tanto con la faceta del misterio, porque es bastante fácil predecir qué cosas se nos están ocultando. La historia acaba de forma razonablemente conclusiva, pero se dejan semillas plantadas de cara a una posible segunda temporada. Por nuestra parte, estaremos encantados de volver a ver a Hanna partiendo brazos.

Valoración

Unos personajes sólidos y una atmósfera nos llevan a través de una historia que sabe mantenernos atentos, a pesar de que sin duda se alarga demasiado.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

La pareja que forman Hanna y su padre Erik es muy atractiva y ellos demuestran un estupendo talento para la acción.

Lo peor

Aunque muchos secundarios son interesantes, se pierde demasiado tiempo en profundizar en sus tramas.

Y además